21. CATALINA SANTOS “LA GUACHI”. Pregonando mariscos.

Escribe el investigador y escritor Antonio Gutiérrrez Ruiz, especializado en porteños del siglo XIX: «Tengo tan solo unos remotos recuerdos infantiles en los que la veo, tal como la retratas, impoluta, vestida de blanco, con un primoroso roete encanecido y un mantoncillo rojo-haciendo juego con el color de las bocas del canasto en el que portaba toda su mercancia- cruzado sobre el escuálido y anciano pecho. Era renegra como el Piyayo, curtido el rostro de venerables arrugas y, desgraciadamente, con poca o ninguna voz para pregonar, en una época en la que los viajeros foráneos de los trenes se asomaban curiosos y admirados a las ventanillas cuando paraba en la estación de El Puerto a ver y oir el pregón de los vendedores ambulantes...» (Foto superior: Colección V.G.L. Foto inferior: Colección J.M.M.)

laguachi_publi_puertosantamaria

La desaparecida Catalina Santos, «La Guachi» tiene una avenida en Valdelagrana, --antes esa vía se denominaba Maria Ana Mateo, Vda. de Terry-- bautizada así en el periodo del gobierno comunista a primeros de la década de 1980 y, también da nombre al restaurante cervecería que Romerijo tiene en el centro, donde se puede ver una fotografía a color de la exótica vendedora de mariscos. El fundador del Grupo Romerijo, José Antonio Romero Zarazaga le profesaba gran cariño, dándole  nombre a esa primera cervecería que abrió en 1975. También en la imagen que servimos a continuación, en una publicidad de Osborne de Fino 'Coquinero', aparece en un cristal pintado a mano que se encuentra en el Bar-Café 'La Moderna' de Jerez. Curiosamente no hemos encontrado ninguno en El Puerto.

"Simpática y pintoresca Sra. que vendía marisco por las playas y calles del Puerto allá por los años cuarenta y cincuenta. Se ayudaba con una cesta de mimbre y grandes dotes de persuasión e ingenio, que le permitía vender cualquier marisco que se propusiera a las personas y clientes que ella sabía que podían permitirse ese lujo.  Solía acompañarse para ayudarse en la venta de una cancioncilla pegadiza y alegre que en aquellos tiempos era típico de los vendedores callejeros, pregonando a los cuatro vientos las excelencias de sus productos. Vestía siempre ropa blanca impecable sobre la que destacaba un mantoncillo rojo con flecos que se dejaba caer sobre los hombros y ataba a la cintura como muestra la estatuilla. (En Nuestras instalaciones) Por su gracia, simpatía y eficacia en tan difícil labor a su avanzada edad consiguió gran popularidad en El Puerto convirtiéndose en un personaje entrañable y ya hoy legendario". Nono Romero Sánchez.

CATALINA “LA GUACHI”

Grito de cartel premiado;
salpicón de sangre y sal;
ejército de coral
sobre nieve desplegado.
De salitre va cuajado
el eco de su pregón;
y, a juego con su mantón
-siempre enhiesto cual bandera-
se enciende la cabellera
con un clavel reventón.

Manuel Sánchez 'Zutanito'.

9 comentarios en “21. CATALINA SANTOS “LA GUACHI”. Pregonando mariscos.

  1. Antonio

    Catalina Santos "La Guachi" era jerezana y habia un cubano que para decirle "guapa" la llamaba "guachindonga" que era como en su tierra se decía y así reduciendo por comodidad la llamaba "mi guachi" y hasta que se le quedó de por vida

  2. Manolo Sánchez

    CATALINA "LA GUACHI"

    Grito de cartel premiado;
    salpicón de sangre y sal;
    ejército de coral
    sobre nieve desplegado.
    De salitre va cuajado
    el eco de su pregón;
    y, a juego con su mantón
    -siempre enhiesto cual bandera-
    se enciende la cabellera
    con un clavel reventón.

    He descubierto la presente décima escrita por Zutanito, mi padre, en estos días que ando con sus papeles al cumplirse 25 años de su partida. Al descubrir este apartado de la Guachi, me parece oportuno insertarla.

  3. MUMI

    En una de esas visitas de Franco en que "La Guachi" le pregonó el marisco, se dice que este cogió uno de ellos y luego otro y otro, en un momento determinado la "guachi le dijo: Su Excelencia, una a una se comió un gallego un barril de aceitunas.
    Os podeis imaginar el efecto que causó el simpático y oportuno comentario.¡Vamos que casi le vacia el canasto!

  4. Menestea

    Según oí una vez, que a Catalina Santos le puso el sobrenombre de "guachi" un sr. cubano, la llamaba mi "guachi", diminutivo de "guachindonga" que queria decir "guapa".

  5. morgan

    Y creo, que duda cabe, que los pregones de Catalina Santos, “La Guachi” fue motivo también para que Joselito “El Gallo” se inspirara en la célebre Frase que aparece en el mosaico de nuestra Plaza Real.

  6. MANOLO

    PUES NO SEÑOR, VINIERON ESOS AÑOS EL RESTAURANTE CORTÉS Y EL JOCKEY, DE MADRID.
    UN AÑO LO HIZO EL PARADOR FUENTEBRAVÍA, CUANDO ERA PROPIEDAD DE ANTONIO SANCHO Y GLORIA JIMÉNEZ. LA GUACHI JAMÁS ENTRÓ EN AQUELLA COCINA PARA HACER NADA. LA COCINERA Y AYUNDANTAS QUE TENÍA LA FAMILIA ERAN AUXILIARES DE LOS QUE VENÍAN DE MADRID. MANOLO

  7. Puertomenesteo

    Querido Manolo, cada vez que Franco venía a El Puerto La Guachi tenía que ir casa de D. Fernando Terry a hacerle tortillas de camarones, porque le encantaban

  8. MANOLO

    CONOZCO UNA ANÉCDOTA DE LA GUACHI. CUANDO FRANCO VENÍA DE CACERÍA A LA FINCA DE LOS TERRY, SE LA LLEVABA PARA QUE, EN ALGÚN DESCANSO DE LAS BATIDAS, PREGONARA SU MERCANCÍA. SE ACERCÓ CON SU CESTO AL GENERAL (YO LO PRESENCIÉ) Y ÉSTE COGIÓ UN PAR DE LANGOSTINOS.
    ELLA SE LE QUEDÓ MIRANDO Y LE DIJO: "SÍRVASE UNO MÁS, NO IMPORTA, YO CONOCÍ A U GALLEGO QUE SE TRAGÓ 15 Y NO MURIÓ DE UNA INDIGESTIÒN, SINO DE VIEJO".

Deja un comentario