2.794. Carmen Cairon Carbonell. La grandeza de corazón

carmencaironcarbonell_puertosantamaria

Carmen Cairon Carbonell nace el 14 de abril de 1931 en la Casa de la Aduana, en el seno de una familia marinera, siendo la quinta de cinco hermanos, todos dedicados a la pesca. Carmen, de joven se dedicó a remendar redes de pesca y a hacer mallas de las famosas botellas de ‘Centenario’, de Bodegas Terry. /Foto: Guillermo Verano.

1931.
Las vías pecuarias de El Puerto de Santa María fueron clasificadas mediante estudio topográfico por Real Orden de fecha 9 de marzo de 1931. El 12 de abril se celebran elecciones municipales. El 31 de mayo, ya con la II República, se vuelven a celebrar los comicios locales. Fueron alcaldes ese año Eduardo Ruiz Golluri por los conservadores y Francisco Cossi Ochoa, por los progresistas.

Rafael Alberti estrena su primera obra de teatro: 'El hombre deshabitado' y se afilia al Partido Comunista. Pedro Muñoz Seca estrena las obras de tratro: “¡Todo para ti!”, “El alma de corcho”, “El drama de Adán”, “Mi padre”. El 14 de abril nacen el primer alcalde del actual periodo democrático, Antonio Álvarez Herrera, el 22 de mayo el pediatra Juan Luis Bootello Reyes, el 28 de diciembre Francisco Sánchez Aguilar, del desaparecido Tabernón Sánchez, de la calle Ganado y el pintor portuense Vicente Galán. Joaquín García Romeu nace en Cádiz.

rives22_ginebra_puertosantamaria

Casada con Guillermo Verano Gallardo, trabajador dedicado a varios oficios: desde marinero hasta embotellador de Destilerías Guadalete --la actual Rives-- donde prestó sus servicios profesionales durante cuarenta años, compaginándolo como portero de emblemáticos Cines porteños como el Teatro Principal o el Central Cinema, ambos pertenecientes a la empresa Nuchera. Tuvieron cinco hijos y nueve nietos.

Carmen es una persona de gran corazón, siempre ayudando a los demás. Recuerda su hijo Guillermo que “en mi casa, a la hora del desayuno, siempre estaba colmada de gente; recuerdo que cuando cerraron el internado del Instituto Laboral, hoy Santo Domingo, acogimos a un estudiante de Alcalá del Valle para que pudiera terminar sus estudios”. Siempre de forma altruista, no había persona que llamara a su puerta pidiendo ayuda, que se fuera con las manos vacías. Hoy, a sus 85 años sigue teniendo el mismo espíritu de persona bondadosa.

Deja un comentario