3.826. El derribo de la barriada José Antonio

A primeros de semana comenzaron las obras de demolición de la tristemente célebre Barriada de José Antonio ubicada en la parte alta de nuestra ciudad frente al Cementerio Municipal. Y es que no solo desaparece la famosa barriada José Antonio, por razones ya de sobra conocidas y que recogió en su día en un polémico reportaje de Cuatro TV (al final de la nótula hacemos un resumen del mismo), también desaparece uno de los primeros barrios construidos en El Puerto. En 2016 la referida barriada cumplió 60 años. | Foto: Google Map.

| Placa situada en la calle Cervantes, en uno de los bloques derribados.

Fue construida sobre unos terrenos donados por distintas personas de la localidad: Hermanos García Lago, Francisco Quijano y Encarnación García viuda de Gil en el año 1955. Se trataría de 96 viviendas construidas por la Obra Sindical del Hogar, que verían su culmen un año mas tarde en 1956.

| Encabezado listado del sorteo. AHPSM |Revista Cruzados. Falicitado por Javier Serén

La entrega de las viviendas se realizó el 27 de Enero de 1957, previo sorteo celebrado el 5 de octubre de1956,a la una de la tarde conjuntamente con las de otras barriadas como por ejemplo las viviendas de ‘El Picadero’, la ‘Casa de los Millones’ o las de la Barriada de ‘La Inmaculada’, fue en esta última, en una explanada, donde se hicieron la entrega de llaves y adjudicaciones de viviendas de todas las barriadas mencionadas sumando un total de 250, entre ellas, las de José Antonio.El acto fue muy concurrido y contó con altas personalidades tales como el Gobernador Civil de entonces, Manuel Urbina Carrera o el Alcalde de El Puerto por aquellas fechas, Luis Caballero Noguera.

| La barriada, habitada en 2008. | Foto Google Map.

| Operación policial en la desaparecida barriada.

| La barriada, deshabitada y tapiada la mayoría de las viviendas, en 2017. | Foto: Google Map.

| Inicio del derribo. | Foto: Fleming.

| El primer bloque, ya derribado.  | Foto: Fleming.

 

Desde entonces, hasta el 10 de Diciembre de este año, han pasado como decimos seis décadas en las que no han sido pocas las familias que han vivido durante generaciones en esta barriada portuense. Conscientes de ello y con una pesada carga nostálgica, sabrán, al igual que todo El Puerto, que con la desaparición de la Barriada de José Antonio se cierra una parte de nuestra historia local mas reciente, que formará parte del imaginario portuense. | Texto: Mario Fleming Cumbreras.

'Callejeros' de Cuatro TV, visitaba la barriada José Antonio en 2011

La reportera Sandra Gonzalo firmaba un polémico reportaje con unas duras imágenes, en Cuatro TV, programa 'Callejeros', que se encuentra en la plataforma Youtube.

"La barriada está compuesta por un centenar de viviendas sociales construidas en 1955 y la forman tan solo cuatro calles. “Aquí solo se limpia los miércoles, estamos discriminados”, aseguran los vecinos de la Barriada de José Antonio, en el municipio gaditano de El Puerto de Santa María. Son cerca de un centenar de viviendas sociales construidas en 1955 y la barriada la forman tan solo cuatro calles.

María Luisa tiene 85 años y es una de las propietarias de estos pisos que tiene derecho a ser realojada en la nueva zona de Santa Clara, justo enfrente de José Antonio. “Le pido al señor alcalde que me ponga ya la ducha en casa, me he caído varias veces mientras me lavaba en el cuarto del baño”, nos dice la señora, que vive entre las dos calles más conflictivas de la barriada: Doctor Fleming y Doctor Pasteur.

La máxima autoridad municipal de El Puerto de Santa María reconoce ante las cámaras de Callejeros que “el problema de José Antonio es grave y caótico, sobre todo en materia de seguridad”. Respecto al punto negro de venta y consumo de droga conocido como la antigua Bodega asegura que “la solución está en manos de la Justicia”.

Dentro de la Bodega somos testigos de cómo algunos toxicómanos fuman “la cocaína negra, también conocida como chapapote, que procede del raspado de la pipa”, nos dicen. Otro asegura que “está más rica que la cocaína normal”. Todos coinciden en que se ocultan aquí para no drogarse a la vista de los vecinos y menos delante de los niños. Mientras consumen, rodeados de basura, grandes roedores campan a sus anchas por la Bodega. 

Verónica nos acompaña a visitar a su madre, Isabel, que tiene decorada la casa con cortinas del Real Madrid a pesar de que su marido es aficionado del Barcelona. “El color es muy bonito”, se justifica. Isabel también reconoce “aquí en este cuarto se me ha aparecido la Virgen y también el Señor, lo vi la mar de bien, con la corona y los dientes”.

Los vecinos de José Antonio compran en el Mercado de la Concepción. “Con los churros soy feliz”, nos dice una mujer de 57 años que asegura ser la tendera más antigua de la plaza. También en el Mercado nos encontramos con Julio del Puerto, que canta las canciones de Julio Iglesias como si fuera un verdadero truhán.

Por la noche la inseguridad de la barriada se agrava. Yasmina e Isabel nos invitan a su casa, en Las viviendas de La Salle, para ser testigos desde la ventana del continuo tráfico de drogadictos para comprar la dosis. De pronto ambas gritan “mira, mira son ratas como conejos”. Aquí las peleas son constantes y “nos sentimos desprotegidos”, aseguran estas dos vecinas de José Antonio.

