Saltar al contenido

4.655. Manuela Ortega Domínguez. Premio ‘Mujeres con Luz Propia’

Manuela Ortega Domínguez, Manoli, Adela, Lela... todos estos nombres tienen en común a la misma persona, nacida en 1936, ‘el año de la Guerra Civil’. La vida de Manuela ha sido de lucha para educar a sus hijos como buenas personas, acompañar a su marido, y hacer mejor una sociedad, perteneciendo a una generación de mujeres a las que la vida no se lo puso nada fácil. Ha sido distinguida con el Premio ‘Mujeres con Luz Propia’ que otorga la agrupación socialista local en reconocimiento a toda una trayectoria de vida, dentro de los actos del Día de la Mujer Trabajadora. | Imagen actual de Manuela quien, el próximo 3 de abril,  cumplirá 85 años.

1936
En el convulso año del nacimiento de nuestro protagonista, El Puerto de Santa María conoció varios alcaldes. Ramón García Llano accedió a la alcaldía de forma accidental el 3 de enero, sustituyendo a José Luis Macías Caro.

| Turbas enfurecidas intentaron derribar el monumento al Corazón de Jesús, situado en la plaza de los Jazmines, fracturándole un dedo.

El poeta Rafael Alberti impidió en 1936, en Ibiza, la quema de imágenes y objetos religiosos por milicianos republicanos en los comienzos de la Guerra Civil española. Pedro Muñoz Seca se hallaba en Barcelona el 18 de julio, con motivo del estreno en el teatro Poliorama de su obra ‘La tonta del rizo’; pocos días después, paseando con su esposa por la plaza de Cataluña, fue detenido. Pidió traslado a Madrid pensando que correría mejor suerte, pero en noviembre de ese año era asesinado en Paracuellos (Madrid).

En las elecciones municipales celebradas en El Puerto a mediados de febrero resultó elegido Francisco Veneroni Arcos, al frente de la coalición electoral de izquierdas denominada Frente Popular.

| Manuel Fernández Moro, alcalde de la Ciudad cuando se produjo el golpe de estado de 1936.

Al mes siguiente tomó posesión de la alcaldía, el 18 de marzo, José Blandino Mitjes y al mes siguiente el 24 de abril, Manuel Fernández Moro, que es desalojado de la alcaldía tras la sublevación militar y golpe de estado del 18 de julio, desapareciendo, sin que hayan sido hallados sus restos mortales. El día de la rebelión ejerció en funciones de alcalde el teniente Fernando Ristori; luego el 27 de julio, el capitán Ramón Iribarren Jiménez ocupa el sillón de primer edil y será el 23 de diciembre cuando, subiendo el escalafón en la graduación militar se hará cargo de la vara de alcalde el coronel Ángel Guinea de León Garavito.

Nacían también ese año 1936 Francisco del Castillo Tellería, el Hermano de la Salle Taudiano Prieto Palacios, el marinero Rafael Galvez Pallares, Hombre del Mar 2009. Juan García Durán ‘el Rubio’, mecánico y criador de canarios.

| Manuela, con 16 años.

En una familia numerosa
Manuela era la pequeña de siete hermanos, nacida el 3 de abril de 1936, “el año de la guerra” como siempre dice, en la céntrica y portuense calle Lechería arriba, actual Cervantes.

Sus padres, Diego y Manuela, humildes donde los hubiere, sacaban adelante como podían --trabajando mucho--, a tan numerosa familia y cuando el padre faltó por “no tener médico en condiciones”, su madre acabó de criar a los niños, algunos ya en puertas de tener su propia familia, ayudada por su hermana Socorro, --Kiki para la familia--, quien actuó como una segunda madre. Fue poco al colegio y con 14 años empezó a trabajar en lo que había: limpiando casas, dejándose las rodillas y las manos en galerías inmensas, por un mísero sueldo. Sus hermanos Rubio, conocido como Pepe ‘el Bombero’, Socorro, Carmen, Diego, Pepa, Encarna y Manolo corrieron la misma suerte. No les quedaba otra.

| Otra instantánea de Manuela, con 16 años

Pepe Bueno, militante comunista en la clandestinidad
A través de su hermano Diego conoce al que mas tarde será su marido, Pepe Bueno, trabajador, honrado, buen amigo, y comunista. Si, del PCE, y de CCOO donde fue vocal y tesorero, pero de la época de la clandestinidad, de los que lucharon por todo... Oficial albañil, le dio con su noviazgo y posterior casamiento --y tras varios años viviendo en la calle de la Palma-- la oportunidad de ofrecerle a su madre, al menos en sus últimos años de vida, algo impensable para la gente humilde: por primera vez tenían un piso con baño y cocina propia, médico que no fuera de la beneficencia... Estamos en los años 60.

Ya con 4 hijos en el mundo pierde a su madre, pilar fundamental, y dos años después, la vida la golpea de nuevo con la muerte por un infarto de su hermano, Pepe ‘el Bombero’ mientras trabajaba. Corría el año 1971, y Manuela quedó marcada para siempre.

| Constitución del primer ayuntamiento democrático portuense en 1979.

Al inicio de la década de los setenta del siglo pasado, su marido empezó a implicarse aún más en política. Tuvo un accidente de trabajo y cambió de ocupación laboral, entrando a trabajar en la Autoridad Portuaria --en la báscula, pesando camiones--, en la Otra Banda.

Manuela, --que de de 2 duros hacía 5--, porque del mismo sueldo había que ayudar al Partido... y la familia aumentaba. «--Los médicos no querían que las mujeres hiciéramos trampas…» recuerda entre risas, por no llorar. Siempre luchando.

La Transición
Con la Transición y la llegada de la democracia, los hijos crecen y la adolescencia se mezcla con llevar la casa p’lante. El servicio militar obligatorio para los hijos, trabajar las hijas... Y sus hermanas, a pesar de estar igualmente cargada de hijos, hacen que, con cualquier motivo: Navidades, bodas, bautizos, … se viviera feliz porque de penas y fatiguitas estaban igual. No le daba miedo a pedir fiao y siempre la ayudaron: Charo, de la frutería Vela; José Luis y Carmen, los charcuteros, Julio con la pescadería...

| Charo Cairón, de Frutería Vela, en el puesto de frutas y verduras del desaparecido Mercado de Crevillet --hoy sede de la Policía Local-- | Foto: Jorge Roa | Archivo Municipal.

A finales de los ochenta llegan los primeros nietos, a los que por ayudar empezó a criar, llegando la jubilación del marido. Tras unos breves años disfrutando juntos --no sin discusiones como en cualquier casa--, y la enfermedad de varias hermanas, del marido, entra en el siglo XXI, con tanto ánimo, que es un ejemplo a seguir.

En el 2001 tuvo un revés de salud, que la mantuvo algún tiempo en un estado delicado, enfermedad de la que salió bien, para acompañar a su vez al marido, en su enfermedad, sufriéndola en silencio para que sus hijos no vivieran lo que ella pasaba, hasta que en 2016 fallece.

Una nueva etapa
Comienza aquí una nueva etapa de su vida, haciendo lo que no pudo antes. Se apuntó al colegio en Educación Permanente de Adultos, haciendo sus tareas con disciplina y empeño. Viajó, se puso pantalones, «--Si me viera tu padre» … dice con gracia, pensando en la vida machista que le tocó vivir.

En este año 2021 ha tenido su primer bisnieto, Pablo, lo que le ha colmado de ilusión. Porque, el virus COVID-19, es muy malo, reflexiona, pero ya lo vivió su madre hace 100 años con la gripe española y el ánimo a esa edad, no se recupera igual.

La vida de Manuela ha sido una vida de lucha para educar como buenas personas a sus hijos, acompañar a su marido, y hacer mejor una sociedad, perteneciente a una generación de mujeres –quizás la mejor generación del siglo XX-- a las que la vida no se lo puso nada fácil.

 

3 comentarios en “4.655. Manuela Ortega Domínguez. Premio ‘Mujeres con Luz Propia’

  1. Milagros Cordero ramos

    Felicidades por esa madre estupenda y ejemplo de mujer fuerte. Gracias a ella y a esa maravillosa generación de mujeres que tanto nos enseña.

  2. Mari Ángeles García

    Felicidades Lela, al igual que mi madre Fina, vecina de abajo, donde en aquella época nos criamos como hermanos, muchos recuerdos buenos llegan a mi mente de siempre, porque cuando menos se tenía más felices vivíamos y compartíamos, Ani, Diego, Lico, mame, Manoli, Josemari, Laura.....sus hijos, felicidades, porque lo que aprendimos de ellas es la mejor herencia que podamos tener....yo, por edad, tuve y tengo más unión con los tres mayores, pero aún a día de hoy, Lela vive arriba de mi madre, solas, con dos ovarios, y las dos siempre acompañadas por sus hijos......Felicidades Lela, yo soy Mari Ángeles, la que siempre subía arriba con cualquier excusa....fueron años duros, pero nos dieron una infancia feliz.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido