Saltar al contenido

4.074. Javier Alonso Osborne. Periodista. “De la censura previa a las fake news”

Javier Alonso Osborne el periodista que llegó a El Puerto de Santa maría con tres meses de vida  está vinculado con la revista Hola!, donde ha desempeñado diversos puestos directivos durante cerca de 30 años. Pronunciaba anoche una conferencia en el XVIII Ciclo Cultural ‘Los martes de la Academia de BBAA’, bajo el título “De la censura previa a las fake news”, siendo presentado por el académico y colaborador de Gente del Puerto, Luis Suárez Ávila. | Foto: A. Mendoza.

778. JAVIER ALONSO OSBORNE. Subdirector de la Revista ¡Hola!

Javier Alonso Osborne está vinculado a la revista ¡Hola!, donde trabaja desde hace cerca de treinta años y, anteriormente, en la revista Diez Minutos. Realizó sus primeros estudios en el colegio de La Pescadería --regentado por los Jesuitas-- en El Puerto de Santa María y en el colegio de El Palo de Málaga. Obtuvo el título de periodismo en la Escuela Oficial de Madrid e ingresó poco después en la editorial Católica. Allí trabajó durante diez años en las redacciones de Ya y la agencia de noticias Logos, simultaneando estos trabajos con la ocupación de diversos puestos en el editorial Espejo. 

Inició su alocución ilustrada con fotografías, haciendo referencia con su vinculación con El Puerto de Santa María y el complicado periplo hasta su llegada a nuestra Ciudad con apenas tres meses, tras iniciarse la Guerra Civil. | Foto: A. Mendoza.

Entrando en materia, ya concretamente sobre la censura periodística  transmitió a los asistentes el miedo y terror que los periodistas, directores y propietarios de medios sentían por este fenómeno, que a algunos les reportó cárcel, destierro y penas mas duras. Y es que la censura lo fue para asuntos políticos, de moral y sexo, y religioso. Se refirió Alonso Osborne a las situaciones ridículas y casi cómicas que se vivían, no solo en la prensa, sino también en el mundo del cine o la literatura, si no fuera por las actuaciones de los tribunales de orden público. Su primer libro "Martín Gris" estuvo unos meses sin ser autorizada su publicación porque denotaba pesimismo y aquella España había que ver las cosas en positivo.

| Foto: Juan Monge Reinado. | BB.AA.

Si bien hubo esperanza con la ley de Prensa e Imprenta de Fraga en 1966, los periodistas tenían especial cuidado con el artículo 2 de la citada ley: Artículo 2. “Extensión del derecho. – La libertad de expresión y el derecho a la difusión de informaciones, reconocidas en el artículo primero, no tendrán más limitaciones que las impuestas por las leyes. Son limitaciones: el respeto a la verdad y a la moral; el acatamiento a la Ley de Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales; las exigencias de la defensa Nacional, de la seguridad del Estado y del mantenimiento del orden público interior y la paz exterior; el debido respeto a la Instituciones y a las personas en la crítica de la acción política y administrativa; la independencia de los Tribunales, y la salvaguardia de la intimidad y del honor personal y familiar”.

Recordó a ‘La Codorniz’, la revista más audaz para el lector más inteligente, y sus piruetas para burlar el lápiz rojo del censor, con  publicaciones atribuidas a su director, Álvaro de la Iglesia, con una viñeta nunca sería publicada que decía: «Bombín es a bombón como cojín es a equis. Me importa tres equis que me cierren la edición». Y otra frase más audaz aún: el titular de un parte meteorológico: "Reina un fresco general procedente de Galicia que tiende a dominar a toda la Península".

Otro caso singular al que se refirió, del que se han cumplido 51 años, cuando el 30 de mayo de 1968 se pedía que se retirara al general francés De Gaulle. Aunque, leyendo entre líneas,  invitaba a pensar en Franco. El autor de la pieza era Rafael Calvo Serer, catedrático valenciano y entonces presidente del consejo de administración del periódico quien fue procesado junto al director en funciones, el secreto de la edición, la suspensión del periódico por cuatro meses, una multa de 250.000 pesetas y el procesamiento del director en funciones y del autor ante el Tribunal de Orden Público. El cierre gubernamental definitivo del medio fue dos años y medio después.

En cuanto a las “Fake News” concretó que son los argumentos con los que se  pretende acabar con el periodismo real. Son noticias falsas que se difunden con el objetivo de engañar, con apariencia de noticia real. Y que vienen de antiguo, haciendo referencia a noticias similares que se difundieron en España en 1834 y 1934, haciendo culpable a conventos e iglesias de desgracias, lo que provocaron gravísimos altercados contra la iglesia católica.

También el hundimiento del buque norteamericano ‘Maine’, en el que dos medios de este país lanzaron el bulo del desastre culpando a España, lo que supuso que EEUU declarase la guerra a España en 1898, perdiendo mediante el tratado de París las islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

"Hoy", concluyó, "con los avances tecnológicos y las redes sociales se otorgan universalidad y rapidez a estas noticias falsas, que se han utilizado en periodos electorales, como ha sido el caso de las elecciones en EEUU, Francia, la consulta del Brexit o el conocido como el proceso independentista catalán". 

3.710. Javier Alonso Osborne. Publica su novela ‘Trágicas Apariencias’

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido