Saltar al contenido

4.369. Rufina Vergara Guezala. Hija Predilecta y Gran Cruz de Beneficencia

Rufina Vergara Guezala fue Hija Predilecta de El Puerto de Santa María. Estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden de Beneficencia. Fue presidenta de la Cruz Roja Española y de todas las asociaciones piadosas de la Ciudad de su tiempo. Por sus obras benéficas y atención a todos, sin distinción de signo político en una época difícil, el Ayuntamiento rotuló la calle Misericordia con su nombre, rótulo que se retiró con la llegada de los ayuntamientos democráticos y el cambio de nomenclátor en las calles. Había nacido el año que S.M. el rey Alfonso XII visitaba la Ciudad. Fallecía a los 79 años, en 1956. 

De ascendencia Navarra y no vasca  --según Alfonso de la Calle Vergara--, como se pudiera suponer, Rufina Vergara Guezala era la última de los ocho hijos del matrimonio formado por Juan Francisco Vergara Marichalar (El Puerto n. 1831) y María Dolores Guezala Power (La Laguna-Canarias n. 1839). Sus hermanos, Bartolomé, Enriqueta, Tomás, Emilia, Dolores, Magdalena, Joaquín, completaban la familia.

| Anuncios publicitarios en prensa, el día del nacimiento de Rufina Vergara.

1877
El año del nacimiento de nuestra protagonista, era alcalde accidental de la Ciudad, José Pazos, por renuncia del Marqués del Castillo de San Felipe. En el censo de 1877, la ciudad no tenía la partícula ‘El’. La población estaba compuesta por 22.122 habitantes de hecho 20.482 habitantes de derecho y 5.749 hogares.El Domingo de Ramos, recibió El Puerto de Santa María la visita regia de S.M. Alfonso XII. Se incendiaba en julio la plaza de Toros de madera que se encontraba situada en el ejido de San Francisco.

| Media acción dela compañía de la Plaza de Toros.

Ese mismo año, en octubre, se constituía ante el notario Esteban Paullada y Moreno la Compañía de la Plaza de Toros del Puerto de Santa María, que sería inaugurada 3 años mas tarde. El 16 de noviembre se derrumbaba el puente de San Alejandro, lo que limitaba las comunicaciones por transporte terrestre, quedando solo comunicado vía férrea, fluvial y marítima.

Los orígenes navarros: La familia Vergara del Norte al Sur
Alfonso de la Calle Vergara, en su libro ‘La familia Vergara del Norte al Sur’ relata, como llegan a sus manos sendas carpetas muy antiguas en las que podía leerse ‘D. Bartolomé Vergara y Vegas. 1875’ y en la otra ‘Títulos de la casa de calle Virgen de los Milagros (Larga) esquina con Espíritu Santo núm. 87 antiguo y núm. 12 moderno’, es la casa donde hoy se encuentra Papelería Babel. Arriba de la etiqueta aparece escrito el nombre de D. José Joaquín Vergara.

En un libro editado en Madrid en el año 1661 por la imprenta de D. Diego Díaz de la Carrera, titulado ‘De las cosas más particulares obtenida en los discursos genealógicos de la familia Vergara’ extraemos lo siguiente: 

“Sospecharán algunos que el apellido Vergara lo tomó esta familia de un lugar que tiene el mismo nombre en la provincia de Guipúzcoa, fundada por honores de Villa por Alfonso X el Sabio en 1268, a la ribera del rio Deva, dos lugares apartados de la Villa de Mondragón. No fue injusta ni sin fundamento la presunción de que la Villa de Vergara dio motivo al apellido, pues no se puede ofrecer mas fundado origen para los apellidos que los nombres de los lugares. 

Pero el de Vergara es cierto que no se tomó de la Villa que tiene ese nombre, pues mucho antes de su fundación se conocieron caballeros con este apellido. […] El Valle del Roncal [Pirineo navarro] ya en 1726 se encontraba formado por siete villas:  Uztarroz, Izaba, Roncal, Barde, Burgui, Vidangoz, Urzainqui. Esta última, la Villa de Urzainqui tiene mucha importancia en la familia Vergara. […] Se encuentra a 90 Km de Pamplona y a unos 800 metros de altitud, en este pueblo de no mas de 100 vecinos, en esta villa nace en el año 1.726 Francisco Vergara Lorea. De ahí es el origen de la familia Vergara que recalaran al Sur de España.”

