3.882. Juan Luis Rincón Ares. Se jubila el maestro de  Educación de Adultos

Me he jubilado. Desde el lunes soy un pensionista más, indignado, criticado, preocupado y movilizado los lunes –-al sol-- y los jueves en la plaza de Paco Teja. Desde muy pequeño me recuerdo trabajando. Gracias a los chapuces y al empeño de mi padre y a los cuidados y la administración de mi madre y amparado por las becas del PIO [Principio de Igualdad de Oportunidades] nunca dejé de estudiar pero siempre compaginé los libros con las pequeñas ocupaciones de las tardes o los curros ocasionales de los veranos. | En la imagen, Juan Rincón el pasado lunes en la manifestación de pensionistas.

143. JUAN RINCÓN ARES. Adulto maestro y cuentista premiado (*)

| Juan junto a su padre, primero y segundo por la izquierda, siempre a la izquierda, en una fotografía familiar.

Con ocho o nueve años además de acompañar a mi padre los fines de semana para alicatar baños y correr tabiques, ayudaba durante la semana a Ramóni Vinagre en su diminuto taller de reparación de lavadoras y luego, o antes, fui chicuco de su padre en el almacén de ultramarinos que tenía en la calle Ganao muy cerca de donde se ubica hoy la Optica Central. Recuerdo los aburridos ratos contado los hilos de las bobinas o los viajes con carrillo de mano de la tienda hasta la parada de verduras que tenían en el Mercado de Abastos y me parece imposible que dedicara mi tiempo a eso cuando miro a la parvulería de hoy que con esa edad mía aún no saben ni jugar en la calle.

Di infinidad de clases particulares, trabajé en el Restaurante Económico La Placilla con mi cuñado Ramón y fui encargado de la piscina de la Juventud algún verano que otro. Mas adelante vendí extintores, seguros de LANSYS, y trabajé de jornalero castrando pipas junto a la Laguna de Medina y recogiendo algodón allá por la marisma lebrijana. Con mis amigos Lourdes y Carmelo fui librero, vendedor de máquinas de reprografía y mecánico de las mismas. Todo esto sin haber cotizado nada más que un par de meses a principios de los ochenta cuando milagrosamente conseguí meter la cabeza en la confección del censo y el padrón municipal. 

| Profesores del CEPER La Arboleda. Pepe Bonat, Luisa Méndez, Manolo Marín, Ramón Sousa, Teresa Mortal, Carmen Maqueda, Jany Martínez, Lola Gómez, Paco Serrano, Lourdes Sampedro, Juan Rincón y Manuel Rueda. Año 2010.

Nunca pensé que mi dedicación final sería la enseñanza y de no establecerse la Educación de Adultos puede que aún siguiera en el gremio de las fotocopiadoras o reparando ordenadores. Pero en el año 83 surgió esta posibilidad maravillosa y desde entonces se han sucedido casi 36 años de viaje pedagógico en el Centro de Adultos que acabaron el viernes pasado. 

| En mi primer día de jubileta tenía que estar con ellos, con ellas. Los lunes al sol. Pensionistas en lucha desde hace mas de un año. Se lo debía. Me ha asombrado su fuerza, la claridad de sus gritos y la fuerza de sus pasos. Asombrado de la firmeza, la constancia y el compromiso de mi hermano Luis. Con Manoli Bautista siempre, agradecido a la vida por permitirme caminar con alguien con un corazón tan grande. Mi primo Antonio, Gregorio, ‘el Chispa’, Eduardo. Gracias por permitirme caminar entre gente tan grande. 

Pero que no haya ninguna duda: el jueves estaré también en la plaza de Paco Teja con la Coordinadora de Pensionistas y a partir de ahí, pues una vez con unos y otra con otros. Tengo el corazón partío y dolorido por la división pero...

Tengo muchas cosas que decir pero no es el momento. Tendréis que leer Cardito de Puchero. La Pringá, el tercer libro de mi saga sobre la Educación Permanente, que saldrá en el mes de abril. Hoy solo quiero dar gracias a la vida por este maravilloso tesoro que me ha dado. Gracias. | Texto: Juan Luis Rincón Ares.

2 comentarios en “3.882. Juan Luis Rincón Ares. Se jubila el maestro de  Educación de Adultos

  1. Menesteo

    Mientras los del PSOE vivían tranquilo y en muchos casos con privilegios dentro del régimen,, tu y los pocos comunistas que habían se llevaban las cachetas, y salíais en la primera pagina de los periódicos como peligrosos de forma injusta.

    Saludos y mis respeto.

Deja un comentario