13. PEPE. Mariscos Romerijo

Pepe Romero Zarazaga

La economía de lenguaje dio a luz un día a la marca Romerijo. En los 60 del siglo pasado, los telegramas de la pequeña empresa de marisco de El Puerto a los mercados centrales iban firmados como Manuel Romero G. (Hijo), pero el telegrafista propuso ahorrar tres palabras en cada envío. El resultado, Romerijo, un icono que cincuenta años después se ha convertido en reconocible en todo el país y que se configura como un referente más en el ideario del turismo de la provincia.
Romerijo es una empresa familiar con más de 55 años de historia (desde 1952) dedicados a la compra manipulación, elaboración y venta de mariscos y productos del mar, tanto crudos como cocidos y fritos. Tienen un volumen de ventas de 250 toneladas de mariscos y otras 200 toneladas de pescaíto frito, al año. La filosofía empresarial mantiene un claro compromiso medioambiental, habiendo suscrito diversos protocolos para sustentar los principios de calidad, exigidos por los principales organismos que la garantizan, así como cumplimientos de garantías europeas e incluso norteamericanas.
Productos provenientes de los puertos de la Bahía de Cádiz, sus aguas y su entorno, como El Puerto, Chipiona, Cádiz, Huelva etc. y de otras muchas costas de España, tales como la del Mediterráneo, Cantábrico, de Galicia. De fuera de España: Marruecos, Argelia, Irlanda, Italia, Escocia, Noruega, Mauritania, Sudáfrica, etc. Tras tantos años de experiencia en el mercado minorista y mayorista, Romerijo ha sido artífice de la expansión y el desarrollo comercial de una gran zona de aperitivos, tapeo y comidas, produciéndose el fenómeno que se le llegara a cambiar la denominación a un tramo de la calle: en lugar de Avenida del Parque y Vergel del Conde, al nombre actual de Ribera del Marisco.
Si es agradable a la vista observar sus vitrinas con más de 30 especies de diferentes especies de mariscos y sus variantes (buey de mar, cigalas, gambas, langostas, langostinos, nécoras, patas y bocas rusas, percebes, quisquillas, bígaros, bogavantes, camarones, cañaíllas, mejillones) y otras exquisiteces, también lo es, a efectos de comodidad, poder degustar sus productos desde cualquier rincón de España haciendo uso de Internet.
En la fotografía (Colección V.G.L.), José Antonio Romero Zarazaga, fundador de la firma Romerijo. Gozaba de gran prestigio entre los compradores de marisco de los mercados de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Esta fama como exportador, propició que el prestigio de su establecimiento se extendiera por toda España y dio paso a un floreciente negocio de venta al menudeo que hoy perdura, corregido, mejorado y ampliado por sus sucesores.

Su hijo José Antonio, actual gerente e impulsor de la firma como la conocemos hoy, es uno de los gurús del marisco, una religión que reúne ante sus mesas a 15.000 fieles cada fin de semana. Y tal y como afirma: “Romerijo y El Puerto están casados por la iglesia, indisolublemente unidos”.    En su honor y, porque le profesaba gran cariño, el fundador del Grupo Romerijo, José Antonio Romero Zarazaga, le puso su nombre a la primera cervecería que abrió en 1975, hoy Restaurante La Guachi, personaje con nótula propia en Gente del Puerto.

9 comentarios en “13. PEPE. Mariscos Romerijo

  1. Francisco Bollullo Estepa

    El significado de la palabra ROMERIJO, proviene de su firma telegrafica, ya que el telegrama se pagaba por palabras y con menos palabras se pagaba menos, de ahí viene que cuando cualquier empresa enviaba un telegrama, en vez de decir : Romero e hijos, decía Romerijo.
    Es mi opinión.

  2. Pepegil

    Yo creo, y lo se de buena tinta que el nombre de Romerijo proviene de juntar las palabras "Romero e hijos" Queda así: ROMERo e hIJOs

  3. morgan

    Lucio Blázquez, propietario de uno de los más famosos restaurantes de nuestra geografía, me refiero al de Casa Lucio el de la Cava Baja madrileña compartía con el recordado Pepe Romero Zarazaga gran amistad y aprecio gracias a otro porteño por aquel entonces en la diáspora, el entrañable Pepe Jiménez, “Bigote”, a quién ambos consideraban también un gran amigo.

    El caso es que Pepe Bigote, como lo llamábamos sus amigos, más listo que los ratones colorados, era “embajador” de El Puerto en la capital, pero llegado el verano bajaba y comentaba con Pepe Romero cientos de anécdotas. Estos encuentros se fueron acrecentando mucho más en los últimos años de sus vidas en la terraza de Romerijo.

    REDACCION escribe: Que interesante. Sería de mucho interés que diéramos con información, fotografías y más anécdotas de este Pepe Bigote para incluirlo en la página.
    JM.

