78. PERFECTA. Cuando el nombre es una redundancia.

Perfecta Fernández
Perfecta Fernández

No pierde el buen color. La color es como su nombre: Perfecta Fernández, viuda de aquel empleado servicial y amable que tuvo Gonzalo Ganaza en el taller de motos y bicicletas, en la calle San Juan, frente a la vicaría de la Iglesia Mayor. Perfecta hace honor a su nombre y a su color y luce todo el año un bronceado impecable, acompañado de un porte, igualmente, envidiable. ¿Acaso toma todo el sol de Valdelagrana, donde vive, para ella?

She never loses her nice tan, and her complexion is like her name: Perfecta (Perfect) Fernández. She is the widower of that helpful and kind worker which Gonzalo Ganaza employed in his motorbike and bicycle workshop in calle San Juán, opposite the Iglesia Mayor’s vicarage. Perfecta lives up to her name and her complexion with a year round impeccable tan, accompanied by a just as enviable sense of presence. Perhaps she keeps all the sun in Valdelagrana, where she lives, just for her?

Perfecta se dedica profesionalmente a la ayuda a domicilio, atendiendo a una señora mayor que está encantada de su compañía. Y es que la alegría acompaña a esta mujer, contagiando, contaminando, conminando a vivir, algo que se nota en la intensidad de su mirada.
«Los cuidadores de ancianos son personas capacitadas a través de cursos teórico-prácticos de formación, dictados por equipos multi e interdisciplinarios de docencia, para brindar atención preventiva, asistencial y educativa al anciano y a su núcleo familiar. El deseo de formar cuidadores de ancianos nació del convencimiento de que ese arte, tan viejo como la vejez misma, requería del conocimiento y la técnica y no meramente de buenas intenciones. Su campo de acción cubre el hogar, centros y hospitales de día, clubes y centros de jubilados, algunos servicios hospitalarios, asilos, residencias geriátricas y servicios sanatoriales. El cuidador apoya al personal de enfermería y a los equipos geriátrico - gerontológicos de trabajo, cubre horas de soledad brindando compañía, aplicando técnicas para evitar la dependencia, previniendo accidentes, ayudando a los discapacitados e investigando indicios de alteraciones físicas o mentales en los ancianos bajo su cuidado. La formación de cuidadores de ancianos posibilita solucionar una demanda social, sanitaria y cultural, regulable por horas, de bajo costo y sin condicionar el desarraigo familiar.» (Cuidadores de Ancianos).

4 comentarios en “78. PERFECTA. Cuando el nombre es una redundancia.

  1. Eliot y Naza

    Ola tata!, antes de nada que sepas que esto lo saco por la impresora y lo guardo para enseñarselo a mis amigos y vacilar de tia jejeje.
    La verdad esque si, que como bien dice el titulo, el nombre te viene qe ni pintado, tanto por lo wapa que estas siempre, como por la gran persona que eres. Tan agradecida, tan desinteresada, siempre dando lo maximo y aún asi te parece poco, vayas donde vayas siempre vas contagiando alegria y risas. Y bueno yo por mi parte tata, solo puedo darte las gracias por lo que desde pequeño me has dado, que aunque no llegué a conocer a mi abuela Rosario, tanto tú, como la Dolores y la Pilar habeis sido mis otras ``abuelas´´ que mas quisieran los demas haber llegado a tener.
    Muchisimas gracias tata por estar ahi y tener esa sonrisa qe nunca se borra!!!

    Un beso muy grande de nazaret y mio.

  2. Cristina

    Olee! que buenos momentos y buenas risas pasamos en aquella maravillosa playa.. Tu color que todas envidiabamos.. jeje bueno mi queridisma "tita" que te valla muy bien y ¡Hasta el verano siguiente! ;Hasta mañana en el mismo sitio y a la misma Hora! Muchos besos..!

  3. Un enamorado de la pagina

    Me acuerdo de la tienda de bicicleta que había en la esquina de la Plaza Juan Gabala. Allí mi tío me compro, el año 1951 mi primer y única bicicleta, era una Orbea Cadete. Me acuerdo de la fecha porque fue el año que aprobé el ingreso.

Deja un comentario