Me acerqué por el salón del IES Mar de Cádiz, una noche de hace ahora  diez años, buscando una actividad deportiva diferente para mi hijo que estaba deslumbrado en exceso por las estrella mediáticas del fútbol. Fue una buena decisión. Él, mi vástago,  nunca se tomó en serio esto de las palas --“un deporte…”, decía, “para raritos”-- pero yo terminé enganchado llegando incluso a competir en la legión de los  muy discretos algunos años más tarde. ...continúa leyendo "4.051. El Club de Tenis de Mesa Portuense, un club del siglo XXI"