1.492. ¿OH PUERTO, OH COSTUMBRES!

Ay, tiempos aquellos en los que los prostíbulos sólo incumplían la ley de vagos y maleantes. Ahora, vulneran las de Urbanismo. Ecologistas en Acción acabó de chivarse al Fiscal de que dos ex alcaldes de El Puerto de Santa María, incurrieron en un supuesto delito sobre la ordenación del territorio relacionado con la ampliación de la sala de fiestas -y qué fiestas-- Oh! Palace.

Oh, Puerto, que al menos así se llamaba antiguamente el macroprostíbulo, que es como denominan los Verdes a dicho local de lo que antiguamente se llamaba verde: antes del medioambiente, sólo lo eran el sexo y ciertos chistes. Lo verde, como diría Alfredo Landa, entonces empezaba en Los Pirineos, aunque también viajara en maletines sobrecogedores que no dejaron de circular durante la democracia: antes bien, incrementaron su tránsito en plena lujuria de divisas por solares.

Y no quiero decir con ello que los conservacionistas tengan razón y sea cierto que distrajeron la ley al permitir la ampliación del lupanar sin duda para que los gametos pudieran correr más a sus anchas. Les acusan de prevaricación, que es algo que suena como a enfermedad venérea. Pero digo yo que todo esto serán exageraciones porque El Puerto siempre fue la costa casta y la gente no hacía aquí esas cosas tan feas, cuyas competencias exclusivas parecían residir en el Don Tico de Jerez; al menos, desde que la desaparición de las luces rojas de la gaditanísima calle Plocia vino a demostrar que la decadencia del muelle de Cádiz era de tal calibre que ya ni siquiera había aquí posibilidades de ganarse el pan con el sudor de la entrepierna, como diría Oscar Lobato.

La prostitución no sólo viola la dignidad de la mujer, como entienden las feministas que apuestan por la abolición del oficio que tiene más trienios en el INEM de la historia mundial. También, por lo que parece, viola los planes urbanísticos. ¿Qué tendrá que decir el Vaticano? ¿Prevaricar con un prostíbulo será más grave que con un Polígono Industrial? De demostrarse su culpa, ¿habrán incurrido en un pecado venial, en uno mortal o mediopensionista?

Mientras que la sociedad del bienestar decide si legalizar o suprimir de una vez por todas a Legionaria, Cabiria y La Traviata, lo cierto es que mientras otros se lo llevan caliente, en el mejor de los casos y si no hay de por medio un chulo que las brea a palos o a picos, las prostitutas siguen a dos velas, sin seguridad social ni derecho siquiera a los seis euros diarios que ahora nos dan a los autónomos si se nos corta el cuerpo.

Pepa La Caballo -nostalgia de los viejos tiempos- no tendría probablemente ninguno de estos problemas. En su época, no la obligaban a trotar de hotel en hotel como ahora hacen con las rusas y las marroquíes, ni había problemas con las licencias urbanísticas de las casas de citas o las de lenocinio -que debían de ser lo mismo, sólo que con duchas en vez de palanganas--: en aquel entonces no existían los ecologistas y los alcaldes figuraban, bajo total discreción, entre su selecta clientela. Pepa se limitaba a mirar al cliente sin importarle que fuera Millán Astray o Fernando Quiñones. Y le proponía, a renglón seguido, sus dos tipos de tarifa por un francés: con o sin. Dentadura postiza, naturalmente. (Texto: Juan José Téllez).

Deja un comentario