Saltar al contenido

LASDOS_PUERTOSANTMARIA

Sobre piropos y otras cuestiones, este recordatorio de Luisa Cárave y de Milagros Govantes, que el colaborador de Gente de El Puerto, Luis Suárez Ávila, escribió hace unos años, a su partida

Entre los días 24 y 25 de diciembre sus amigos hemos hecho un penoso doblete en el tanatorio. Se nos han ido, una detrás de la otra, dos mujeres imprescindibles en el paisaje urbano de esta Ciudad: Milagros Govantes Pico y Luisa Cárave García. Fueron, las dos, señoritas prolongadas, esto es, que nacieron solteras y murieron tal cual, pero con una soltería fecunda en amor al prójimo, en solidaridad y en entrega a los más necesitados.

Tenían, las dos, un concepto cristiano e integral de la familia y el don de la amistad. Ambas dos eran admiradas, admirables, y la alegría las desbordaba. Una y otra pasaron por esta vida haciendo el bien. Se lo impusieron como misión en este mundo: La atención a los indigentes, a los más pobres, a los drogadictos, a los marginados, a las monjas de clausura... Fueron consejeras y paño de lágrimas de sus familias y amigos. Y, sin embargo, ninguna de las dos llevaban la angustia, ni la tristeza como bandera. Ambas dos eran, sin embargo, indispensables en toda clase de reuniones, fiestas y saraos. Las dos terminaban cantando o bailando. A alegres, nadie les ha ganado.

Milagros, altísima, recordaba un piropo que le dijeron en Sevilla cuando joven: “Anda, hija, que el día que te mueras te van a tener que enterrar en la recta de Los Palacios”. A Luisa, yo siempre le decía, desde hace muchísimos años, más de los que conviniera, eso de: “Luisa, Dios te haga santa, porque buena ya lo estás”. Y a ella se le alegraban las pajarillas, sanamente. Ambas dos tenían amistades en todos los confines del mundo conocido que cultivaron desde siempre. Ambas dos dedicaron muchas horas a la Archicofradía y Esclavitud de la Patrona, al culto de la Virgen, al arreglo y mantenimiento de la capilla, a que no faltara de nada. Por eso tengo mis dudas razonables sobre los que afectan trascendencia y engolamiento y dicen ser unos pobres cristianos. No hay nada mejor que ser cristianos alegres, festivos y divertidos. Las dos fueron cristianas de auténtica parábola: la de los talentos, la de la luz,…

Bajo el manto de difuntos de la Virgen de los Milagros salieron las dos de este mundo y las velamos y bajo su amoroso manto habrán sido acogidas. Sus padres las esperaban con los brazos abiertos. Han vuelto a casa por Navidad. /Texto: Luis Suárez Ávila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido