670. LA HISTORIA DEL CUADRO DEL RESBALADERO.

resbaladero1_juanlara_puertosantamaria

Boceto de la Antigua Lonja del Pescado: El Resbaladero. Obra de Juan Lara. 113x50 cms. Año 1975. (Boceto propiedad de Francisco García Áspera).

elresbaladero_color_juanlara_puertosantamaria

El cuadro a color.

La historia del cuadro de la antigua Lonja del Pescado, conocida como ‘El Resbalón’  o ‘Resbaladero’ viene marcada de un desencuentro entre dos amigos: Luis Maximino Sordo y Juan Lara. En aquel Restaurante El Resbaladero regentado por los Sordo paraba Juan Lara, por la proximidad de sul trabajo en la desaparecida Ayudantía de Marina (donde está hoy el flamante Paseo de la Bajamar), y la relación entre cliente y restaurador de estómagos pasó a convertirse en una relación de amistad.

resbaladero2_juanlara_puertosantamaria

Detalle, en primer término del remate de la fachada del Resbaladero. En segundo y llenando el boceto, el Castillo de San Marcos.

Tal fue así que a Juan, en una de aquellas tardes de confidencias, allá por el año 1975 le dice a su amigo Maximino que le gustaría pintar el edificio de aire barroco, que albergó hasta 1876 la Lonja del Pescado. Y dicho y hecho, en un papel plasman el acuerdo por el que uno pone los materiales: lienzos, pinturas, marco y el otro la mano y sabiduría del artista, acordando depositarlo en el Salón Posada de Las Ánimas de El Resbaladero mientras ellos vivan y, en caso venta, o por  liquidación de herencia, el 65% del cuadro correspondería a Juan y el 35% a Maximino. mas el abono de los gastos para la creación de la obra. De este documento se hacen dos copias en un papel corriente, sin darle más importancia ni elevarlo a escritura pública. El papel de Juan, desaparece.

resbaladero5_juanlara_puertosantamaria

Detalle, gitana vendiendo botijos.

Con el tiempo, --estamos en 1989-- por circunstancias económicas, Ignacio y Teresa Sordo, hijos de Maximino, y ya desaparecido éste, sin contar con Juan Lara deciden vender el cuadro que les había correspondido en herencia a Borja Osborne (en la actualidad, fallecido), quien desconocía el acuerdo entrambos, lo que lleva a producir un litigio, que acaba en los tribunales, entre los citados y el pintor. El comprador permanecía ajeno al conflicto de intereses.

Esta circunstancia le cuesta al pintor un disgusto, quien harto de abogados, jueces y años de pleitear, le llegaría a confesar en una carta a Paco Arniz, a la sazón presidente de la Academia de Bellas Artes, su hartazgo por el pleito y la situación  que lo envuelve. En aquel escrito, fechado el 4 de diciembre de 1992, y al que hemos tenido acceso, escribía de su puño y letra, como le gustaba hacer al pintor, lo siguiente: "No se que destino le depararé a ese pobre lienzo en el que vertí  --en su día-- muchas horas e ilusiones pictóricas, no para la Gloria o remedio económico, sino para Satisfacer esa inquietud artística que  no pueden negarme ni jueces, abogados, crítica y enemigos."

juanlara_4_12_1992_puertosantamaria

Fragmento del escrito que dirije Juan Lara a Francisco Arniz, el 4 de diciembre de 1992.

Por cierto que actuaron de abogados, por parte de Ignacio Sordo, el gaditano Manuel María Alvarez Campana y Gaztelu  y por parte de Juan Lara, el jerezano Benito Pérez, 'el jurispoeta'. Luis Suárez Avila fue consultado  por ambas partes, todos amigos, y declinó intervenir por ninguno. Como afirmaba el propio Suárez Avila, "Ni mi amistad, que venía de mi padre, entrañable con Juan Lara, ni la de los hermanos Sordo que venía desde tiempos del colegio, me permitió intervenir, por parte de uno o de otro".

resbaladero6_juanlara_puertosantamaria

Detalle, carro con barriles.

Mientras se resolvía el pleito, dicho cuadro permanecería en depósito en la Academia de Bellas Artes ‘Santa Cecilia’, por dictament judicial, donde ocuparía una pared entera precisamente en la 'Sala Juan Lara' (mide 4,75x1,90 metros), hasta su entrega definitiva al propietario final, Borja Osborne, que lo había adquirido a Ignacio Sordo, como indicábamos más arriba. Allí estuvo algo más de cuatro años y el propio Juan Lara mandó a un fotógrafo del Museo del Prado para que le hiciera unas buenas copias del lienzo, que buenas debieron de ser pues permaneció aplicado a su labor, entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde.

cuadro_resbaladero_puertosantamaria

El cuadro de grandes dimensiones (4,75x1,90 metros), instalado en en Salón Posada de Las Ánimas, de El Resbaladero, antes de su traslado. En este salón se encuentra en la actualidad una discoteca.

