2.848. Francisco Javier de Terry Muñoz. El marquesado de San Juan de Carballo cumple 250 años.

francisco-javier-de-terry-munoz-puertosantamaria

Son, 250 años y seis meses los que se cumplen este mes de la concesión del título nobiliario de Marqués de San Juan de Carballo, que hoy ostenta, en calidad de viudo, Francisco Javier de Terry Muñoz. Un 10 de diciembre de 1765, el rey Carlos III, mediante un real decreto, se lo concedió a Antonio Pardo Sánchez de Ulloa y Taybo, «para sí, sus hijos y herederos, y sucesores perpetuamente, en atención a su distinguida nobleza y a los recomendables servicios que sus ascendientes tienen hecho a la Corona, y con especialidad, su tío Antonio Pardo de Figueroa, Caballero que fue del Hábito de Santiago».

Así comienza el documento de concesión que obra en poder de la actual familia que ostenta el marquesado, y que facilita desde Sevilla José Ramón Moreno Fernández-Figares (una autoridad mundial de la filatelia, entre otras cuestiones), esposo de María Ángeles de Terry Esquivias, que es a la que correspondería tal distinción, como heredera de la anterior marquesa, su madre Marsale María de los Ángeles Esquivias García del Cid. La solicitud de sucesión fue publicada en el Boletín Oficial del Estado en marzo del 2014. Pero otra persona alegó mejor derecho, así que ahora están a la espera de que el Ministerio de Justicia decida. Por tanto, el actual marqués es el viudo de la marquesa y suegro de Moreno, Francisco Javier de Terry, quien en todo caso lo seguirá ostentando mientras viva como «marqués viudo de San Juan de Carballo», con independencia de a favor de quien se produzca la nueva Real Carta de Sucesión.

marquesado-san-juan-de-carballo-puertosantamaria

¿Y por qué se concede por primera vez este título? Moreno selecciona algunos párrafos de textos históricos en los que se explica la génesis. Textualmente: «Antonio Sánchez de Taybo y González de Castro, beneficiario, había nacido en Brives de San Cipriano, del término municipal de Cambre, cerca de La Coruña, en 13 de diciembre de 1714, siendo apadrinado por Bartolomé Sánchez de Boado, Señor del Coto de Armuño. Era hijo de Gregorio Sánchez de Taybo y de Lucía González de Castro, pertenecientes a nobles familias gallegas que poseían las jurisdicciones de los Cotos de San Juan de Carballo y Bergondo, y sobrino del citado Antonio Pardo de Figueroa, del Hábito de Santiago, que poseía una inmensa fortuna en Cádiz, con la que instituyó un rico mayorazgo a favor de su sobrino el primer Marqués de Carballo, quien desde entonces se llamó Antonio Pardo y Sánchez de Ulloa».

Continúa el relato: «El Marqués de Carballo, criado en Cádiz desde los siete años, había casado en aquella parroquia del Sagrario el 15 de diciembre de 1753, en matrimonio secreto, con Mariana Rodríguez de Quindós descendiente también de nobles familias gallegas, como los Señores de Saltar y los Marqueses de San Saturnino. De este matrimonio solo nació una hija, Celestina Sánchez de Taybo, bautizada en el Sagrario de Cádiz el 10 de abril de 1756 y casada en la misma parroquial el 6 de noviembre de 1771 con Pedro Liaño y Romero, Coronel del Regimiento de Dragones de Villaviciosa y Caballero de Santiago, sucesores del Título el 23 de febrero de 1789».

Después, la línea sucesoria siguió hasta la actualidad, con el título pendiente de ser adjudicado, aunque por lógica parece que recaerá en la hija de la última marquesa. En la casa familiar de El Puerto de Santa María (donde reside el marqués) tienen el escudo de armas. Moreno explica que acuden con frecuencia a Galicia. «Desde niño hemos veraneado ahí, en concreto en la playa del Castillo, muchos antes de que hicieran el parador», en referencia a la localidad pontevedresa de Baiona. ¿Y a Carballo? «A la primera oportunidad nos encantará ir a Carballo», asegura.

Será el momento de conocer más detalles de un título sobre el que escribió Xan Fraga y Carlos Daviña, y más recientemente indagó Ricardo Vilas, y que coloca a Carballo en la élite de la nobleza española. El primer marqués se crió en Cádiz y desde entonces ha estado ligado a esta provincia. /Texto: S.G. Rial.

Deja un comentario