3.530. David Calleja. Bordados de sentimientos.

Sentimiento hasta la extenuación. Cordura transmitida a través de sus manos. Imaginación sin límites. Estos pudieran ser titulares de prensa para definir a un portuense que viene dedicando su vida al diseño y al bordado: David Calleja Ruiz quien, sin embargo encierra mucho más que titulares. Viene a ser ese compositor de sueños hechos realidad, porque lo que sale de su taller tiene, sin ningún género de dudas, vida propia. 

Conozco a David a través de sus obras. Nos saludamos educadamente y poco más. Somos portuenses que llevaremos siempre El Puerto y sus razones donde vayamos. Y eso es suficiente para que, sin conocernos apenas, seamos amigos. O eso al menos me ocurre.

Pude adivinar que vive la feria con la ilusión de un amor primerizo. Con mucho tacto, en su pregón de Feria 2015 trató de aunar los sentimientos que aún atormentan a David. Sevilla y El Puerto. El Puerto y Sevilla.

Existe aún en el diccionario un vocablo que debería tener mucho más juego en esta variopinta y encrespada sociedad en la que vivimos y a la que aportamos. No es otro que la palabra elegante, que en su acepción más pacífica viene a decirnos que es 'la forma más bella de expresar los pensamientos'.

Color, olor y calor se fundieron en ese albero real de la mano de David. Pudimos saborear aquel mes de mayo la Semana Santa en todo su esplendor. Y es que el cofrade que lleva dentro asomó por entre los farolillos y acompaso las sevillanas como queriendo reivindicar nuestras expresiones más genuinas.

| Caracoleando bordados.

Y llegó el clavel, alfombrando los pasos y montes de nuestro señor y las piñas de nuestras vírgenes, escribía David Calleja no hace mucho. Que las flores de jarro, los jazmines, las rosas y los azahares sigan acudiendo a tu taller cada primavera. Será una buena señal. La de que el sentimiento y la imaginación siguen de la mano.  | Texto: Enrique Bartolomé.

Deja un comentario