Durante su estancia en El Puerto de Santa María en 1667, el entorno de Potemkin y el propio embajador, estuvieron más preocupados por quien se hacía cargo de su estancia y de su numeroso séquito (algo habitual entre países con relaciones diplomáticas), por el trato dispensado a su dignidad, mas que por el motivo de establecer relaciones comerciales entre España y Rusia. Y es que el Duque de Medinaceli, sin contar con la autorización real, no se atrevía a iniciar relaciones diplomáticas por su cuenta. Ayer martes, el embajador ruso Yuri Korchagin, visitó la Ciudad para conmemorar el 350 aniversario de la primera delegación diplomática rusa a España. | En la imagen, Potemkin, ataviado con una gran túnica, capa de pieles y tocado de con gorro como símbolo de la dignidad que representaba. Lienzo de Juan Carreño de Miranda. Museo del Prado. 1681. ...continúa leyendo "3.455. La estancia de Potemkin, embajador del zar ruso, en El Puerto"