Saltar al contenido

4.081. Leopoldo Pomés, un obituario de obligado cumplimiento. ‘Terry me va’

Si como decía el excelente poeta catalán Jaime Gil de Biedma que “la vida no es como la esperábamos”, a algunos en concreto la vida sí le trajo lo que esperaba de ella. Lo digo a escasa horas de dejar este mundo a los 87 años de edad el fotógrafo y publicista Leopoldo Pomés. Puede que su nombre a bote pronto no suene en estas calles a conciudadano, a parroquiano de taberna, a paisano de debates enérgicos, pero refrescando la memoria y a tiempo revertido, si ves en alguna pared un cuadro con una imagen de una voluptuosa rubia, cabalgando con un corcel blanco por una playa.

Si al lado ves a otra rubia junto a una botella de Centenario enmallada pegado a un “Terry me va”, entonces estamos hablando de un porteño que no sabía que lo era. Leopoldo Pomés estaba detrás de la creatividad y la imagen de las campañas de la desaparecida firma bodeguera. Campañas que en su día resultaron todo un éxito, y que aún se estudian en tesis doctorales y se incluyen en conferencias como representación de una época y de un estado social definido. 

Tuve la ocasión de comentar con el que fuera alcalde hace algo más de tres lustros, Fernando Gago, que a la sazón trabajaba por esas fechas en el departamento de publicidad y relaciones públicas de la bodega, cómo se organizaron las campañas mencionadas con la crème de la crème, con the best of the best de la publicidad española, que estaba focalizada geográficamente en Barcelona, y de la que siempre me habló de grandes profesionales que ayudaron a relanzar a la marca en el país, y sobre todo en el extranjero. 

974. FERNANDO GAGO GARCIA. El alcalde que más años fue concejal de Turismo.

El pasado año le otorgaron a Pomés el Premio Nacional de Fotografía, y aprovechando este galardón, publiqué el siguiente artículo en las páginas de Cultura de Diario de Cádiz, que hoy lo rescatamos a modo de recordatorio en un obituario de obligado cumplimiento.  

Leopoldo Pomés, usted sí que sabe
No creo ni aplaudo la trayectoria de los creadores a través de los premios. La lista está llena de nombres que no recibieron laureles, a pesar del talento visionario de sus trabajos. Hay que reconocer que si para algo sirven, es que alejan del olvido a determinadas firmas, como es el caso de Leopoldo Pomés (Barcelona, 1931), que merecidamente ha recibido hace unos días el último Premio Nacional de Fotografía. Un heterogéneo autor que en algún momento de su carrera como fotógrafo y publicista nos ha quedado algo cerca de estas toponimias, ya que aún siguen colgadas en bares y ventas de carreteras las fotos que tomó para las campañas de la compañía bodeguera Terry hace cincuenta años.

568. MARGIT KOCSIS. Y el caballo tordo de Terry.

Donde una enigmática y rubia amazona llamada Margit Kocsis, flotaba al trote descalza, sensual y a pelo con pelo encima del caballo cartujano de nombre Descarado, por líneas de playas infinitas, iluminadas por las últimas luces vespertinas. Erotismo implícito algo tabernario, dado que siguen siendo estos espacios del vulgo los que mantienen colgados en sus paredes un arte gráfico demasiado moderno para la época, y que el tiempo sólo lo ha envejecido en el mensaje, pensado exclusivamente para hombres, como tanta publicidad que se ofrecía en el momento. Al hilo de esto último y de forma paralela, también permanecía el otro reclamo para el brandy Centenario ‘Terry, me va. Usted sí que sabe’ protagonizado por Nico, vocalista de la aclamada banda de rock The Velvet Underground. Estaba claro que Pomés al igual que Hitchcock sentía predilección por las modelos de cabellos güeros. Y es que no es lo mismo una botella de brandy enmallada junto a un señor de gesto enjuto, que acompañada por una bella rubia, aunque fuera de bote. 

737. CHRISTA PÄFFGEN. Nico, la otra modelo de Terry.

Director creativo, publicista y fotógrafo, en la memoria quedan sus celebérrimos anuncios para Freixenet, Leopoldo Pomés se diferenció de sus coetáneos catalanes, Masats, Miserachs, Terré, Maspons, por el interesante trabajo que también produjo dentro del estudio; con el briefing de las agencias, las luces controladas, los fondos neutros y unos elementos plásticos definidos. Los fotógrafos antes mencionados se afanaron en construir la memoria gráfica de pueblos y ciudades, protagonistas y rituales, a veces con un tono neorrealista y otras simplemente documentando un espacio político como fue la autarquía en las décadas de los 50 y 60.

| Julio Cortázar.

De esos años, en la Barcelona que acogió el fenómeno del Boom de la mano de agentes literarias como Carmen Balcells, al movimiento de intelectuales autóctonos denominados como la Gauche Divine, destaca a mi entender el retrato que le hizo al escritor argentino Julio Cortázar, enhiesto con esas grandes manazas en primer plano y la mirada tan humanamente digna. | Texto: José Tejero

1 comentario en “4.081. Leopoldo Pomés, un obituario de obligado cumplimiento. ‘Terry me va’

  1. Ángel Mendoza

    Imprescindible y soberbia semblanza de Leopoldo Pomés, un revolucionario de la imagen que ya forma parte de la historia de nuestra ciudad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido