93. TERESA Y JOSÉ LUIS. Las Papas Fritas del Parque.

Tere y Selu llevan 30 años en el Parque haciéndonos la vida más felices, gracias a las papas fritas, a las patatas chips. Gracias a su buen hacer y a la constancia de la fiel clientela, han conseguido sacar adelante a sus tres hijos.  La profesión de churrerros también la llevan para delante: criar tres hijos cuesta mucho. Teresa Palma Leiva y José Luis Salguero Venegas son los herederos de una antigua tradición: las papas fritas del Parque al estilo artesano, recién fritas y crujientes. Ahora mismo, escribiéndolo, me entran ganas de dejarlo todo e irme para el Parque Calderón. Pero no es domingo, ni es verano por la tarde. ¡Mecachis! (que es un taco italiano).

In the Park Tere and Selu have been making our lives happier for 30 years, thanks to their crisps, their potato chips or however you want to call them. Thanks to their hard work and their loyal customers they’ve been able to support their three children.  They also have a stall selling churros: bringing up three children is an expensive job. Teresa Palma Leiva and José Luis Salguero Venegas have inherited an ancient tradition: Park crisps, home made, recently fried and crunchy. Right now, writing this, I really fancy stopping everything and heading for the Calderón Park. But it’s not Sunday, nor is it a summer afternoon. Damn! (excuse my French).

La tradición le viene a José Luis por parte de familia. Su abuelo Facundo y su padre Miguel ya se habían dedicado a este negocio de la patata. Ellos siguieron esta faena desde que había cinco puestos de patatas en el Parque. Hoy solo están ellos y a veces abre un segundo kiosco aunque, nos consta, son los preferidos por veteranos. Hace diez años los puestos de patatas estaban al aire libre, hiciera frío, calor o lloviera, solo se guarecían los equipos con una lona cuando se guardaban hasta el día siguiente. Desde que se instalaron los kioskos, la cosa a ido a mejor. Antes,  Tere y Selu estaban situados frente al lugar que ocupan hoy pero, cuando un jerezano de nombre Rafael se jubiló,  cogieron ese sitio que parece mejor dispuesto.

Precisamente ese Rafael era el proveedor de patatas del conocido “el Papi”, vendedor de patatas ambulante por Vistahermosa, a quien le dedicamos un anterior artículo en Gente del Puerto. A la jubilación de Rafael ellos siguieron con la tradición durante cuatro años, pero el asunto era complejo y dejaron de prestar ese servicio, por lo que El Papi, Rafael Pérez Sánchez “el millonario de Vistahermosa” como el mismo se pregona, ahora vende productos del Cortijo del Olivar, las papas fritas de Arcos empaquetadas en origen. Así, si Vd. quiere seguir probando las patatas tradicionales del Parque, tendrá que desplazarse hasta allí domingos o festivos por las mañanas, salvo en verano que están todas las tardes. Para redondear la faena, por las tardes están en el puesto de churros de unos parientes, el único que queda en el Mercado central, y los domingos y festivos de verano, por las mañanas, en el puesto que tienen instalado en la Barriada Luis Caballero, junto al Centro de Salud. Dos anécdotas, por citar solo dos, ilustran la popularidad de sus productos: un señor, natural de Ibiza, se presentó un día con tres fiambreras para que se las llenaran de tan delicado producto, ya que pensaba sorprender a su familia tras el vuelo del avión. Y otra, en un crucero por el Mediterráneo, una familia que había veraneado en nuestra Ciudad coincidió con unos portuenses que también realizaban el crucero: al identificarse como de El Puerto, les dijeron que -aparte del marisco- las patatas fritas del Parque de Tere y Selu era el mejor manjar gastronómico que se habían llevado a la boca en nuestra Ciudad. Pues que sigan y nos sigan complaciendo, a nuestros hijos y a nuestros nietos. (Foto Colección Miguel Sánchez Lobato).

Han pasado 30 años. Una generación y media. Su hijo mayor ya tiene 24 años y les ha dado dos nietas. Por el Parque, por el Kiosko de siempre han pasado todo tipo de gente del puerto de a pie, y caras conocidas de todos los ámbitos a nivel nacional: el ex ministro Álvarez Cascos, el mago Juan Tamarit, el actor José Luis López Vázquez, el periodista Carlos Herrera habitual de la zona, Lolita y su marido antes de separarse, las periodistas Irma Soriano y Nieves Herrero, los toreros Finito de Córdoba y Emilio Muñoz, el presidente del Sevilla, Del Nido, el jugador del Betis, Gordillo, Aitor Ocio del Bilbao o Juan Ramos, entrenador del Betis. Seguro que nuestro paisano Joaquín también se encuentra entre los consumidores de patatas. Un domingo de verano pueden gastar entre 150 y 200 kilos de patatas, que por cierto son de la zona: vienen de la vecina villa de Puerto Real; en invierno de otros puntos de España. El aceite es de girasol y la sal de las salinas de El Puerto que para eso es una industria trimilenaria de la que presumimos aquí.

El Parque de Ruiz Calderón visto desde el Edificio del Bar Liba, en la Plaza de las Galeras Reales. (Foto Jorge Roa).

2 comentarios en “93. TERESA Y JOSÉ LUIS. Las Papas Fritas del Parque.

  1. Francisco Bollullo Estepa

    A PROPOSITO DE LAS PAPAS FRITAS

    A propósito de las papas fritas, quiero hacer un modesto comentario de un vendedor de los años 50/60 del siglo pasado, que entre otras ocupaciones era la de vendedor de papas fritas, crujientes y recien salidas del sartén, una gloria para aquellos tiempos.
    Me refiero a Joaquín Peña Leyva, una persona que tuve el honor de conocer y pude honrarme con su amistad, practicamente hasta los últimos días de de su vida.
    Joaquín, o el tío Joaquín entre sus muchas ocupaciones fué hombre que tuvo, fué hombre hizo rifas en el tren, tuvo una "fabrica de papas fritas" de la que fué gerente, director de producción y director comercial, me acuerdo que iba delante de las procesiones y se acercaba a todas las reuniones de chavales y nos preguntaba: ¿ Chacho habéis merendado?, como es natuural todos le compràbamos.
    Posteriormente tuvimos más contacto, pues frecuentábamos la Tertulia Flamenca Tomás El Nitri y teníamos conversaciones y diálogos que casi a diario se nos iba una hora en arreglar el mundo.
    Era un gran aficionado al flamenco y hacía una salida por seguiriyas y por soleá que destemplaba al artista más grande, porque era increible que de esa garganta saliera sonidos más caracoleros, seguramente podía ser del cuarterón de gitano que tenía.
    En el baile también daba su vueltecita, imitando un poco al Caneco.
    Ultimamente aparte de la Tertulia Flamenca, daba sus paseos por Restaurante Flores, vendiendo algún que otro décimo de lotería.
    Me consta que fué un excelente marido y padre de 3 hijas, no recuerdo cuando nietos tenía, pero bueno creo ha sido una persona que, a mi juicio debe se recordada por su trayectoria de hombre de bien.

  2. portuensa

    Eso es verdad las mejores papas fritas del Puerto. Tere y Selu son muy buena gente y trabajadores,desde aquí un saludo y que sepaís que os aprecio.Un abrazo.

Deja un comentario