  4. Corus

    Justo hace un año nos escapamos unos días al Puerto de SantaMaría para descansar y conocer esa zona de la bahía de Cádiz, tan lejana para nosotros y fue una buena experiencia.

    Una de las cosas que no nos queríamos perder era comer pescaito, pues al aprovechar que íbamos allí para, a la vez de empaparnos de esa forma de vivir, de la zona, del mar, saborear algo típico y no marcharme como de algunos sitios que he ido faltándome probar algo típico de esa gastronomía.
    Dicho lo cual, una noche, paseábamos por el centro del pueblo queriéndonos sentar en algún sitio buscando pescaito frito que además nos apetecía un montón. Se estaba genial en la calle, con esa brisita que venía de la zona de la playa y había bastante gente para ser todavía una época en la que no todo el mundo tiene vacaciones. Así que si no tienes ni idea de adónde ir, pues buscas dónde está la gente, ¿verdad?

    Después de una ronda para estudiarlo todo y buscar el sitio más apetecible acabamos optando por unas terracitas que estaban como en un soportal decorado con colores azules.
    Había mucha gente, y se les veía a todo el mundo con unas suculentas fuentes llenas de todo tipo de mariscos, calamares, sardinas etc.
    Le echamos un vistazo a la carta, en la que había de todo, y como, reconociendo lo especialito que soy, no me gusta nada el marisco, una pena desaprovechar esa oportunidad, como por ejemplo también las fuentes ingentes de gambas que la gente saboreaba con fruición etc.

    El caso es que pedimos una fuente de puntillitas como las llaman allí que son los chopitos de toda la vida, una de boquerones y una de cazón adobado.
    Mucha gente se pedía vino blanco o rosado que te ponían en una cubitera aparte todo elegante pero como nosotros somos tan cutres nos pedimos una coca-cola cada uno jeje.

    Bueno, decir lo rico que estaba todo es quedarse corto. Las puntillitas estaban en su punto, crujientitas, las patitas de cada buchito se deshacían en la boca. Los boquerones regados con un chorrito de limón, divinos, pero el cazón fue como comer algo de otro planeta. No se explicarlo pero estaba rico rico.
    Todas las mesas, se me olvidaba decirlo, tienen una bolsita de plástico en un recipiente para ir echando las cáscaras. Nosotros solo la llenamos con servilletas usadas de comer las cosas con las manos jeje.

    De precio, no se concretar pero resultó todo bastante barato para la cantidad que comimos, nos quedamos muy satisfechos, y no debimos de pagar más de 20€ por 3 fuentes llenas de pescaito y las bebidas sentados en una terraza.
    Al levantarnos, nos asomamos dentro y vimos un mostrador repletito de mariscos para su venta directa. También vimos que en otro lado de la tienda, un mostrador que tal cual un estilo churreria, pedías tus raciones de pescaito frito y te la llevabas en un cucurucho, algo que había oído comentar alguna vez a mi padre que era típico de esos lugares.
    Apuntado quedó y otra noche que dimos un paseo pero que no nos apeteció sentarnos, nos llevamos un cucurucho de cazón, la cosa más rica del mundo jeje, y otro de boquerones chiquitillos, y nos lo fuimos comiendo por el paseo.

    De verdad, quedé enamorado del cazón adobado, lo he probado en más sitios y no tiene comparación.
    Mi consejo si bajáis por el Puerto, es ir a El Romerijo sin dudarlo, es dónde está todo el mundo sentado en las terrazas, no tiene pérdida, y si no sois tan tontos como yo, hincharos a marisco por un precio tirado comparado con las grandes ciudades.

    Un abrazo a tod@s.

  5. daroca

    Según tengo entendido, fue el entonces Jefe de Telégrafos, don Federico Verdi, el que le dio la idea al Sr. Romero de poner el nombre de Romerijo y desde entonces se llama así la empresa. Si no es así, espero que alguien me corrija.

  6. Carrurra

    El nombre del Gaudí portuense responsable de la arquitectura culinaria no es otro que:
    Romerijo que incluso nombra una avenida local.
    Desde un humilde puesto de camarones levanto este emporio marisquero para disfrute y solaz de los turistas (mad-city-ricans principalmente) otros tienen botafumeiros y brazos incorruptos, museos, grandes edificios, bibliotecas, y diseño. Nosotros tenemos a Romerijo: Crisol de todas las culturas y razas hermanadas ante una única religión

  7. ignacio

    100% de El Puerto. Romerijo es un clásico, una institución. Es conocido por todo el mundo, por lo que siempre hay mucha gente. Controla varios locales, el emporio del marisco y el pescaíto frito. Gran diversidad tanto en marisco cocido como en frituras. Las croquetas no sé exactamente qué es lo que llevan , y prefiero no saberlo, pero se comen sin darse cuenta, como las pipas.

  8. roberto

    Quien haya estado en El Puerto y no se haya sentado en las Marisquerías de Romerijo sabe que no lo ha conocido completamente.

Deja un comentario