3.467. María Antonia Martínez Valera. Diplomada en Relaciones Laborales y licenciada en Ciencias del Trabajo

María Antonia Martínez Valera, es de las portuenses nacidas en Murcia capital aunque lleva viviendo en El Puerto de Santa María --su Ciudad de acogida-- y a la que tanto ama desde hace 37 años: desde que contrajo matrimonio en 1980 con el portuense de la calle San Juan, Manuel Morillo Sánchez, Manolo Morillo (ver nótula núm. 2.760 en Gente del Puerto). Es por tanto portuense por elección durante ya casi dos tercios de su vida. Madre de familia, voluntaria en asociaciones humanitarias y humanista a la que interesa la educación y el patrimonio histórico local y Teniente de Alcalde en el gobierno municipal de El Puerto durante el mandato 2011-2015.

Hija de Fuensanta Valera Quetcuti y de Ramón Martínez Alcaraz (imagen superior), nace el 22 de enero de 1960 en el barrio de San Antolín en la capital de la Huerta de Europa. Sus padres vivían por motivos laborales en Valencia y se trasladaron hasta la tierra de Salzillo para que María Antonia viniera al mundo rodeada y al calor de su familia. Es la mayor de dos hermanas (María de la Fuensanta –su hermana más pequeña- vive en Murcia). Pasó su infancia en la Alberca de las Torres, pedanía situada en la falda de la Sierra de la Fuensanta a unos 5 kms de la capital.

|Imagen de María Antonia, con pocos días.

1960.
El año de su nacimiento, 1960 el número de habitantes de hecho de El Puerto de Santa María era de 35.505 habitantes y 35.610 de derecho, siendo el número de hogares censados de 7.517. Era alcalde Luis Portillo Ruiz. En las Fiestas Típicas Gaditanas, triunfaba la comparsa portuense ‘Los Bartolos Vagos’ obteniendo el Primer Premio de comparsas provinciales. Se funda la hermandad de la Oración en El Huerto. Rafael Alberti hacía la segunda de sus tres visitas a Cuba. El poeta José Luis Tejada publicaba en las revistas poéticas ‘Arrecife. Mensaje de Poesía’ (Cádiz) y ‘Calandria. Alas de Poesía’ (Jerez) y en la Revista local ‘Cruzados’ ‘Misterios amorosos para rezar los días de luna llena (De un rosario apócrifo)’, figurando en la Antología de la Poesía Española Vol. IV.

| Imagen de El Puerto en 1960. Delante del Bar Santa María, en el portuense Parque Calderón: Juan, Luis y Alvaro Osborne, Agustín Peralta, Fernando Merchante, José Mª Martinez Ruiz, José Mª Martinez Govantes, Miguel Rascón, Fernando Osborne, Agustín Merello y Juan Carlos Terry. | Foto: Cuéllar.

Manolo Prieto, iniciaba una serie de medallas sobre La Tauromaquia, para la Casa de la Moneda.  Nacían, también, la poetisa Inmaculada Moreno Hernández y Carmen Cebrián González, Dra. en Historia y presidenta de BBAA.

Pero volviendo a nuestra protagonista, desde muy niña no lo tuvo nada fácil. La desaparición de su padre cuando los catorce años llamaban a las puertas de la tan ansiada adolescencia, truncaron una prometedora carrera estudiantil que el paso de los años y su esfuerzo personal han reparado con creces.

| La segunda por la izquierda con el Club Juvenil 'Las Brujas', en su etapa adolescente.

Su prematura incorporación al mundo del trabajo con la responsabilidad de ayudar a la subsistencia familiar, marcó profundamente el devenir de sus años jóvenes. Años estos, que supo aprovechar para su formación tanto laboral como personal.

De Hiper Murcia a Pryca Puerto
De vender zapatos en un comercio de un singularísimo barrio de su querida Murcia, pasó fruto de su esfuerzo y espíritu de superación a formar parte del equipo directivo de la multinacional francesa que popularizó la palabra ‘Hiper’ en todo el Estado español como un exceso del carro de la compra. El precio y la calidad de Pryca la trajeron por estas tierras para dejarnos su magisterio y su talante de buena persona.

| En 1979 en la tierra del Hiper en El Puerto de Santa María.

Fue precisamente en una comisión de servicio por un breve espacio de tiempo en la tienda de Pryca en El Puerto de Santa María cuando María Antonia pisó por primera vez en el año 1979 las calles de la Ciudad que configurara como tal el Rey Sabio. Se alojaba en el Hotel Puertobahía. Le llamó mucho la atención por aquel entonces que las mujeres en El Puerto no solían entrar solas en las cafeterías y reunirse a tomar café o un aperitivo por su cuenta...

| Una imagen de María Antonia en 1979.

Otra cosa que le chocó era que en PRYCA era costumbre que los empleados de oficina no se relacionaran con los empleados de tienda salvo para cuestiones estrictamente profesionales. No estaba bien visto, ni entonces ni ahora, que los de la oficina confraternizaran con los operarios y las cajeras. A María Antonia le extrañaba mucho que los de oficina desayunaban juntos y no quisieran saber nada de compartir ese momento con los carniceros, charcuteros, pescaderos, etc... regla ésta que nuestra protagonista se saltó durante el tiempo que estuvo en El Puerto destinada, y siempre solía empatizar y desayunar con el personal de intendencia por así decirlo.

| El río Segura, a su paso por Murcia.

