3.621. Margarita Díaz Bejarano. Nuevo caso SOS Bebés robados: otro féretro vacío en el gaditano Cementerio de San José

"Allí, junto a ese árbol, ahí dicen que está enterrado". Margarita Díaz es miembro de SOS Bebés Robados y una de las voluntarias que estos días acompañan a los arqueólogos en los trabajos de exhumación en el cementerio de San José. Margarita Díaz, de El Puerto de Santa María, busca a su hijo, nacido el 17 de abril de 1976, cuando ella tenía 17 años, en el Hospital Militar pero que fue trasladado, al nacer sietemesino "pero sano" al Hospital de Mora donde le dijeron que murió. En la documentación del registro municipal pone, sin embargo, que murió en su vientre.

| Margarita Díaz Bejarano, durante una manifestación reclamando atención sobre los bebés robados.

La asociación SOS Bebés Robados Cádiz informa de un nuevo caso de féretro vacío en las exhumaciones que se están llevando a cabo en el gaditano cementerio de San José que comenzaron en octubre del pasado año con el objetivo de arrojar luz sobre los casos de bebés que, supuestamente, murieron en el hospital tras ser dados a luz pero en circunstancias tan extrañas para las familias que sospechan que sus hijos fueron robados.

| Trabajos de exhumación en el cementerio de San José. | Foto: Jesús Marín??

Si a principios de año aparecieron en el camposanto gaditano un ataúd vacío y una sepultura donde faltaba el cuerpo de un bebé, según los libros del cementerio, en la mañana de este lunes la asociación de ámbito provincial ha hecho pública una tercera discordancia, "una caja supuestamente vacía y falta un niño en el recuento de los cuerpos que tenían que haberse enterrado", informan.

3.556. Margarita Díaz Bejarano. Delegada de SOS Bebés Robados en El Puerto

"La madre se ha llevado casi mes y medio asistiendo a la exhumación, sin perder detalle de lo que se iba hallando, anotando en su cuaderno todo la información que el equipo arqueológico le iba a portando. Se trata de un caso de 1976, ella da a luz en un hospital gaditano, lo ve nacer y está sano, llorando con mucha energía. Deciden trasladarlo a otro hospital para meterlo en incubadora ya que nace con bajo peso. Al día siguiente una monja empieza a interesarse por la madre y le hace muchísimas preguntas sobre su vida, es tan sospechosa la actitud de la religiosa que la madre empieza a pensar que algo raro ocurre, a las pocas horas le dicen que el niño se ha puesto malito y poco después que había fallecido. A la familia le enseñan un niño muy grande, algo que no coincide con la versión de que había nacido con poco peso. Tampoco consiguen asistir al entierro, el hospital se encarga de todo y no les avisan para darle el último adiós. La madre se queda toda una vida con laduda que su hijo hubiera muerto, sin que nadie la creyera cuando contaba que todo había sido muy raro", recuerdan las circunstancias de este caso desde SOS Bebés Robados Cádiz.

| El arqueólogo Jorge Cepillo junto a miembros de SOS Bebés Robados al comienzo de los trabajos de exhumación en octubre del pasado año. | Foto: Jesús Marín.

Además, aseguran desde la asociación, "años después", cuando se destapa la trama de los bebés robados, la madre encuentra la documentación que en su día no quisieron darle "y aparece un hombre desconocido firmando en nombre de la familia para autorizar el entierro y dos causas diferentes de muerte imposibles, una “anoxia”, muerte por falta de oxígeno durante el parto, y macerado, que es muerte dentro del vientre de la madre, algo imposible porque fallece, supuestamente, a las 21 horas de nacer".

"La madre está desolada y ha necesitado tomarse un tiempo para asimilar lo que acaba de ocurrirle, ella necesitaba hallar los restos de su hijo para cerrar el duelo y la duda de tantos años y se ha llevado una tremenda sorpresa de que en la sepultura donde tenía que estar enterrado falte un niño y haya una caja vacía en la zona concreta donde tenían que estar sus restos", aseguran desde la asociación que recuerdan que "una vez más el ADN de los otros restos hallados en el mismo hoyo dará luz a este asunto".

Tanto esta familia como el resto que ya han exhumado los restos de sus bebés en el cementerio San José están esperando que el Ayuntamiento de Cádiz de luz verde a enviar los restos a analizar, "algo que se está haciendo muy lento y nadie entiende el porqué", se lamentan. | Texto: T.G. Diario de Cádiz.

Deja un comentario