213. PABLO. El extremeño de Jerez que volvió.

pablo_puertosantamariaPablo Gallardo Miguélez nació en 1950 Jerez de los Caballeros (Badajoz), donde su hermana Cristina llegó a ser concejala de Tráfico. Es primo de la conocida familia de los Martínez Miguélez. Pero él llegó a El Puerto con nueve años, en 1959, cuando destinaron a su tío, Guardia Civil, al Puesto de Fuerte Ciudad, acuartelamiento que en aquellas fechas estaba en pié, donde hoy sobreviven maltrechas Las Murallas que se levantaron para repeler los ataques del pirata inglés. Pablo venía a tomar los baños, aquellos Baños Termales regentados por Ramón Serrano y Milagros. Con la Virgen del Carmen, un día grande en El Puerto, se marcaba el comienzo del veraneo y ya se podían dar los reglamentarios quince baños de mar. Pero Pablo volvería tierra adentro.
Quince años mas tarde, en 1974, nuestro protagonista se establece de nuevo en El Puerto, estrenando aquellos pisos en la Barriada que además de tomar el nombre de la Inmobiliaria: Guadebro, adquirió un peculiar sobrenombre: “Los Empapelaos”, al hilo de la moda de la época del papel pintado o decorado, en la calle Enrique Ochoa, donde está el enladrillado colegio Luisa de Marillac. Muy cerquita, el Bar Guadebro, donde las tapas adquirían tamaño de media ración. Pablo trabajaría en el Hotel Puertobahía. Mas adelante, en Distribuidora de los Puertos los conocimientos de Pablo, fueron dedicados muy especialmente a catar todo lo relacionado sobre los suculentos  productos del cerdo ibérico: nos referimos a los del Jamón. Su procedencia y andaduras por Extremadura, sobre todo en el entorno de la producción y secaderos de los animales de bellotas, hicieron que fuera bien considerado por la dirección de la Distribuidora. Su siguiente empleo sería en la ONCE, donde permanece en la actualidad.

orfeon_parcial_01_puertosantamaria1

Aficionado a la Música, es miembro del Orfeón desde abril de 1980. En la fotografía, Pablo, con 28 años menos, aparece el primero por la izquierda en la fila superior, delante de la fachada de la Iglesia Mayor Prioral, en 1981. Le siguen Eduardo Cotro (primo de Loly Py), Manolo Sánchez (Zutanito), José María Amosa. Debajo a la izquierda, Juan Ramón, Manolo Albert,  desconocido, con barbas Jorge Ostenero Rivas. Debajo, Manuel de la Torre, Carmina Cerdá, Herminia Lozano, Matilde Cossi. Debajo, Inamaculada Sánchez (hija de Manolín Sánchez), Gloria Calatayud (hija de Gabriel Calatayud), Loly Py (mujer de Paco Áspera), Leticia Español y Rosita Gallego.

mascaracolumnaprioral_puertosantamariaUn personaje, representado en piedra se ha colado en la fotografía. Está justo detrás de José María Amosa, en la esquina superior derecha. Al pié de una de las cuatro columnas que sostienen el entablamento de la portada renacentista de la Iglesia Mayor, ante cuya denominada 'Puerta del Sol' se hizo la fotografía hace 28 años.  Nos referimos a la imagen que aparece al pie de la columna de la izquierda a la vista del espectador: "un ser deforme, de aspecto casi simiesco, provisto de grandes y puntiagudas orejas y con la boca torcida en un desagradable gesto, parece mirar descaradamente al espectador. La deformidad del ser indica claramente su carácter negativo. La fealdad es una de las características del vicio, del pecado". Antonio Aguayo Cobo,  de su libro La Puerta del Sol de la Iglesia Mayor Prioral. Interpretación iconológica. BTP (Biblioteca de Temas Portuenses).

2 comentarios en “213. PABLO. El extremeño de Jerez que volvió.

  1. Manolo Sánchez Cerdà

    El desconocido con barbas que aparece al lado de Jorge Ostenero es Pepe Romero García, granadino paisano del director entonces del Orfeón, Diego Casares, que era funcionario de prisiones destinado aquí, y mientras estuvo en El Puerto formó parte del Orfeón.
    Aclarado.

  2. ACL

    Sencillo y bonachón que conocí cuando trabajaba en la Distribuidora de los Puertos. Don José Luis Benjumeda Molleda, Marqués de Pezagua, que también acudía con cierta frecuencia para aprovisionarse de bebidas y licores de primera calidad que posteriormente servía a sus goteras en su establecimiento, Rincón de Neno de la Isleta de Valdelagrana, saludaba y, a veces, entablaban alguna conversación. Se conocieron con anterioridad en el Hotel Puerto Bahía donde trabajaba también el recordado Santiago Fernández, gran amigo del Marqués, relaciones públicas y subdirector del Puertobahía.

    Recuerdo que iniciados los años ochenta, encontrándome en el Rincón de Neno, se originó una conversación sobre las composiciones para piano de los grandes compositores ya que a menudo el Marqués refería sus habilidades musicales incluso se permitía alguna pincelada en un pequeño órgano que custodiaba sigilosamente. Algunos de los presentes, como le ocurre al río Guadiana, que aparece y desaparece, dudaron de las aptitudes melódicas de Neno. Entonces, señalando a Pablo, que aparecía con el Orfeón Portuense en una fotografía que yo le había cedido y que guardaba para la ocasión, resaltó que el había sido profesor de canto particular y apuntilló: “si no os lo creéis preguntarle a Santiago que en más de una ocasión me vio por el Hotel dando clases.”

    El bueno de Santiago Fernández, presente en ese preciso instante en el Rincón de Neno, gotera y sibarita de gran prestigio, no solo afirmó que todo era cierto, sino que además Pablo comentaba la exquisitez y pureza musical de don José Luis Benjumeda Molleda, Marqués de Pezagua. Todos los presentes, ante la evidencia, se tragaron alegremente la trola.

    De cualquier manera, tengo que decir que las buenas sensaciones de otras de las ingeniosidades de José Luis Benjumeda Molleda, Marqués de Pezagua, Neno, para sus amigos, sirvieron parta captar una mayor afluencia de clientes en unos inspirados temas musicales. Y todo, gracias a Pablo. Buen ejemplo de calidad de cantores del Orfeón Portuense y mejor persona.

Deja un comentario