Viviendo en la calle Cielo y Larga
En su libro, ‘El Huerto de los Jazmines’, el investigador Antonio Gutiérrez Ruiz refiere que: “Durante el breve periodo en que Ramón Apalategui detentó la propiedad de la finca de los Terry, puso en arriendo la casa de la calle Cielos 2, ocupándola el matrimonio formado por Juan Francisco Vergara Marichalar y Dolores Güezala Power, los siete hijos del matrimonio y seis personas de servicio. En el padrón municipal de 1880 figuran censados todos ellos en dicho domicilio y, como curiosidad, Dolores Guezala Power, figura relacionada en estos padrones de 1880 como ‘Dolores González Porras’. El marido, que en esas fechas frisaba los cincuenta, portuense de nacimiento, tercero de una amplia familia de once hermanos, era hijo de Bartolomé Vergara de la Vega y Rufina Marichalar, que vivían cerca de allí, en una bella casona con fachada de piedra, el número 12 de la calle Larga, esquina a Espíritu Santo, en cuyos bajos estuvo la librería ‘Babel’. […]

Tan pronto Juan Francisco Vergara tuvo conocimiento de la puesta en alquiler de la casa, situada frente a la antigua huerta de su familia, llamada ‘La Cuarta’, en cuyo solar se levantaron luego las bodegas de Manuel Gaztelu Iriarte [luego bodega González Byass, Terry y actual conjunto residencial ‘Sagrada Familia’ por el nombre de la bodega que allí existió], se apresuró a concertar su arriendo. […] Continuaron los negocios vinateros de la bodega paterna situada en la calle Caldevilla, entre el actual Hotel Monasterio y la Ribera. […]” 

Traslado a Jerez de la Frontera
“En los años que siguieron,” continúa Antonio Gutiérrez en su libro ´La Quinta de Terry’, “al aumentar el volumen de las exportaciones, se trasladaron definitivamente a Jerez, consolidando asociado con Juan Palomino una firma importante en su época: Palomino & Vergara, que terminó siendo adquirida por la desaparecida Rumasa y, posteriormente, por las multinacionales del sector espiritista que le sucedieron y en la actualidad, desde 1992, propias de Páez Morilla, que la explota con el nombre comercial de ‘Bodegas del Dios Baco’”.

Rufina Vergara, en Jerez
Su bisnieta, Isabel Osborne Blanco, recuerda así a nuestra protagonista: “Rufina, de soltera vive en Jerez con su hermana Enriqueta y su esposo Antonio Romero Valdespino Orbaneja y un primo hermano suyo Fernando Osborne Guezala, casado con María Teresa Febrés Vergara, hija de su tía Magdalena, que marcharon a vivir a Jerez buscando un clima mas seco para la delicada salud de María Teresa; su prima Rufina la cuidó y acompañó en todo momento, hasta su fallecimiento. La finada era una señora muy caritativa, que gasta parte de su fortuna en obras de caridad, comentándose en el entorno familiar que mantenía votos de pobreza y pidió que, a su muerte, fuera enterrada en una fosa común, dejando una fuerte suma de dinero para obras de beneficencia.

| Fernando Osborne Guezala

Casamiento y viudedad
Al quedarse viudo Fernando Osborne Guezala, le aconsejan que debería volver a casarse, ya que es muy joven. Fernando había nacido en 1870, alumno que fue del Beaumont College (Old Windsord, Berkshire, Gran Bretaña), internado jesuita, desde octubre de 1881 a agosto de 1886, hijo de Tomás Osborne Bölh de Faber y Enriqueta Guezala Power.

| Fernando Osborne Vergara, de niño.

Fernando decide pedir en matrimonio a su prima Rufina. Ambos viven en Jerez y allí se casan en segundas nupcias en 1917. El matrimonio solo tiene un hijo, Fernando Osborne Vergara (1919-1991) ya que la felicidad dura poco, al fallecer su esposo en 1923 de un derrame celebrar, dejando a una viuda joven con un hijo pequeño y una gran fortuna suya y de su primer matrimonio. Su ahijada fue Elisa Fernanda Osborne Vázquez, nacida en 1935.

| Tarjeta de visita de Rufina Vergara, ya viuda de Osborne.

Regreso a El Puerto
La familia de El Puerto le aconseja que se trasladen a nuestra Ciudad para estar mas arropada por ellos. Vende todas las fincas rústicas, para evitarse problemas que a una mujer sola se le presentaría en aquellos tiempos y se establecen en El Puerto en el ‘Recreo Wenceslao’, conocido como ‘Recreo de Doña Rufina’. Conserva parte de la yeguada y mantiene al mayoral que es, precisamente, Jose Buhigas.

| José Buhigas Simeón, al pescante de un coche de caballos, en la plaza De la Iglesia.

Los pozos
Tenía una cuadrilla de operarios en el campo que era de arenas y producía poco; para evitar el trabajo duro del riego manual, manda construir tres pozos en la finca y consiguen agua a mucha profundidad. La prospección de los pozos las hace un italiano afincado en El Puerto Estefano Cortella y la construcción el maestro Gálvez. Una verdadera obra de arte; uno de ellos tiene una escalera. Rufina, ya con bastante edad, al terminar la obra, bajó con su chofer hasta el nivel del agua, donde existe una lapida que recuerda hasta donde bajo nuestra protagonista. Cuando estaban haciendo los pozos en invierno hacía mucho frío, empezaban a las 7 de la mañana y ella, personalmente ponía en una habitación del Recreo unas jarras de leche muy caliente y bizcochos para ayudarles a mitigar los rigores del invierno.

| En el Recreo Wenceslao, donde residió Rufina Vergara con su hijo al enviudar, Fernando Osborne Vergara corretea por un jardín trasero con sus hijos.

Obras de Beneficencia
En nuestra Ciudad se dedica a obras de beneficencia donde invierte la parte de capital que ella había aportado al matrimonio, acaso influenciada por otra gran benefactora como fue su tía María Teresa Fabrés Vergara, a la que hacíamos referencia más arriba.  El camino del Recreo de Wenceslao era un ir y venir de personas necesitadas, repartía tanto comida y ropa, como efectivo.

Allá por los años treinta del siglo pasado se vivieron tiempos revueltos y de mucha necesidad. Repartía a diario una cantidad --creo recordar que 25 pesetas de entonces-- a todo necesitado que acudía al Recreo. Se sentaba con su hijo pequeño, con una caja con el dinero y se lo daba a él para que aprendiera.

| Rufina Vergara Guezala, con su hijo Fernando Osborne Vergara y su primera nieta, Rufina Osborne Lena, en el Recreo Wenceslao.

Carta de Hermandad de la Compañía de Jesús
Socorría a los comedores públicos del Puerto, Hermanitas de los Pobres, Asilo de Huérfanas, repartía vino quinado por los comedores para los niños. Visitaba a los enfermos entregándoles ropa, mantas, dinero, … colaboraba con la Compañía de Jesús y en las Escuelitas de la Sagrada Familia y todo lo que pudieran necesitar. Su familia tenía Carta de Hermandad de la Compañía de Jesús, un documento expedido por el Superior Provincial de los Jesuitas, mediante el cual la Compañía de Jesús expresa su reconocimiento a las personas que se han distinguido en forma destacada por su colaboración para el cumplimiento de la misión apostólica de la orden religiosa, y les otorga una participación en su vida espiritual con un vínculo muy especial de fraternidad.

Prisión Central
Se preocupaba por las necesidades que tenían, que no eran pocas, los reclusos de la Prisión Central: ropa, mantas, comida, …eran tiempos de mucha penuria.

Guerra Civil
Cuando empezó la Guerra Civil muchos jóvenes se alistaban voluntarios y ella les ayudaba económicamente y se hacia Madrina de Guerra de ellos. Le aconsejaron que frenara un poco, porque no daba abasto a contestar tantas cartas con peticiones. E incluso, llegaron a acusarla de ayudar a los necesitados de ambos bandos, a lo que Rufina respondió que «--el hambre tiene una sola cara y un solo color la familia».

| De izquierda a derecha, Ignacio y Fernando Osborne Lena, Rufina Vergara Guezala, Rufina Osborne Lena y Fernando Osborne Vergara, llevando luto por su primera esposa, Rosa.

Gibraltar
Tal comportamiento produjo en su entorno el temor a que le pudiera ocurrir algo, dada su desprendimiento sin mirar a quien favorecía, por lo que, le sugirieron que viajara a Gibraltar, dado que tenía familia en Gran Bretaña en puestos importante en el gobierno. Llenó un bolso con dinero y marchó a Gibraltar. En el Control de acceso al Peñón, al ser inspeccionado el bolso la retuvieron para investigar las circunstancias de aquel acopio dinerario. Rufina entregó una tarjeta de su familiar en Inglaterra y la acompañaron al Hotel.  Allí estuvo poco tiempo pues en El Puerto reclamaban su vuelta y así fue, regresando pronto a nuestra Ciudad. Tanto Rufina Vergara como Elías Ahuja fueron dos grandes benefactores de El Puerto de Santa María. Este último no tuvo tanta suerte, y también marchó a Gibraltar, para desde allí, embarcarse a los Estados Unidos de América, donde fallecería.

Gran Cruz de Beneficencia
Había sido presidente de la Cruz Roja Local, Hija Predilecta de la CiudadSe le concedió la Gran Cruz de Beneficencia que rechazó hasta en dos ocasiones. Al sentirse obligada consintió en el nombramiento pero,  el importe de la insignia y del ágape, se repartió entre los necesitados de la Ciudad conservando solo el título del nombramiento enmarcado.

| Esquela publicada en ABC

Fallecía el 22 de junio de 1956, a la edad de 79 años. Recuerdan las personas que asistieron a su entierro que, cuando la cabecera del cortejo fúnebre llegó al Cementerio Campal, la cola de portuenses dolientes aun no habían terminado de salir desde su domicilio, en el Recreo Wenceslao.

| Gráfico descendientes de Rufina Vergara Guezala.

Pero con el paso del tiempo todo se olvida y un día en los inicios de la democracia en los Ayuntamientos, con indignación, vi como estaban arrancando empleados municipales los azulejos con su nombre de la calle Misericordia. Su hijo Fernando, pidió que le entregaran aquellos azulejos y se lo negaron”. | Textos: J.M. Morillo-León.

| Nuestro agradecimiento a Isabel Osborne Blanco y Estanislao Osborne Osborne, por el trabajo de acopio de documentación, datos  y fotografías, para la realización de esta nótula.

1 comentario en “4.369. Rufina Vergara Guezala. Hija Predilecta y Gran Cruz de Beneficencia

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido