1.012. RECUERDOS DE FERIAS PASADAS. (y II)

La fuente, hoy desaparecida tras la última remodelación, a la entrada del Paseo de la Victoria.

La Velada de la Victoria, era una prolongación de la Feria. Comenzaba a las seis de tarde, se solía ir vestido los hombres de traje y camisa blanca  sin corbata y clavel en la solapa, mujeres vestidas con bastante elegancia. El Paseo de la Victoria, tenía y tiene dos puertas; entrando te encontrabas la fuente, --que pena de fuente que ya no está--; el vivero del Ayuntamiento que se encontraba en la parte derecha, donde está parte del IES Pedro Muñoz Seca, prácticamente el tramo de carretera comprendido entre las glorietas que están el frente al antiguo Penal y la que está en frente de la Estación también eran parte del Paseo.

Caseta de los empleados de Bodegas Caballero.

A la izquierda donde está lugar para la banda de música se solían colocar algunas casetas. Recuerdo la caseta del Club Náutico y la de empleados de Bodegas Caballero. La Victoria se convertía por tres días en una  pequeña y efímera ciudad, una explosión de colorido y belleza, el pavimento  de albero de Alcalá bien apisonado con algo de cal y regado todas las tardes, por el camión de riego,  cómodos bancos de piedras y las cuatro estatuas de entrada felizmente incorporadas a su sitio, como debe ser. La Caseta El Cortijo con su estanque, ¡que recuerdos me traen  los bailes del Cortijo!; la gruta iluminada al fondo y... que se yo…

Fachada de la caseta 'El Cortijo'.

De las atracciones, recuerdo una muy especial que le decían ‘las Carmelas’, que colocaban por detrás del Cortijo: era una atracción que me encantaba; el látigo, el tobogán, la ola, el tren de los escobazos, los caballitos de la reina, con sintonía que casi siempre era el Vals de las Olas o  Danubio Azul; los coches de choque.

Reclamo publicitario del Teatro Chino 'Manolita Chen', que durante tantos años pasó por la Feria de El Puerto.

El Teatro Chino: «--Oiga, es el Teatro Chino de Manolita Chen, adquieran sus localidades, etc.”»; La Tómbola del Cubo, vendedores de algodón, de patatas fritas; los coches de choque, el Palacio de Cristal, adivinadores, charlatanes, espejos que te deformaban la imagen, casetas para probar la puntería con armas trucadas; vendedores de tabaco, limpiabotas, vendedores de helados y turrones. Nuevamente Don Francisco Dueñas Piñero con la incansable banda de música interpretaba, sevillanas, pasodobles y algunas romanzas de zarzuela.

En la imagen, tocados con sombrero delante de un puesto de mariscos instalado en la Velada de la Victoria, el marisquero Joaquín Miguel Lara, Luis Soriano, Nano, Castro y Pepe, jugadores del Racing Club Portuense. Año 1960.

En la imagen, una fotografía tomada delante de un teloncillo, en la Feria de la Victoria en 1947, de nuestro colaborador fotográfico, Vicente González Lechuga, su hermano y la Tata Milagros.

Mercedes Camacho Delgado e Ignacio Lechuga Sánchez y sus nietos Ignacio y Fosco Valimaña Lechuga y José Ignacio y Vicente González Lechuga, en la desaparecida fuente de la Victoria. Año 1948.

Recuerdo, con nostalgia, el día siguiente después de terminar la feria, la ciudad que por tres días nos había llenado de alegría e ilusiones, permanecía desmontada, deshecha, rota y los restos de farolillos, serpentinas, eran arrinconados por el viento de Levante en la esquina de la Vapilla de los Caminantes. (Texto: Francisco Bollullo Estepa).

En la imagen de la izquierda,  unas pequeñas hermanas Emi y Ada Vázquez, vestidas de faralá para la ocasión: la Feria de Primavera.

11 comentarios en “1.012. RECUERDOS DE FERIAS PASADAS. (y II)

  1. Carlota

    Para los que vivimos fuera del Puerto ver artículos como estos es bonito y gratificante, Un saludo desde Galicia.

  2. Isabel González Lara

    ole ole y ole el de la izquierda, en la fotografía de los sombreros, es mi abuelo Joaquin Miguel Lara

  3. Vicente

    Paco, que yo recuerde la 1ª vez que vino a El Puerto el Tratro de Manolita Chen se instaló en la Plaza del Castillo, y la extrada era por frente a Churrasca.

  4. García Misa

    Antonio tiene razón. La de Arcos no es la Manolita Chen autentica del teatro sino que adopto ese nombre. La verdadera Manolita Chen, se llama Manuela Fernandez y tendra cerca de 90 años. Lo ultimo que supe de ella era que estaba en un asilo en Sevilla. De su marido el chino no se nada, quizas muriese. Para confirmar esto basta con echar un vistazo aqui:
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/te-acuerdas/acuerdas-gran-teatro-chino-manolita-chen/699340/
    Por lo que siento decirle a Sebastian Rubiales que todo este tiempo estuvo equivocado.

  5. García Misa

    Estan muy bien estos articulos pero se echa de menos algunos de la feria de Crevillet. Los que estamos entre los 45 y los 55 vivimos Crevillet de niños y se ven pocas fotos de esa feria.

  6. Francisco Bollullo Estepa

    Efectivamente Antonio, Manolita Chen la del Teatro Circo Chino, era china, era una vedette, estilo Celia Gamez, la recuerdo a la entrada del teatro con vestido de calle y no parecía ni mucho menos transexual.

    Referente al número que se refiere Sebastián, de un enano llamado Nicomedes Exposito, nunca lo ví en el Teatro Chino Manolita Chen, ni tampoco recuerdo este número cuando se llamabase llamaba Teatro-Circo Chino

  7. Puertomenesteo

    Antonio, eso creía yo, pero no quise hacer el comentario no fuera ser que estuviera equivocado. Creo que la o el de Arcos es muy posterior.

  8. Francisco Bollullo Estepa

    A PROPOSITO DEL TEATRO CHINO

    Creo que la primera vez que se instaló el Teatro Chino, fué en la Plaza de la Pescadería, ¿ alguién me puede corrobar ésto ?, no estoy seguro y recuerdo que en principio se llamaba Teatro Circo Chino, en esta plaza se alternaba con el Teatro Wander. Lo que si recuerdo bien es cuan se instalaba en la plaza del Polvorista con un artista de Puerto Real llamado Guarino que cantaba aquello tan antiguo que decía: "Ya no me quiere mi Rita bonita, las llaves de mi tesoro te adoro, ya no tengo quien me diga, Paco llévame a los toros"

  9. Antonio

    Manolita Chen, la del teatro-Circo, no era la de Arcos, esta es posterior y transexual. La otra era la mujer del Chino, que se llamaba Chen.

  10. Vicente

    Foto del Cortijo:

