3.619. Parlamentarios de El Puerto de Santa María (1810-1869)

Extractamos en esta nótula parte de la recensión que hace en la revista de Historia de El Puerto el historiador Daniel Gatica Cote sobre el ‘Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869)’ en el que encontramos nueve diputados que fueron elegidos por El Puerto de Santa María, la mayoría entre los años 1863 y 1867. | Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869). Diego Caro Cancela (dir). Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces, Consejería de la Presidencia, Junta de Andalucía. 2 tomos, 2011. 

Diego Caro Cancela, Profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz, nos presenta el Diccionario Biográfico de Parlamentarios de Andalucía (1810-1869), obra que reúne más de ochocientas biografías de diputados y senadores que fueron elegidos por alguna de las distintas circunscripciones electorales --distintas y mutantes en cuanto a su naturaleza y distribución geográfica-- que Andalucía tuvo desde las Cortes de Cádiz hasta el Sexenio Democrático. Esta investigación ha sido realizada y redactada por un amplio equipo de historiadores de distintas universidades andaluzas y madrileñas.

| El Palacio de las Cortes, sin leones, fue inaugurado por Isabel II, en 1850.

A lo largo del Diccionario Biográfico de Parlamentarios de Andalucía (1810-1869) encontramos nueve diputados que fueron elegidos por El Puerto de Santa María, la mayoría entre los años 1863 y 1867, es decir bajo la legislación electoral que el gobierno de O’Donnell aprobó en 1863 y que enmendaba la moderada ley de 1846 al ampliar el cuerpo electoral mediante la rebaja de la cuota para tener derecho a voto y la vuelta al sistema de circunscripciones plurinominales, aunque sin llegar al ámbito provincial.

De este modo, la provincia de Cádiz quedaba dividida en cuatro distritos: Arcos, Cádiz, Jerez de la Frontera y El Puerto de Santa María. Los diputados son José Luis Albareda y Sedze, Francisco Barca y Corral, Fernando Calvo Rubio, Federico Ferrer Sahuervain, Joaquín María Ferrer y Gómez Soriano, Alejandro Llorente y Llamas, León López Francos, Antonio Sánchez Lamadrid y Rafael Sánchez Mendoza. Algunos de ellos nacieron en localidades cercanas como Puerto Real, Cádiz o San Fernando, otros en localidades alejadas geográficamente como Priego, Palencia e, incluso, Burdeos; estos dos últimos personalmente ligados a la provincia de Cádiz por vía matrimonial (Ferrer y Gómez Soriano y Llorente y Llamas), algún caso como el de Sánchez Lamadrid sin relación previa con El Puerto (un diputado “cunero”) y hay un diputado, José Luis Albareda y Sezde, del que se apunta nuestra ciudad como lugar de nacimiento, aunque el autor de su biografía apunta como tesis más sólida la de Sanlúcar de Barrameda.

| Detalle de los leones. Año 1853. Foto: Laurent. Biblioteca Nacional de España. Los  leones del Congreso de los Diputados son dos esculturas de bronce que protegen simbólicamente la entrada a las Cortes. Es la tercera pareja de leones con ese cometido situada a ambos lados de la escalinata, realizados con cañones tomados del enemigo tras la victoria de la batalla de Wad-Ras, en la Guerra de África. Fueron colocados en 1872.

2.403. FEDERICO FERRER SAHUERVAIN. Dos veces diputado por El Puerto.

También los hubo que fallecieron en El Puerto de Santa María. como Federico Ferrer Sahuervain quien, residente en la ciudad desde mediados del siglo XIX, falleció en su casa de la calle Aurora. Ideológicamente, aunque con matices y evoluciones hacia otros partidos, como el caso de Albareda y Sedze, la mayoría de los nueve diputados proceden de las filas del moderantismo donde se alinearon en alguna de las tendencias políticas que agrupaba. Todos ellos, en mayor o menor medida, fueron hombres de situación acomodada e, algunos incluso, de fortuna, como llegó a ser el caso de Rafael Sánchez Mendoza, ya uno de los personajes más ricos del Cádiz de mediados de siglo. Ora en la Administración Pública, ora en los negocios, actividades mercantiles e inversiones, ora en la carrera militar, todos fue- ron hombres notables de su tiempo.

84. José Luis Albareda y Sede. Ministro, Embajador, Diputado, Senador vitalicio. Y periodista.

| José Luis Albareda y Sedze

José Luis Albareda y Sedze
Algunos de ellos desarrollaron una brillante carrera política como el ya citado Albareda y Sedze quien, aún antes de consolidarse como político, fue periodista de prestigio y fundador del periódico “El Contemporáneo”, en cuya redacción figuraban Juan Valera y Gustavo Adolfo Bécquer, entre otros. Aunque llegó al Congreso en 1863 desde las filas del moderantismo, tras sus discrepancias con los moderados de Narváez fue elegido en 1865 por el distrito de El Puerto de Santa María apoyado por la Unión Liberal. Con la Restauración borbónica comenzó su etapa más destacada, siendo ministro en varias ocasiones, presidente del Tribunal de Cuentas, embajador y gobernador del Banco Hipotecario de España.

| Francisco Barca y Corral, quien también fue embajador de España en EEUU, donde se suicidó, retratado por José María Romero López. Ronda (Malaga) Colección particular

Francisco Barca y Corral
Otro caso de carrera política relanzada durante la Restauración fue el de Francisco Barca y Corral. Nacido en el seno de una familia adinerada e influyen-te, hizo una próspera carrera en la Administración Pública y fue elegido diputado a Cortes por vez primera en 1858 como candidato de la Unión Liberal. Posteriormente, partidario de la alternativa alfonsina de Canovas, su progresivo distanciamiento del líder conservador le llevó a las filas de Sagasta lo que le condujo a su gran logro político, la embajada de España en los Estados Unidos que desempeñó durante dos años hasta su temprano fallecimiento a los 52 años.


| Alejandro Llorente y Llamas (también figura como Lannas)

Alejandro Llorente y Llamas
También los hubo que protagonizaron episodios que, contemplados por un joven lector, parecerían tomados de una película, como es el caso de Alejandro Llorente y Llamas. Este gaditano de nacimiento, procedente de una distinguida y adinerada familia, militó tempranamente en el moderantismo. A pesar de su condición de hombre de leyes, pues obtuvo el título de abogado en 1839, su ardor en la oposición al progresismo que desarrolló desde la dirección del periódico “El Globo” le llevó a batirse en duelo con el gobernador civil de Cádiz. Al parecer, el gobernador Riesch, ofendido con un artículo publicado, retó a Llorente y Llamas quien aceptó y eligió como padrino a Rafael Sánchez Mendoza, que más tarde también sería diputado por El Puerto de Santa María. El lance tuvo fatal resultado para el gobernador lo que provocó la huida de Alejandro Llorente, primero a Gibraltar y, más tarde, a diversas islas del Mediterráneo, Italia y Francia. No sería hasta la caída de Espartero cuando pudo regresar, siendo condenado únicamente a dos años de destierro de la provincia. Por cierto, asunto que no fue impedimento para iniciar una larga carrera política durante la cual fue elegido diputado por el distrito portuense en las elecciones de 1850, 1851, 1853 y 1857.

| León López Francos. Archivo Familiar. Carmen Saez (Vda. de Ricardo López Francos)

León López Francos
Es llamativo también el caso de León López Francos, palentino de nacimiento, que desde su ingreso en la Academia de Cadetes de Caballería de Madrid desempeñó una brillante carrera militar a lo largo de la cual llegó a ocupar mandos muy destacados hasta ser coronel del Estado Mayor, brigadier del Ejército y general de brigada. Su última misión en 1875 fue formar parte de la Comisión que recibió al rey Alfonso XII en Valencia. Condecorado en numerosas ocasiones entre las que destaca la cruz de caballero de la Orden de Isabel la Católica, la cruz de San Fernando de primera clase, la cruz sencilla de la Orden de San Hermenegildo o la gran cruz de Isabel la Católica, la distinción más notable fue el título de marqués de Francos otorgado por el Papa Pío IX. Pero a su faceta militar y política ya que fue elegido diputado en siete ocasiones --en 1865 por El Puerto de Santa María-- y senador en dos legislaturas, además de senador vitalicio en 1891, unió su interés por la cultura, implicándose en diversas asociaciones nacionales e internacionales como Sociedades Económicas de Amigos del País en varias ciudades, las Academias de Bellas Artes y de Ciencias y Letras de Cádiz o, entre las foráneas, la Sociedad Geográfica de Francia. Sus escritos sobre temas militares tuvieron un amplio eco en los círculos castrenses y la prensa nacional. | Texto: Daniel Gatica Cote.

Deja un comentario