Y no me estoy refiriendo a Suspiros de España, película que protagonizara Estrellita Castro, donde por primera vez se puso letra al conocido y emocionante pasodoble de igual título y que tantas sesiones de pañuelos nos causó. Quería referirme a los suspiros de La Pastora. Uno de los alimentos básicos, más nutritivos que disponían los portuenses en los años 40 y 50. Hay que tener muy buena dentadura para roerlos, eran «mármoles» de trigo, almendra y matalahúva, dulces, que nos mitigaba el hambre y el desencanto. Rudimentaria dieta de la escasez.
...continúa leyendo "3.659. Alfredo Bootello. Aquellos suspiros."