El fin de fiesta lo encontramos en una auténtica boda gitana. Manuela de 15 años se casa con su novio “es tan guapo como Pitingo, el cantante”, nos dice la joven novia mientras se viste de blanco para el día más importante de su vida. Manuela ha vivido siempre en la barriada de José Antonio pero después de la boda residirá en Chiclana. Dejamos a la novia subida en un coche de caballos mientras se dirige a la Iglesia “me hacía mucha ilusión”, confiesa con ingenuidad e inocencia". “Barriada José Antonio”, es un reportaje de Sandra Gonzalo. 

 

4 comentarios en “3.826. El derribo de la barriada José Antonio

  1. José Antonio Oliva Lara

    Los muros de la vergüenza

    “Mi barrio huele otra vez a puchero”, recuerdo esta frase que dijo una vecina del barrio de José Antonio hace ahora unos diez años durante una vigilancia policial que duro cerca de un mes. Un tiempo en el que durante esos días volvía la tranquilidad al barrio.

    Esta semana el olor no era a puchero, era otro olor diferente, olía a escombros, a hipocresía, a falsedad, a impotencia, a conformismo, y todo ello envuelto en una nube de polvo que envolvía el ambiente, ante las miradas alegres para unos y nostálgicas y tristes para otros.

    Alegres porque por fin se empieza a derrumbar esas paredes y esos muros que tan fea y desagradable imagen daba de la ciudad de El Puerto y que tanta vergüenza nos hacía pasar cuando una y otra vez lo emitían por televisión, aunque por desgracia esa imagen suponemos que va a quedar peor aun cuando se vea los bloques que quedan en pie, en estado de ruina y abandono absoluto. Una estampa triste para los que allí habían nacido y habían visto crecer a sus hijos, en estos días han visto como toda una vida de sacrificios de una época de buena convivencia con humildad y a su vez también de sufrimiento por culpa de la droga, donde llegaron a sentirse presos en sus propias casas, y donde se sintieron desamparados, utilizados y engañados por las administraciones y por los políticos de turno fueran del color que fueran. Allí, en aquella zona, en aquel pobre barrio humilde en el que la droga hizo escarnios, las reclamaciones caían en saco roto y los políticos miraban para otro lado.

    Todos esos recuerdos de frustración no se van a olvidar con la caída de esos muros, porque, además, se siguen mostrando hoy en día incapaces de solucionar esta situación. Ahora, que prácticamente ya se ven los bloques traseros se deja más al descubierto la realidad, esa realidad que los vecinos veníamos reclamando y pidiendo intervención y que no interesaba a ningún político.

    Este barrio no necesita solo que tiren un bloque, necesita un interés real de los que están al frente de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento para que de forma coordinada se intervenga con las familias, con los pisos donde realojaron a muchos, una intervención integral, porque aquí de nada vale que nos muevan a los vecinos de un edificio a otro sin intervenir en el problema, de nada vale que para celebrar que se tira el primer bloque vayan todos los concejales y concejalas del Ayuntamiento pero luego desde sus propias concejalías no muevan un dedo, porque aunque no lo sepan o no lo quieran saber, detrás de cada una de esas paredes hay la historia de vida de una familia de su ciudad, condenada a los zarpazos de la droga y a la indiferencia más absoluta de quienes tienen el deber de protegerlas.

    Es curioso que se construyan muros para no querer ver la realidad que existe detrás y que sea después esta misma realidad la que obliga a derrumbarlos.

  2. Milagros Muñoz Gil

    No se construyen viviendas, pero se derriban. El fracaso de unos gobernantes que son políticos a sueldo. (Dicho no políticamente correcto).

  3. RM Riviera Maya

    No soy de escribir mucho por aquí pero cuando me tocan ... me tocan.Te voy a decir Daniel mi opinión de por qué hacen esto estos políticos de este nivel. Pues bien... ellos son tan ignorantes de la problemática en temas tan importantes y que afectan tanto a las personas como a nuestro pueblo ... como culpables de serlo... de ser tan increíblemente ineptos y prepotentes como ruines y faltos de muchos valores humanos ... pues quien no los tiene para con los demás... Por muy bueno que lo tengan en su casas... a costa de las miserias de muchos... no tienen otra definición para mi... y que pobres que tengan que hacerse una foto en lugar y circunstancias tan lamentables... pero bueno así les va y le irá... y en un futuro esa foto les pesara... te lo digo yo Daniel. Por que será de las pocas que podrán enseñar a sus nietos y en su etapa como gobernantes de un pueblo que cogieron en pésimas condiciones y que van a dejar en peores aún... Por eso se hacen esa foto... Por qué son unos ignorantes, pobres e impresentables. Un saludo

  4. Daniel Marin

    Yo cada vez entiendo menos de que va esto. De verdad cuando he visto a nuestros políticos corriendo Santa Clara arriba para salir en la foto del derribo de José Antonio como si fuese un gran logro para nuestra ciudad cuando realmente lo que se está celebrando es que unos cuantos de incívicos traficantes y desalmados han logrado derribar dos barriadas en menos de 10 años mientras familias decentes y trabajadoras rellenan parte de una lista de demandantes de viviendas a las cuales nunca van a tener acceso
    Que celebrais? La derrota de personas decentes frente a desalmados sin escrúpulos vendedores de muerte? Recapaciten por favor.

Deja un comentario