2.749. Ignacio Gago Fornells: Una ciudad sin símbolos y sin alma

 

ignacio-gago-fornell-madrid

Querido tío Fernando y Manolo. De nuevo aquí para contaros cómo van las cosas por ahí fuera. Como creo que compartís, una ciudad sin sus símbolos, que mira a otro lado mientras su identidad se cae a pedazos y en el olvido, suele ser una ciudad sin alma. Esa es nuestra ciudad natal, El Puerto de Santa María, una población de casi 90.000 habitantes de los que más de 12.000 se encuentran en el paro y cuyas principales industrias empleadoras son principalmente el propio Ayuntamiento, sus cárceles y, desde la esfera privada, el Grupo Osborne.

Cinco años después de que se fuera a pique, el Vaporcito sigue varado junto al Guadalete. El que fuera símbolo portuense anda en los huesos, a punto de desplomarse sin que nadie que se sepa mueva un dedo. Aunque ahora hablan de rehabilitarlo dentro de poco sólo podrán hacerlo sobre sus astillas. Otro de nuestros símbolos, los caballos cartujanos de Terry, abandonaron la ciudad según me soplan por la puerta de atrás sin que nadie se diese cuenta y, lo peor, sin que nadie los eche de menos en las caballerizas de la calle Cielos ni trotando de paseo por las calles.

En el plano cultural teníamos un Festival que funcionaba llamado Monkey Week que se ha largado a Sevilla, un Festival de Comedias que este verano se ha movido de sitio para empeorar y las Fundaciones Alberti, Pedro Muñoz Seca y Luis Goytisolo andan prácticamente fundidas. La cuasidesconocida de Manolo Prieto, el creador del universal toro de Osborne, ha cogido carretera y manta -como su astado- a la vista de que nadie le ha hecho caso. Y, como somos unos cachondos, la cabalgata del carnaval la pasamos a la cuaresma por la lluvia y la cabalgata de Reyes tuvo más polémica que alegría. Ya os contaré si la Semana Santa portuense saca pasos en la Feria de las Banderas, que todo es ponerse.

El libro Guinness de los Récords está a punto de certificar que somos la ciudad donde las obras públicas en las calles se eternizan y suspenden para pasar inconclusas de un siglo y una década a otra sin remisión. Los turistas que entran por cualquier acceso de la ciudad se maravillan con el Hotel Caballo Blanco saqueado a la entrada de Valdelagrana, el Hotel Duques de Medinaceli abadonado, una esplendorosa estampa al inicio de la Ribera del marisco con las tripas de un parking abierta en canal y con matojos, la rotonda de Santa Clara junto al cementerio en obras desde hace años y la carretera de Rota inconclusa tras una década para duplicar la calzada en 9 míseros kilómetros. Menos hemos tardado entre el fin de las obras del pabellón deportivo de la Angelita Alta y su entrada en servicio: 8 años de nada. Y, como guinda, la calle Larga -la supuesta arteria de la ciudad- con la acera ocupada desde el siglo pasado por los andamios del Palacio Winthuysen. Los turistas que se adentran por el centro tienen como principal atracción un tour por los solares vallados y abandonados llenos de basura, además de casas palacio que aguantan el tipo previo al derrumbe lo mejor que pueden, como los esqueletos de las casas del Pueblo marinero de Puerto Sherry.

Eso sí, tenemos el tercer logo turístico en tres años y hemos creado -no se aún para qué, la verdad- los llamados de forma rimbombante espacios mixtos participativos. Me gustaría ser optimista pero prefiero tirar de realismo. Sí, el chef Angel León es un monstruo que se sale, pero de momento no muchos pueden permitirse gastarse más de 200 euros en un menú que sabe a gloria según los que pueden disfrutarlo. A pesar de todo, somos muchos los que seguimos creyendo y apostando porque saldremos de ésta. Y os lo contaré. O eso espero. Mientras, suspiramos por tener una triste y mísera estación de autobuses, algo ya logrado por pueblos de media España el siglo pasado.

Con cariño desde la capital del Imperio.
PD. Por cierto, las Bodegas Terry son ahora propiedad de una empresa de Filipinas. /Texto: Ignacio Gago Fornells.

5 comentarios en “2.749. Ignacio Gago Fornells: Una ciudad sin símbolos y sin alma

  1. JUAN

    Entre todos la mataron y ella sola se murió, querido Fernando, tu no lo hubieras permitido. excelente exposición Sr. Ignacio.

  2. Fernando

    Increíble pero cierto, real y claro, y es que hasta la fecha parece tengamos en marcha la cuenta a tras de la desintegración como ciudad, fantasma por poco que queramos, nos resistimos unos pocos pero tal como cae una bola de nieve, tristes pero estamos condenados a no ser que los que gobiernan esta vieja y llena de historia ciudad lo remedien. inarcio felicitaciones.

  3. Chuchy

    Al final el pasado del Puerto y su símbolo de prosperidad va a ser er carrefu qué no,

    ya veras hermano

  4. Irlanda

    La lástima es que a los políticos no se les caiga la cara de vergüenza. ¿Todos los portuenses conocen los problemas del Puerto, menos ellos? ¿En qué piensan? ¿A qué se dedican?

  5. juan hernandez

    Amen! El paraíso se encuentra del aquapark pa yá!

    Fdo; uno que es más de el puerto que una Carmela.

Deja un comentario