    Esta caseta fue construida por la Comisión Técnica de Fortificación de la Costa Sur, bajo la dirección entre otros de Enrique Letang, para la feria de 1942, y como caseta de los militares que estaban por aquellos tiempos en el destacamento de transmisiones. A la terminación de esta se la cedieron al Ayuntamiento. En 1946 el Ayuntamiento decide la ampliación de la misma aunque tenía todavía carácter provisional, ya que se compartía con los antes citados, se le encarga este trabajo al Contratista Antonio Herrero de los Reyes, con la indicación de aprovechar al maximo los materiales existentes, el importe de estas obras fue de unas 23.000,00 Pesetas.
    Para la Feria de 1947 se vuelven a hacer modificaciones en esta Caseta, que ya para esta feria se denominaría "El Cortijo". El importe de estas obras fue de una 20.000,00 según el presupuesto de hizo el Ingeniero Municipal Enrique Letang, sin que la mencionada caseta tuviera carácter de edificio permanente.
    En 1948, cuando el Ayuntamiento decide sea un edificio permanente le encarga al mencionado Ingeniero Municipal (Enrique Letang) elabore un proyecto el cual se terminó a finales de Enero (igualito que ahora) que ya era como lo hemos conocido los que tenemos cierta edad, con sus pérgolas y su fuente en forma de cruz. El presupuesto de este proyecto fue de 65.000,00 Pesetas.
    Se le pide presupuesto al Contratista Antonio Herrero de los Reyes y se acepta en Febrero del mismo año para que inicie las obras pertinentes. Tuvo unas variaciones durante la construcción, que fueron hacer un torreón lateral de dos alturas con un balcón y una hornacina donde se ubicaría una imagen de la Virgen de los Milagros.
    En 1960 Encarnación Jiménez Espinosa, que era la arrendataria del edificio, solicita permiso al Ayuntamiento para construir un bar al fondo del edificio cosa que aceptó la Corporación Municipal, y así siguió has 1965 que fue la última feria que se celebró en la Victoria.
    En verano ya hasta finales de los 60, del siglo XX, por las tarde/noches la juventud de aquella fecha nos ibamos allí a divertirnos ya que nos ponían discos para bailar, por aquel entonces estaba de moda José Luís y su guitarra, Nat King Col, etc. Muchos noviazgo salieron de allí

    En esa foto es de 1942, y están de izquierda a derecha: Miguel Herería, Carmen Santoni, María Loreto Benjumeda Molleda, Enrique Letang Drouillion (autor del proyecto).

  11. Sebastián Rubiales Bonilla

    Manolita Chen recorría España con su Teatro Chino. Chen –nacida Manuel Saborido Muñoz– fue el primer rostro de la transexualidad en el franquismo, y con su teatro de variedades ambulante escandalizó a las autoridades, haciendo las delicias del público en los años grises.
    Y fue el caso que el afamado Circo de Manolita Chen traía una atracción estrella anunciada con el nombre de "La reolina del Ni: el enano más potente del siglo XX". Nicomedes Expósito el Ni poseía un apendículo sexual que rozaba la elefantiasis aunque, a diferencia de los que tienen este padecimiento, el miembro de este enano mantenía una firmeza y un desafío a la ley de la gravedad verdaderamente excepcionales. Tal era su consistencia que el Ni lo introducía en un orificio de la mesa del prestidigitador y, ayudándose con las manitas y los piececitos daba vueltas sobre el eje carnal como un poseso. Los espectadores aplaudían y gritaban, y más de cinco señoras llegaron a desmayarse, a consecuencia del calor de la sala y de la falta de aire, según explicaron al reponerse. En la sesión de madrugada, el orificio de la mesa se cambiaba por el de la domadora de tigres, pero Su Eminencia el Sr. Arzobispo de la diócesis de Sevilla, cuya jurisdicción llegaba hasta la margen derecha del río Guadalete, tomó cartas en el asunto y le hizo llegar a Manolita Chen que siguiera utilizando el tapete verde, si no quería tener que responder a las acusaciones de escándalo público, perversiones, desviaciones de la naturaleza y tratos demoníacos. A pesar del convencimiento aparente de Su Eminencia, los tertulianos del café de La Moderna cruzaron apuestas sobre la utilización o no de prótesis por parte de Nicomedes, debate que el enano zanjó el último día dándose un pequeño corte en el glande del que brotó abundante sangre. Fue el delirio. El público aplaudía desaforadamente. Los jóvenes gritaban y daban vivas al Ni. A la domadora de tigres le dieron convulsiones epilépticas sobre el escenario y Manolita Chen debió salir al estrado para jurar por su santa madre que su circo no faltaría jamás en la Feria de Jerez. Y daba, sin parar, gracias a su querido público al que tanto debía, según ella.
    Sebastián Rubiales Bonilla.

Deja un comentario