Viniendo como venía de un lugar de la costa levantina fundado por el emir de Al-Ándalus Abderramán II, luego reconquistada por Alfonso X ‘el Sabio’, cabe suponer sin ningún género de dudas que el idilio de María Antonia con Andalucía tiene unos orígenes muy arraigados.

| Reunión de amigos en El Puerto: de izquierda a derecha, Maricarmen Díaz, Juan Carlos Jiménez Lavi, Maricarmen Naranjo, Manolo Morillo, Eloísa Morató, Lola Gaseni, María Antonia Martínez y agachado, José Manuel Jiménez Lavi.

Entre el Guadaletín y el Guadalete
Buscando cosas en común tal vez tuviera algo de culpa que el río Guadaletín, conocido también por Sangonera a su paso por el municipio, y que discurre a través del canal del Reguerón por la zona sur de la vega, desembocando en el Segura aguas abajo de Murcia, tan abajo, que el tal Guadaletín pudiera imaginariamente ser un primo hermano lejano de nuestro últimamente tan controvertido río Guadalete.

| Recibiendo el ramo de novia de manos de su suegro, Pepe Morillo.

Por estas tierras andaluzas y porteñas se agradece públicamente a los franceses que la enviaran como avanzadilla durante unos pocos días a esta bendita ciudad. Días de invierno crudo allá por el año 1979, que fueron más que suficientes para que la física y la química se fusionaran adecuadamente en forma de noviazgo con un portuense, y convergieran en lo más alto del Santuario de la Fuensanta el día de todas las madres de 1980, con la ceremonia nupcial.

| Manolo Morillo y María Antonia Martínez, 37 años de matrimonio ya ...

La familia
Con veinte años contrajo matrimonio con Manolo Morillo, pero ha vivido más tiempo en El Puerto que en su localidad natal, por lo que se considera una porteña más. De esta unión han nacido cuatro hijos: Mari Santi, Almudena --que los ha hecho abuelos-- y los gemelos Lucas y Nicolás. Ha vivido en la calle Santa Lucía de casada y desde hace 27 años en la calle Villa de Calpe, muy cerca de la Casa de la Cultura.

| Tras el alumbramiento de los gemelos Lucas y Nicolás, en abril de 1991.

| Familia numerosa: Mari Santi, María Antonia, Manolo, Almudena, Nicolás y Lucas.

De entonces acá, sus hijas e hijos han sido y siguen siendo su máximo proyecto de vida. Aunque desde hace tres años que llegó al mundo su nieta Carmela, ese proyecto se ha ampliado felizmente. Carmela, tiene un buen espejo donde mirarse entre su madre y su abuela.

| Imagen de la orla de su licenciatura en Ciencias del Trabajo.

Formación académica
Pero María Antonia, fiel a sí misma, no conforme con la tarea de llevar hacia adelante a una familia tan amplia, a la vez, ha querido y sigue queriendo crecer individualmente como persona. Para ello no ha cejado en su empeño con el estudio. Era la deuda que tenía contraída consigo misma, y a fe que la está saldando con creces. Estudió Auxiliar de Farmacia, de Enfermería, de Geriatría y de Psiquiatría. Está en posesión del título de Gestora Inmobiliaria. Su diplomatura en Relaciones Laborales, su licenciatura en Ciencias del Trabajo, sus comienzos de la carrera de Ciencias Políticas, y sus estudios sobre  la legislación procesal civil española dentro de la Administración de Justicia avalan estas palabras. Y a todo esto, estando casada y con cuatro hijos...

| Durante su etapa de voluntaria en la Asociación de la Lucha contra el Cáncer.

Vocación de servicio y humanismo
Su espíritu de servicio hacia la comunidad en la que vive, El Puerto de Santa María, la llevó a colaborar como voluntaria en distintas ONG de carácter solidario, como la Asociación de Lucha contra el Cáncer,  entre otras. Ha trabajado como auxiliar de Enfermería en el Centro de Cumplimiento Penitenciario Puerto II, en la farmacia de dicho centro y en la Residencia de Ancianos 'Las Banderas'. Su compromiso con El Puerto la llevó a formar parte en el Ayuntamiento como Teniente de Alcalde, Concejala Delegada de Educación y de Patrimonio Histórico representando a los andalucistas en el mandato 2011/2015. Durante este periodo de tiempo,  dinamizó ambas delegaciones municipales con el beneplácito general, tanto de la comunidad educativa portuense, como de la sociedad civil en general en cuanto a Patrimonio Histórico se refiere, poniendo en valor dos pilares fundamentales de la formación del ser humano: la educación y la cultura, ejes y fiel reflejo de su forma  de ser y de su forma de actuar en la vida.

| Menciones Educativas 2014. En la fotografía, de izquierda a derecha el padre franciscano Ángel Angulo O.F.M.; la representante del colegio Hermanas Carmelitas, hermana Emilia Puyana; María Antonia Martínez durante su etapa como Teniente de Alcalde Delegada de Educación y Patrimonio Histórico, el director del colegio Safa Safa Luis, Lorenzo Rus; los directores del IES Pedro Muñoz Seca, Belén Acedo y del IES Pintor Juan Lara, Pedro Fernández Lópiz.

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios en “3.467. María Antonia Martínez Valera. Diplomada en Relaciones Laborales y licenciada en Ciencias del Trabajo

Deja un comentario