Saltar al contenido

| Texto: Antonio Gutiérrez Ruiz.

Nuestro colaborador, Antonio Gutiérrez Ruiz, autor de un trabajo de investigación sobre la casa palacio que fuera antes de su reconversión en centro escolar: Colegio de Las Carmelitas, cuya construcción se remonta al último cuarto del siglo XVIII, advierte del peligro de “bautizar” sin demasiado fundamento, como se hizo con el palacio de Ramírez de Arellano (actual Romerijo) en el que situaron la Capitanía General de la Mar Océano, erróneamente, o más recientemente la denominación de Winthuysen a la casa palacio de calle Larga, 9 actual, labrada por Miera y reformada por Urruela, por poner solo dos ejemplos de los varios casos existentes. | Fotografía del patio de las Carmelitas tomada en 1925. La primera por la izquierda es Carmen Poullet, le sigue Enriqueta Dosal Cumbreras, Maruja Paullada Varela, Mercedes Ávila Gutiérrez, madre de los hermanos Suárez Ávila, la siguiente y las dos últimas eran hermanas hijas de un director del Penal, la tercera empezando por la derecha en Virginia Piury Dagnino. | Foto Colección LSA.

Escribe Antonio Gutiérrez: En nuestra opinión, la denominación de Casa Palacio de Vos o Voss para este inmueble no debe prosperar, y en orden de méritos están los Helm, también cargadores jenízaros, que ostentaron su propiedad por tres generaciones, aunque realmente el personaje que la labró se llamaba Antonio Nicoleta. De origen italiano, sus antepasados llevaban varias generaciones viviendo en el Norte peninsular, de donde vino con los vizcaínos Luyando (de) Bermeo que se asentaron en El Puerto de Santa Maria para el tráfico con Indias. Era soltero y se dedicó también al comercio asociado con los Reinoso y con el genovés Juan Bautista Oneto, aunque parece que la espléndida construcción realizada con la participación de los mejores elementos del gremio de albañilería local, bajo la dirección del Maestro Mayor de la ciudad y la supervisión de representantes del Cabildo ducal, asesorados por alarifes que cuidaban se cumpliesen las normas de policía y ornato establecidas solo la pudo llevar a cabo gracias a los beneficios de unas minas en Guadalcanal (Sevilla) de las que tenía, junto a otros socios, la concesión.

...continúa leyendo "El actual colegio de Las Carmelitas. Una parte de su historia #5.163"

error: Alerta: Este contenido está protegido