2.836. José Luis Rojas Espino. Carta de un amigo en el 10 aniversario de su marcha.

joseluisrojasespino_puertosantamaria

José Luis Rojas Espino era hijo de Rafael Rojas Arévalo, “Rojitas”, el barbero de la calle Luna, cerca de las Cuatro Esquinas, entre larga y luna, donde vivió su infancia y juventud y le gustaba jugar al futbol. No cambió mucho de niño a adulto, era un chaval simpático y bonachón, que siempre mantuvo la amistad con sus amigos de la infancia, especialmente con los de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia y, de la misma manera, con los de la calle Luna y Misericordia. /En la imagen José Luis Rojas Espino en el año 1995.

Finalizado los estudios de maestría industrial en la rama de electricidad y realizado el Servicio Militar, se colocó en VIPA (Vidrieras Palma) pero con tan mala suerte que, cuando más afianzado estaba en su trabajo, esta empresa cerró en 1982, a causa de la caída del mercado por lo  que, decidió establecerse por su cuenta, montando un taller de electricidad en la calle San Sebastián, número 21, enfrente del Bar Paco

En la calle San Sebastián permaneció hasta mediados de los años 90, instalándose después en un Nave en el Camino Viejo de Rota, donde estuvo trabajando hasta el día de su partida, tal día como hoy, el 8 de junio de 2006. Su empresa se llamaba ELEFRIMAN, S.A. Electrificaciones. Estaba casado con Manuela Marroquín Marchena y tuvieron dos hijos, José Luis y David.

Recordaba los nombres y apellidos de los compañeros de las Escuelitas, como llamaba al Colegio de los Jesuitas y, cuando la ocasión lo permitía, saludaba y preguntaba por el trabajo y la familia. Se nos fue José Luis a los 54 años.

rojasespino_nino_puertosantamaria

José Luis Rojas Espino, en párvulos en el Colegio Asilo de Huérfanas, en la calle cielo, en 1956, pasaría un año después a las Escuelitas, conocida por los Jesuitas. Tuvo como compañeros en párvulos a Manuel Valimaña Lechuga Pepe Mesa Ramírez, el Maestro repostero.

Recordarás, querido José Luis, que llegadas estas fechas, siendo alumnos y compañeros en las Escuelitas de la SAFA, conocida por los jesuitas, acostumbrábamos a comentar hasta los detalles más insignificantes de nuestras vacaciones de verano y de cómo íbamos a disfrutar algunos domingos junto a la familia en la Playa de la Puntilla.

Eran otros tiempos, no había llegado el progreso y junto a nuestro compañero Juan Adán Dorante, en bastantes ocasiones, nos encontrábamos por la calle Santa Lucía, camino de las Escuelitas, donde, antes de comenzar las clases, jugábamos al futbol en las explanadas de la Plaza de Toros.

Vista-aerea-de-la-Plaza-de-Toros-_anos40_puertosantamaria

Vista aérea de la Plaza de Elías Ahuja, donde se encuentra la Real Plaza de Toros, en cuyas explanadas jugábamos al fútbol.

Estábamos en los inicios de los años sesenta y por aquel entonces, cursábamos el final de nuestra etapa en primaria y nos despedíamos, para pasar a pre-aprendizaje de oficialía, de nuestro maestro Don Justo Pastor Janón, nacido en Algeciras y que vivió muchos años en El Puerto, en los pisos llamados del Magisterio, situados en la parte alta de la calle San Sebastián, donde se encuentra hoy el Colegio “El Vaporcito”.

 escuelas-sa-fa-acl-puertosantamaria

Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia.

Don Justo, buen maestro y mejor persona que nunca vimos levantar la mano a un alumno y que en cuanto la ocasión era propicia, bien animando al equipo de fútbol de su clase, bien porque rememoraba su juventud, contaba que antes de ejercer de maestro de escuela había sido futbolista y policía armada. Lo cierto es que sabía elegir la palabra justa en el momento adecuado, siendo certeros y convincentes sus ejemplos, destacando por su buen hacer y profesionalidad.

 donjusto_yotrosprofesores_safa_puertosantamaria

Sentados aparecen Don Eustasio, Don Justo Pastor Janón, el Padre Manuel Bermudo de la Rosa, Director por aquel entonces de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia y artífice de la culminación de las Escuelas; Don Ginés Hidalgo Crespo y la Señorita Maruja Isabel Martín Vélez De los maestros que están de pie, Don Manuel, Don Salvador y Don Pedro Pardo, primero, tercero y quinto, de izquierda a derecha.