03061978-RESBALADERO_PUERTOSANTAMARIA

El cuadro, testigo de reuniones y comidas, como se aprecia en la imagen.

traslado_resbaladero_puertosantamaria

Momento del traslado del cuadro, desde el Resbaladero hasta la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia, ante la mirada de Benito Pérez, abogado de Juan Lara y Francisco M. Arniz, presidente de dicha academia, el 11 de octubre de 1990.

El juzgado, finalmente dictamina  que el cuadro, según ley, al pasar más de cuatro años en depósito en un lugar, pasa a ser del propietario de donde se encuentre el bien mueble, es decir del Restaurante El Resbaladero, si no existen documentos que prueben lo contrario. Y la copia del documento de Juan, según afirmaba el propio pintor, había desparecido. Si esgrimió el artista ante el juzgado un documento firmado por el propio Lara y Francisco González, esposo de María del Carmen Sordo, otra hija de Maximino,  fechado en 1989, en el que se recogían los términos de la propiedad expuestos más arriba. Pero el juzgado no lo dió por bueno y el pintor perdió el contencioso.

arniz_lara_benamahoma_puertosantamaria

En la imagen, Francisco Arniz y Juan Lara, disfrutando de un día primaveral en Benamahoma (Cádiz), donde el pintor tuvo uno de sus estudios.

El boceto y detalles del mismo que reproducimos, estuvieron en el Salón del Resbaladero y fue adquirido por su actual propietario, Francisco García Áspera que ha tenido la gentileza de reproducirlo fotográficamente para Gente del Puerto. Asimismo, el grueso de la información incluida en esta nótula ha sido facilitada por Francisco M. Arniz Sanz, pintor y crítico de arte, al que le unió una buena amistad con Juan Lara.

5 comentarios en “670. LA HISTORIA DEL CUADRO DEL RESBALADERO.

  1. PILAR DE NORIEGA

    ME ENCANTA LA PINTURA DE TU ABUELO.. ME ENCANTARIA TENER UN OLEO COSTUMBRISTA DE ALGUN LUGAR DE ANDALUCIA HECHO POR EL.
    ES MUY ALEGRE.

  2. cristina

    soy cristina nieta del pintor,recuerdo todo el lio con ese fantastico cuadro que al final perdio

  3. FCO. LARA

    EFECTIVAMENTE EL CUADRO ESTABA EXPUESTO EN EL SALON DE ANIMAS DEL RESBALADERO, AUN RECUAERDO POR EL AÑO 1983 CUANDO ESTUVE TRABAJANDO EN ESTE RESTAHURANTE CUANDO IGNACIO SORDO ME PEDIA QUE LE DIERA UN PEQUEÑO REPASO DE LIMPIEZA AL CUADRO YA QUE SE ENCONTRABA COLGADO MUY PROXIMO A LA PUERTA DE LA COCINA Y POR LOS GASES Y HUMOS DE GRASAS QUE DESPRENDIA EL LIENZO ESTABA MUY SUCIO DE GRASA, YO NO TENIA NI IDEA DE COMO LIMPIAR ESTO Y ME LIMITABA TAN SOLO A PASARLE UN PAÑO UN POCO HUMEDO, ESTE CUADRO SIEMPRE ME IMPRESIONO MUCHO POR LAS DIMENSIONES DEL MISMO Y LO BONITO QUE ES, Y ADEMAS QUE JUAN LARA ERA PRIMO HERMANO DE MI DIFUNTO PADRE.

  4. ACL

    Una nótula muy interesante, que invita a la reflexión de la importancia de elevar a escritura pública los acuerdos…

    Es posible que la fecha del acuerdo fuera anterior a 1975. Por aquel entonces, ya hacía varios años que Juan Lara, no solo se había despedido de la Marina, sino también de todo lo que tuvo que ver con ese periodo de su vida, "durante el cual hubo de todo; bueno, malo, malísimo y más y mas cosas, aunque también grandes amigos... “ Estas palabras aparecen en su libro, "Mis recuerdos", por cierto, bellas y emotivas pinceladas de su vida, cuyo prólogo es, precisamente, de Francisco M. Arniz Sanz.

Deja un comentario