2.394. Cuatro ex jugadores del R.C. Portuense. Una memoria en rojo y blanco

Cuando ha reaparecido de nuevo el casi nonagenario equipo, cuatro ex jugadores del Racing Club Portuense, atendiendo a sus nombres deportivos, Lolo, Vera Palmer, Soriano y Fenoy, recuerdan épocas gloriosas del Club. La percepción del futuro, entre el deseo y la realidad --el equipo continúa bajo administración concursal-- a un año de cumplir los 90 de la entidad, tras cuatro  sin participar en la liga. | En la imagen tres de los cuatro jugadores que traemos a las páginas de Gente del Puerto, Manuel Prado ‘Lolo’, oculto Jaime Ruiz Chinea, Sebastián José Vera Palmer y Rafael Fenoy Alonso. 

| En la imagen, de pie: Jaime Ruiz Chinea, Manuel Gómez Barrera “Manolín”, Luis Soriano Gómez, Mariano Serrano  “Nano”, Garcia, Antonio Chares, Pedro Maza, Marcelino, Manuel Prado Gómez “Lolo”, Manuel Jarque “Chicharito”, “Nene, Higinio Obregón Agudo, Ventura Martinez (entrenador). Agachados: Feria, José Breval, Sebastian José Vera Palmer, Jose Hernandez , Jesús Bastián, Miguel Mata, Manuel Martínez Jaen, Chernichero, Badiola.Esta foto fue la que se usó en el número extraordinario de la revista local Cruzados con motivo de haber sido el Campeón del Grupo XII de la Tercera División de la Liga Nacional, en la temporada 1967/68. Cumplía 40 años la entidad.

Manuel Prado Gómez (El Puerto de Santa María, 1942), Lolo.
Centrocampista durante trece temporadas -llegó a la medular del club en 1962 y allí se mantuvo hasta 1975- afirma que tanto él como sus compañeros "jugábamos por defender la ciudad, sin mirar tanto la peseta, aunque fuésemos profesionales". Con una fuerte vinculación rojiblanca, extendida por el papel protagonista de su hijo, Lolo Prado (racinguista durante ocho campañas, máximo goleador en algunas de ellas), Lolo recuerda su intento de fichaje por todo un Real Madrid. "Los blancos me quisieron, pero yo estaba muy feliz en El Puerto, a gusto con mi familia y mi trabajo en Osborne. Aún hoy desconozco si tomé la decisión acertada", explica.

Sebastián José Vera Palmer (Las Palmas de Gran Canaria, 1942), Vera Palmer.
Mostró sus habilidades como extremo derecho durante seis ejercicios, entre 1963 y 1969. Su discurso se extiende especialmente en uno de los hitos de la historia de la entidad, aquella eliminatoria de ascenso a Segunda finalmente perdida contra el Alavés, en el que ha supuesto el mayor escalón deportivo alcanzado por el Racing (muchos años después, los rojiblancos caerían en el mismo empeño ante el Rayo Vallecano, pero aquella eliminatoria suponía la primera ronda, mientras que al Alavés se llegaba tras eliminar al Atlético Baleares). "Éramos mejores que el conjunto vitoriano pero a los veinte minutos se nos lesionó Mariano, el lateral derecho. Entonces no había sustituciones, de manera que competimos con uno menos", rememora el ex futbolista, quien incide en la circunstancia de que, en aquellos años 60, "el Racing siempre estaba arriba".

1.411. R.C. PORTUENSE. Fallida promoción de ascenso a Segunda División.

Luis Soriano Gómez (El Puerto de Santa María, 1944), Soriano.
Fue un gran centrocampista del Portuense durante las diez temporadas, divididas en tres etapas, en que vistió la elástica rojiblanca. Soriano cuenta que, según sus informaciones, el Racing compró los terrenos del Cuvillo con las 450.000 pesetas, un capital para la época, que ingresó por traspasarlo al Málaga. "Me dijeron que hacía falta dinero para comprar unas tierras y construir un campo nuevo que sustituyera al Eduardo Dato, aquel estadio cercano a las actuales dependencias de la Policía Nacional. Al año de recalar yo en Málaga, la entidad adquirió la superficie donde hoy se asienta el Cuvillo, a unas 5 pesetas el metro cuadrado. Cuando, a finales de los ochenta, los terrenos dejaron de ser del club y pasaron a propiedad del Ayuntamiento, los racinguistas tuvimos nuestro dolor", asegura.

1.009. LUIS SORIANO GÓMEZ. Futbolista.

Rafael Fenoy Alonso (Almería, 1940), Fenoy.
Lateral derecho durante 4 temporadas, entre 1962 y 1966, recuerda la influencia de que entonces disponía el Racing para reforzar su plantilla. "Los dueños de las bodegas gozaban de amistades en el ejército y eso permitía incorporar a futbolistas que cumplían el servicio militar en San Fernando. Por eso llegué yo aquí. Aquel Racing poseía mucho nivel, hoy se situaría en la zona alta de Segunda A", asevera, antes de sentenciar que "lo que ha ocurrido en los últimos años nunca había pasado en la historia del Portuense".

Los mejores deseos para el futuro de la institución racinguista se miran frente a la actualidad. Son sentimientos que fluyen entre los cuatro ex futbolistas mientras pasean por el José del Cuvillo, un estadio inaugurado en 1972 y en el que Lolo (tres campañas) y Soriano (una) llegaron a jugar. | Texto: Francisco Lambea Bornay

Deja un comentario