Como años después, a mediados de los años 90, coincidíamos por las tardes y mientras nuestros hijos realizaban actividades extraescolares, nos tomábamos un café y conversábamos sobre cuando nos proclamamos campeones de primaria en los jesuitas, con nuestro equipo “Betis”, tras golear al equipo de la clase 5ª. Al mismo tiempo, de nuestra actividad profesional, en tu caso, de aquellos años, cuando finalizaste maestría industria en la rama de electricidad y de los siete años que estuviste en la fábrica de botellas, Vidrieras Palma (VIPA), junto al campo de fútbol Eduardo Dato. Pero muy especialmente de lo ilusionado que estabas con tu familia y con tu taller de electricidad. Igualmente dialogamos, de mi trabajo, como asesor en materia de pesca de la administración, en mi condición de Secretario de la Cofradía de Pescadores y del decaimiento de la flota pesquera en el ámbito local, principalmente por la dependencia con los caladeros marroquíes.

Fabrica-de-Botellas-aerea-vipa-puertosantamaria

Vista aérea de la fábrica de botellas Vidrieras Palma (VIPA), donde estuvo siete años trabajando como electricista José Luis Rojas Espino. En primer término el campo de fútbol Eduardo Dato y al fondo, tras las casitas de la playa que tenían en sus aceras, alternándose, un ancla y un racimo de uvas, el río Guadalete, con los barcos entorno al Club Náutico.

Han pasado 10 años desde tu partida, pero no olvido a mi compañero y amigo de la infancia. Esta tarde, antes de comenzar a escribir esta carta, me he quedado abstraído, acordándome de las conversaciones y de los ánimos que nos infundíamos deseándonos, siempre que nos veíamos, salud y la mejor de las suertes en nuestras tareas profesionales.

 patiodeprimaria_sa-fa_puertosantamari

Fotografía del Patio de primaria de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia.

Resulta que, en estos diez años, cabe destacar que tu hijo José Luís, terminó sus estudios de Ingeniería Técnica Industrial y que el pasado año comentaba por estas fechas: “9 años y no tengo constancia de que haya pasado tanto, para mi sigue siendo aún ayer. Ayer aún te esperaba cada noche cuando era un niño a que volvieras a casa después de trabajar y aun sabiendo que ya no volverías muchas veces te esperé, pensé que quizás todo había sido un mal sueño. Te fuiste y era tan solo un niño y yo me creía hombre, cuánto me quedaba por aprender y sin ti, palos de todas clases de quien lo esperaba, de quien no lo esperaba, del que se arrimaba por la inercia. Y muy pocos apoyos en todo este tiempo, algún buen amigo o alguna persona a la que quiero mucho sí que supieron estar a mi lado, cuando más lo necesité, y ¡cómo no mi madre! siempre ayudándome. Muchas gracias a ellos y estés donde estés, que sepas que aquí se te echa mucho en falta”.

joseluisrojas_acuatico_puertosantamaria

José Luis Rojas Espino, con sus hijos David y José Luis y su sobrino Julio Nieto Marroquín. Inauguración del Parque Acuático, verano de 1987.

En estos meses le he mostrado mi apoyo a través de las redes sociales, ha sido como volver atrás en el tiempo, regresando al inicio de nuestros encuentros, en donde me mostraba tu amistad.

Tu hijo David, terminó un módulo de chapa y pintura y como muchos jóvenes en edad laboral no tiene trabajo debido a la crisis que vive España desde 2008, prácticamente dos años después de tú partida y, lo más grave a estas alturas, sin visos de mejoría porque es una pena que en este país todo el mundo quiera mandar y por ello en un momento trascendental se ha tomado una decisión equivocada.

joseluisrojas_parque_puertosantamaria

La imagen está tomada a finales de la década de 1950 en el Parque Calderón, frente al Bar Santa María por el fotógrafo al minuto Cuellar. (Ver nótula núm. 399 en GdP)De izquierda a derecha, Jesús Salas Romero, Manuel Valimaña Lechuga, José Luis Rojas Espino  y Miguel Astorga Rosso. La niña de delante es Pilar Salas Romero. Foto: Cuellar. Colección Vicente González Lechuga.

Quiero decirte con todo esto que, en mi opinión, la repetición de las elecciones se podría haber evitado si la clase política hubiera tomado conciencia de la que está cayendo. Y es que, me pregunto: qué ocurrirá después del 26 de junio si los resultados son los mismos que los del 20 de diciembre de 2015.

Al hilo de toda esta cuestión, te apunto que en estos diez últimos años han sido bochornosos los espectáculos que se han dado en el Congreso de los Diputados y, percibo, que en la actualidad los partidos políticos están más interesados en conseguir cargos que en los problemas reales de España, entre estos, se lleva la palma, la corrupción. De cualquier modo, estimado José Luis, es tremendo que España no haya contado con medios suficientes para haber paliado tanta corruptela.

Pero no quiero desviarme. Te hablaba de tus hijos, precisamente, hace unos días tu hijo José Luis, le he habado de ti y de su abuelo Rafael, de las veces que íbamos a la peluquería cuando éramos niños, buscando un balón para jugar al fútbol.

joseluisrojas_suegros_puertosantamaria

Sus suegros, José Luis Marroquín Roldán, “Marro”, Carpintero de Ribera y Calafateador y su esposa Carmen Marchena Jaén, fallecida hace año y medio, en una fiesta familiar en casa de su hija Mila.

Precisamente, hace unos días, cuando publicábamos una nótula sobre tu suegro, José Marroquín Roldán, y de los 90 años del Carpintero de Ribera, me comentó que era nieto de dos personas buenas y con oficios antiguos, como el de su abuelo materno, Carpintero de Ribera y Calafateador, que vive en la actualidad y que aparece con nótula propia 2.821 en Gente del Puerto y el de Barbero, un oficio también antiguo, que desarrolló prácticamente durante su vida profesional su abuelo paterno, Rafael Rojas Arévalo.

Le respondí a tu hijo, que, en nuestra infancia, en la barbería en la calle Luna, cerca de las llamadas Cuatro Esquinas de El Puerto que forman parte de la más añorante historia portuense, lo veía con frecuencia y que era muy conocido y querido por todas las esferas sociales de la ciudad en el siglo pasado.

Cuatro Esquinas psm

En esta zona, la llamada Cuatro Esquinas, --en la imagen aparece el Bar Central remodelado, donde hoy su espacio lo ocupa una entidad bancaria--, entre Larga y Luna, a la izquierda Barbería y vivienda familiar de los Rojas Espino.

Así como que a partir de los inicios de los años setenta, su abuelo, pensando en la jubilación, al estar dado de alta como autónomo y viendo que la profesión de barbero iba empeorando, entró a trabajar en el Hotel Puerto Bahía, en tareas de control y relacionado con la recepción. Que fue muy apreciado su trabajo por Santiago Cobo y Teófila Martínez, también por sus compañeros, clientes y, sobre todo, por su amigo, jefe de recepción, Santiago Fernández, jubilándose en 1981.

Padres de Jose Luis

Sus padres Rafal Rojas Arévalo, Barbero de profesión, fallecido en 1999 a los 84 años y Milagros Espino Pino, fallecida en 2002, a los 83 años, con motivo de la celebración de sus bodas de oro.

En fin. José Luis, cuando empecé a teclear estas líneas iba a decirte lo mucho que te echan de menos, tus hijos José Luis y David, su madre, Manoli, esposa y compañera desde vuestra juventud; tu suegro, mi amigo José Marroquín Roldán, que cuando me hablas de ti, entristece, diciéndome lo bueno que era Rojitas, que es como, cariñosamente te nombra; cuñados y cuñadas, así como tus compañeros de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia porque te recordamos como una persona excepcional.

joseluisrojas_esposa_puertosantamaria

José Luis y su Esposa Manuela Marroquín Marchena, año 2000, en un acontecimiento familiar, primera comunión de su sobrino Francisco Javier Mariño Marroquín, celebrado en la Venta de Simeón.

Por cierto, gracias a nuestro compañero Pepe Torres Romero, que hace unos años creó en Facebook una página denominada Antiguos Alumnos de las Escuelas Profesionales SAFA, todos tus amigos y compañeros vienen comentando y recordando vivencias. El coordinador en el último encuentro mantenido con Antiguos alumnos, expresó: “Fue un día fantástico en el que vivimos unos momentos muy emotivos, alumnos de distintas edades, algunos venidos de fuera del Puerto recordamos muchas anécdotas ya que había compañeros que hacía más de 40 años que no nos veíamos y sé que muchos quisieron estar, pero no pudieron por distintos motivos, pero esperemos que para la próxima vez puedan asistir muchos más, pues sin duda la ocasión lo merece”.

joseluirojas_ant_alum_safa_puertosantamaria

Encuentro de compañeros Antiguos Alumnos de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, celebrado el sábado 24 s de octubre de 2015. De izquierda a derecha, fila superior: José Orihuela, Pepe Gómez Ariza, José Antonio Millán Jiménez, Pepe Torres Romero, Coordinador del Encuentro; Lorenzo Rus Jiménez Director Gerente de la SAFA, Luis, Ángel Quintana, Ramón Zarco Lores y Juan Gallardo Alvarado. Fila de enmedio: Fernández Cruces, Juan Luis Caballero Sánchez, “Wilo”; Pepín González Nogues, Jesús Artaraz Muruaga, José Cordón Quintana, José Graván, Vicente Muñoz Marín y José Antonio Artiel Lara. Fila de Abajo: Albiar, Francisco Ramírez Tallón, Koky”; José Mesa Ojeda, Miguel Llorca Fraguela, Enrique Peña Cárdenas, Gabriel Pérez Lucero y José Manuel Dandy Monforte. 

También en el ámbito familiar, poco tiempo después de tu partida, tu sobrino Nando, estando en el Colegio Sagrado Corazón, fue elegido en un casting para actuar en la película “Manolete”, protagonizada por Darién Brody, Penélope Cruz y como era menor tuvo que estar acompañada de su madre, tu cuñada Mila, que fue elegida como figurante en el reparto.

Tu sobrino Alejandro, hijo de Julio y Maribel, fue ganador en el certamen de Mister Internacional España 2015 celebrado el pasado 24 de julio, en la isla de La Palma, aparece con nótula propia 2.525 en Gente del Puerto y ha participado este año en un reality televisivo, Gran Hermano VIP.

joseluisrojas_esposaehijos_puertosantamaria

Su esposa Manuela Marroquín Marchena, flanqueada por sus hijos David y José Luis, en el Restaurante Bar Jamón, en la Boda de su sobrino Juama, celebrada el pasado 12 de octubre de 2015.

En lo demás, las cosas no son tan diferentes de lo que eran. Pero hay, sin embargo, algo que quiero decirte: de todos los encuentros que mantuvimos el mejor fue cuando estando en la clase de don Justo Pastor Janón, final de nuestra etapa en primaria, preferiste, como capitán del equipo, mi participación como delantero centro de nuestro “Betis”, en la gran final de equipos de primaria, todo ello, a pesar de mi debilidad en la pierna izquierda.

Allá donde estés siempre permanecerás en mi memoria porque fuiste un compañero bueno y generoso, dotado de una sensibilidad fuera de lo común. Hasta pronto y gracias, amigo José Luis. Texto: Antonio Carbonell.

Agradecemos a la esposa de José Luis Rojas Espino, Manuela Marroquín Marchena, su colaboración en la aportación en el archivo fotográfico que ilustra parte de esta nótula.

 

 

2 comentarios en “2.836. José Luis Rojas Espino. Carta de un amigo en el 10 aniversario de su marcha.

  1. Mila

    Sin palabras mil gracias por todas esas cosas tan bonitas que has escrito de mi cuñado Antonio Carbonell

Deja un comentario