2.407. TIERRA, MAR Y VINO.

El Puerto, por los años setenta, era una ciudad bulliciosa y alegre. Los chicos mayores, se divertían en guateques, organizados en las casas de algún amigo, o las suyas propias, pero los que no tenían esa suerte, o querían escapar de las miradas, de familiares o vecinos, se iban a salas como en El Oasis.

tierramaryvino__puertosantamaria

La caseta de Feria en Crevillet 'Tierra, Mar y Vino' que se convirtió en permanente lugar de la juventud por algunos años. De izqueirda a derecha, desconocido, los concejales Manuel Pérez Pichaco (ver nótula núm. 2.249 en GdP), Enrique Pedregal Valenzuela (ver nótula núm. 841 en GdP), el Oficial Mayor del Ayuntamiento Federico Aguirre Fernández y el Jefe del Negociado de Fiestas, Antonio Romero Castro. /Foto Rafa.

Desconozco si era bonita o no, porque para las adolescentes como era mi caso, estaban totalmente prohibidas, es decir lo más cerca que estábamos de esta sala, eran esos pinares, que la rodeaban y que los domingos por la mañana aprovechábamos para dar un paseo, cosa que nos encantaba, porque para mis amigas y para mí, en campo era todo un espectáculo y de paso coger flores y dar un vistazo, como “sin querer, queriendo” y ver a los chavales jugar a la pelota. Que queréis estábamos en la edad, propicia, pero… nada, los niños que nos gustaban nunca estaban por ninguna parte. ¿Donde se metían? quien sabe. Pues bien, no sabría decir en qué fecha abrieron Tierra Mar y Vino, pero lo que sí sé, es que por fin me dejaron entrar, con mis hermanas mayores, claro está. Al principio, recuerdo los consejos de mi madre, a mis hermanas, “Niñas…no descuidarla, y si veis alguna pelea, salid de ahí pitando”.

Y es que era cierto que se forman alguna pelea que otra, pero a veces no nos dábamos ni cuenta, en el interior de la caseta. Cierto era también, que se empezaba a oler raro, y al preguntar nos decían: “eso es pachuli, pachuli”, “¿eso qué es?” Para mi estos chavales, que usaban esa colonia o lo que fuera, eran como muy modernos, para una bobalicona como yo, pero conocía a algunos y los tenía por buena gente. De alguna manera se podría decir, que nos sentíamos respaldadas. Mi hermano pertenecía a la pandilla o grupo de amigos más numeroso de El Puerto, los Placilleros, y claro, al ser tantos, si nos pasaba algo, aquella marea humana, imponía mucho y se acababa el problema.

losradars2_1963_puertosantamaria

Los Radar's en el escenario de El Picnic o El Jalisco, debajo de izquierda a derecha: José Troncoso (Pete), Miguel Utrera, Francisco Ramírez (Koky). Arriba Juan de Dios Nogués y Julio Utrera, en 1963. /Foto Colección Francisco Ramírez Tallón.

Ya conocía la caseta, por la Feria, pero la primera vez que entré la tarde noche --la noche de mi época, antes de las once y media en casa-- me sentía nerviosa y pensaba….¿me sacará alguien a bailar? y si lo hacen, ¿que hago, le digo que sí, sí el niño es mono? No hizo falta, deshojar la margarita, me invito a bailar, Carlangas, un placillero la mar de guapo, que me inspiraba confianza, y como era natural acepté .No, no fuimos nunca pareja, ni estuvimos interesados en nada más que bailar y divertirnos haciéndolo. Para él ya había por ahí, una morena muy guapa de nombre María Paz, con la que creo sigue felizmente casado. Mis tiros también iban por otro lado. Pues bien esos momentos tan gratos venían acompañados con la música de un gran grupo Los Radar's. (ver nótula núm 381 en GdP). Este grupo tenía un variado repertorio de canciones, desde los éxitos del momento versionados por ellos, hasta canciones denominadas de las de toda la vida.  Así, podías oír, canciones de los grupos españoles de moda, desde Los Pekenikes, Los Mustang, Los Ángeles, etc y como no de fuera de nuestras fronteras, como :Roberto Carlos, los Panchos , Jimmy Fontana, The Platters y tantísimos otros. Pues bien cuando hemos amanecido con la noticia, del fallecimiento de uno de los componentes de este emblemático y entrañable grupo: José Troncoso ‘Pete’, que tantos gratos momentos nos hicieron sentir, quiero daros las gracias, por un día en concreto, aunque hubo muchos, sonaba la canción “Borriquito como tú” de Peret, y aunque no era una canción que me gustara, si me gustó quien me sacó a bailar y sobre todo el tacto que tuvisteis al cambiar de registro y cantar: “Hoy daría yo la vida” de Martinha. Para mi esas dos canciones, siempre estarán en mi memoria y en mi corazón. Gracias Radar´s por hacernos vivir momentos mágicos y hacernos la vida mucho más agradable con vuestra música.

Mi más sentido pésame a la familia de José Troncoso ‘Pete’, y a los componentes de este entrañable grupo, que tanto nos deleitaron con su música. /Texto: María Jesús Vela Durán.

Deja un comentario