617. ANTONIO GONZÁLEZ MORILLO. Antonio Guindate.

antoniogonzalezmorillo_guindate_puertosantamaria

Antonio González Morillo, conocido por el sobrenombre de su familia ‘Guindate’, a sus casi 95 años tiene una memoria prodigiosa. Conduce su coche a diario. Toma  el  café con los amigos en el Bar el Brillante, en las inmediaciones del mercado y luego se pega su partida de dominó con los amigos en la Peña Madridista, en la calle San Juán. Una costumbre que practica a diario. Es una persona culta, leída, y con una interesante filosofía de vida --él, que ha vivido tanto-- y que comparte con quienes tienen la oportunidad de estar un rato en su compañía.

antonio-gonzalez-morillo-guindate_0019Antonio nació el 2 de diciembre de 1916 en el Ejido de San Juan, cuarto de los cinco hijos de Gabriel González Franco, hermano del Manco de los Cuatro Mil Reales, con nótula 495 en Gente del Puerto, y de Mercedes Morillo Teja. Antonio recuerda que su hermana Milagros falleció el año pasado… Aprendió a leer y a escribir en el campo, en pocos días, enseñado por su padre y «por un hombre que venía por allí, pero que estuvo poco tiempo con nosotros, no teníamos dinero…» Fue un discípulo aventajado como él mismo afirma. Eran las épocas de las novelas por entregas y su tía le dejó novelas y libros, lo que le convirtió en «un lector de primera categoría» que leía a la luz de los carburos, antes de la II Gran Guerra y luego a la luz de los reverberos.

De pequeño su familia se fue a vivir a un campo por Rota, trabajando en La Dehesilla, pero al enfermar su madre regresaron a El Puerto, estableciéndose en el Cortijo de Las Cañadas, por el Pago Balbaína, tierras que se encuentran desde la Prisión en dirección a Sanlúcar. Aquí se apresura a señalar Antonio que dicho nombre viene de Balbo, el romano y, según afirma son las mejores tierras, en las que en su día se aposentaron los romanos.

Hizo el servicio militar entre Camposoto y Córdoba, --aunque fue dilatando su incorporación a filas por unas hernias, al final no se pudo librar-- y estuvo en el frente a finales de 1938, durante la contienda civil, aunque lejos de las trincheras pues estuvo destinado con el Parque Móvil de la Maestranza de Artillería.

antonio-gonzalez-morillo-guindate_0012

Antonio y su mujer, Cristobalina, en una foto de finales de lo cuarenta del siglo pasado.

En Las Cañadas viviría hasta 1965, año en el que se trasladaría a a la finca de Pozo del Tejar, muy cerca del puente de la variante a Rota, a cuya casa de cortijo le pondría ‘Villa Tobalina’, por su mujer, Cristobalina Teja Huerta, fallecida hace 8 años. «Vivimos una vida feliz», recuerda Antonio con añoranza. Allí puso una granja de pollos y allí continúa viviendo, desde que se prejubiló a los 55 años. Y es que Antonio afirma que para ser feliz hace falta no tener problemas. Y el campo da muchos problemas, hay que estar muy pendientes. Y reflexionó que tras una vida de trabajo en el campo bien se merecía un descanso. Y hasta ahora.

pozodeltejar_puertosantamaria

'Villa Tobalina', en la finca del Pozo del Tejar, por la variante de Rota, a la altura del puente.

Amigo de Manolo el del bar ‘Er Betis', ya desaparecido, de ‘el Chupito’ que tenía un puesto de pescado en el Mercado de Abastos, juega sus partidas con la gente del campo, con los Quirós, en el Bar Brillante, donde para a diario. Y guarda un buen recuerdo de un compañero de milicias: Aramburu Picardo.

antonio-gonzalez-morillo-guindate_0020CONTROVERSIAS CON LA PRIMERA FERIA DE GANADO.

Las ferias de ganado dejaron de celebrarse en nuestra Ciudad en 1916, en septiembre, ante la decadencia y falta de negocio de las mismas, y que se remontaba a los privilegios alfonsíes y el fuerte empuje que alcanzó en el siglo XVIII. Hasta después de la Guerra Civil no se celebraría la Feria de Primavera, como hoy la conocemos, concretamente hasta 1945. Empero, dos años antes, en el Coto de la Isleta, durante los años 1943 y 1944, se celebraban unas ferias de ganado, según documentación que obra en el Archivo Municipal. (En la imagen, Antonio González Morillo, 'Guindate', en 1940).

Pero Antonio González Morillo, Antonio Guindate, afirma a sus 94 años, y en ello están los investigadores de la historia más  reciente, que la primera feria de ganado, tras 1916 y después de la Guerra, fue en 1942 y que él fue testigo de la misma, con 26 años de edad. Lo cuenta en el vídeo que adjuntamos más abajo. Y nos lo contó a nosotros con todo lujo de detalles y, como siempre, haciendo gala de una memoria prodigiosa.

fernando_c_de_terry_y_del_cuvillo3Corría el año 1942 y Fernando Terry del Cuvillo, apodado ‘el Levante’ por su temperamento y viveza, se propuso siendo alcalde durante su corto mandato (08-10-1941 a 03-04-1943) reinstaurar la Feria en El Puerto. En el Casino de Labradores le propuso a Gabriel González Franco, padre de Antonio, que enviara unas bestias al Coto de la Isleta, por Valdelagrana, que quería hacer una Feria de Primavera. Tenía empeño para hacerla competir con Sevilla y Jerez, y quiso situarla en medio de ambas. Y allá que Antonio y un primo se encajaron con las caballerías a la entrada del Coto. (En la imagen, Fernando C. de Terry y del Cuvillo).

Y recuerda Antonio hasta los animales y sus nombres: 2 yeguas, la torda y la castaña; 2 mulos garboso y coronela; 1 burro padre y una jaca colorá (un caballo capado), apodado el tomate, que tenía mucha barriga. Ya instalados en el Coto, llegó el alcalde con Gabriel, su padre en un coche y estuvieron hablando de caballos y ganaderías. Para celebrar la inauguración de aquella primera ‘Feria’, se acercaron a un sombrajo modesto, donde se servían bebidas, atendido por Antonio Aguilar, donde los invitó a una botella de la entonces manzanilla Maruja, cuya etiqueta, por cierto, estaba descolorida, recuerda Antonio.

02Feria-de-ganados-(foto-J.-Castroverde)

Imagen de la Feria de Ganado, ya como Feria de Primavera, en 1945, en el Palmar. (Foto: Justino Castroverde).

Al día siguiente, la familia de los García de Quirós, también llevaron sus bestias al Coto. Aquella primera feria duró dos días, sin carteles, sin guardias y sin banderolas. Y Antonio, lo mantiene con su vívida memoria, mientras los investigadores bucean en periódicos y documentos de la época, para corroborar este hecho que, de momento, está recogido de forma oral de boca de uno de sus protagonistas. (Texto: José María Morillo).

Antonio, hablando de la que para él fue la primera Feria de Ganado de El Puerto, en la posguerra.

___________________________________________________________

vii-semana-estudios-alfonsies2

6 comentarios en “617. ANTONIO GONZÁLEZ MORILLO. Antonio Guindate.

  1. Manolo Sánchez

    Hoy a las 20h en nuestra Prioral tendrá lugar el funeral por Antonio González Morillo "Guindate", fallecido el pasado 27.12.2013.

  2. Begoña

    Almudena,
    Te pido disculpas. No quise decir "reinventar" la historia, sino "reescribir" la historia, que no es lo mismo. Y la historia se puede reescribir con aportaciones verbales, documentos y cualquier otro tipo de trabajo de investigación. Con sus recuerdos, Guindate aporta nuevos datos que solo están a falta de ser refrendados por algún Cruzados de la época, Diario de Cádiz o alguna publicidad. Solo me refería a eso. Este señor merece todos mis respetos porque, además, me se que en una bella persona.

  3. Almudena

    A/A Begoña.
    Antes de hacer ese cometenario de que "reinventa la historia", debería de documentarse usted. Si quiere algo que lo certifique, vaya usted a nuesta estupenda biblioteca municipal.
    Pertenezco a la familia de este Sr. y creo que con ese comentario le falta el respeto. Esta comentando su vivencia, punto.

  4. LSA

    El viernes, a eso de las 14’30 terminó la VII Semana de Estudios Alfonsíes que, organizada por la Cátedra Alfonso X El Sabio y patrocinada por el Grupo Luis Caballero, las Universidades de Sevilla y de Cádiz y la Fundación Banesto, ha sido memorable. En este Gran Puerto y en el Castillo de San Marcos, santuario fortificado de Santa María do Porto se trató de “El arte durante el reinado de Alfonso X” con la participación de eminentísimos especialistas: Isidro Bango, de la Universidad Autónoma de Madrid; Rafael Cómez, de la de Sevilla; Ana Domínguez, de la Complutense; Ángela Franco, del Museo Arqueológico Nacional, