3.188. De Sanlúcar hasta El Puerto. Cantiña de Las Mirris.

La cantiña de Las Mirris, --de orígen sanluqueño-- debe su creación a la cantaora María ‘La Mica’, apodada Ana María Vargas, incluida por Demófilo en su ‘Colección de Cantes Flamencos’ de 1881. La historia cuenta que los Mirris iban con frecuencia desde Sanlúcar a El Puerto de Santa María y, de tanto hacer el camino hasta el Penal de El Puerto, acabaron consolidando una camino. Entre los prisioneros se supone que estaba el marido de una de Las Mirris, que a diario le llevaba el almuerzo. Veamos la letra y escuchemos la cantiña.

Juguetillo (Estribillo)
Que es lo que suena
los presidiaros
con la cadenas

Cantiña de las Mirris
(Se consideran cantiñas a los cantes propios de la provincia de Cádiz).
Hay un carril
de Sanlucar hasta el Puerto
hay un carril
lo han hecho las Mirris
de ir y venir
La Mirri chica
y la Mirri grande
estaban hechas
de azucar cande
Por el castillo
las Mirris bajan
en zagalejillo /*
La Mirri chica
y la Mirri grande
estaban hechas
de azúcar cande.

*/ Un zagalejillo o zagalejo es un refajo o saya que usaban las muchachas jóvenes.

Ramón Medrano, Felix de Utrera, Chano Lobato, Mariana Cornejo y el cante que aquí traemos de David Palomar, con las Cantinas de las Mirris, a partir del minuto 4 de la grabación, al estilo de Chano Lobato.

2 comentarios en “3.188. De Sanlúcar hasta El Puerto. Cantiña de Las Mirris.

  1. María Antonia Álvarez Oreni

    No , allí estaban los presos trabajando .
    El penal siempre estuvo donde mismo .

  2. Enrique Pérez Fernández

    Los presos de las cantiñas de Las Mirris no estaban en el Penal de la Victoria, sino arrecifando el camino de Sanlúcar, trabajos que se prolongaron de 1834 a 1843. Las durísimas condiciones en las que trabajaron, unidos con grilletes en una 'cuerda de presos' -"¿Qué es lo que suena? / los presidiarios / con las cadenas"-, provocaron la muerte por gangrena, al menos, a 63 presos. Llegaron a trabajar unos 3.000, todos cumpliendo sus penas en la cárcel de Sanlúcar. Próximo al cruce de la carretera con la de Jerez-Rota se ha conservado el topónimo 'El Presidio', donde se levantó uno de los barracones de madera donde los recogían de noche, custodiados por fuerzas militares. Una página muy negra de la Historia.

Deja un comentario