1.683. EL INVISIBLE LEGADO DE ALBERTI

El «oscuro laberinto» con el que escritor Benjamín Prado se refiere al legado de su amigo y poeta Rafael Alberti sigue sin encontrar luz, a pesar del comunicado de rectificación que emitió la Fundación encargada de velar por ese patrimonio.

En la imagen, Rafael Alberti, Asunción Mateo y Luis Caballero en la bodega del Castillo de San Marcos, antes de los Hermanos Gonzalez Bruzon y posteriormente de sus herederos. / Foto: Fito Carreto.

El artículo que el autor de 'Mala gente que camina' publicó  en el periódico 'El País' con motivo del 109 aniversario del nacimiento del portuense sirvió para poner de manifiesto los graves problemas que, desde mucho antes de la muerte de Alberti, han rodeado la conservación y puesta en valor de los tesoros artísticos cedidos en vida «al pueblo de Cádiz».

Enumeró muchos de estos enigmas Prado en su texto, y en una conversación con  no dudó ni un ápice en volverlos a repetir, por más que la nota firmada por el secretario de la Fundación tratará de matizar esas afirmaciones. El embrollo más notorio es la supuesta desaparición de buena parte de los fondos legados. «Las joyas del poeta» de las que habla Prado, a saber, los Picasso, Miró, Tàpies, Saura, Caballero, Genovés, Quatrucci o Guinovart, no están «desaparecidas», sino «custodiadas con las medidas de conservación y seguridad adecuadas, y han sido expuestas de forma temporal siguiendo recomendaciones de especialistas en conservación de obras de arte», según reza el comunicado de la Fundación.

Repuesta insuficiente según Prado. «¿Dónde están? Que lo saquen mañana, si están será para algo, no para guardarlos. Lo que está invisible no existe», contraataca el escritor, empeñado en poner más «a la vista, más presente», el legado bibliográfico y artístico del autor de 'Marinero en tierra'. Un patrimonio que en los últimos años ha sufrido tantos vaivenes que han acabado por deslucirlo y casi olvidarlo. Como la propia figura de Rafael Alberti. Ese es el principal caballo de batalla de Prado, el único motivo por el que escribió el artículo de 'El País' y, por desgracia, una realidad palpable. Solo hace falta retrotraerse a la semana pasada, a las actividades preparadas por el Ayuntamiento de El Puerto para celebrar el cumpleaños de Alberti. Acto al que por no ir figura literaria destacada alguna, no fue ni la viuda del poeta, María Asunción Mateo.

Precisamente, el comunicado remitido también hace referencia al papel de Mateo en la Fundación. Según el documento, ni ésta está totalmente disuelta, sino inmersa en «un proceso de extinción para transformarla en una nueva entidad», ni mucho menos inició esta refundación por falta de fondos como alude Prado en su artículo, sino por la decisión personal de Asunción Mateo de «renunciar al cargo de presidenta de la misma, tras estar al frente de la entidad durante 17 años de forma no remunerada», rectifica el comunicado. Un documento que, por otra parte, reconoce la disminución del número de actividades organizadas por la Fundación y la repercusión mediáticas de las mismas, un hecho que justifica por «la drástica reducción de las subvenciones procedentes de los organismos patrocinadores, unido a la crisis económica general». «Cuando baja el agua bajan todos los barcos», entiende Prado que, en cualquier caso, denuncia que esta Fundación «nunca ha sido lo que debería ser».

«Lo único que quiero es que Alberti vuelva a ser el poeta querido de la calle, por desgracia está casi desaparecido, quiero que ocupe el lugar que merece en el mundo de las letras y que su legado, ausente, censurado o manipulado, esté por fin expuesto a todos los gaditanos y a los españoles», sentenció. (Texto: R. Vázquez. Foto: Fito Carreto)

Deja un comentario