Saltar al contenido

6

Cualquier mes en la Ciudad. Decido desayunar en la terraza de un bar en la calle Misericordia. Reconozco que una mesita en la calle es mi perdición. Mientras espero, leo el periódico. Aún no he llegado ni a la segunda línea cuando un hombre se acerca a venderme ceniceros. Me limito a rechazarlos y sigo leyendo. Al poco tiempo pasa por allí un conocido. Mientras nos saludamos, otro caballero se pone a nuestro lado y toca la guitarra. Cuando termina la rumba, el músico nos tiende la mano pidiendo dinero. Educadamente volvemos a negar. Mi conocido se va y regreso a la mesa con la idea de acabar el artículo. Imposible. Aún no he encontrado la página cuando otro caballero con un águila Harris en el brazo se acerca. Me quedo mirándole extrañada mientras me cuenta que esas aves son muy bonitas y muy caras. "¿Tú no tendrás algo suelto para el veterinario?". | Plaza de la Herrería esquina y vuelta con Misericordia | Foto: depatitasenelmundo.es
...continúa leyendo "3.744. La virtud de no dar"

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido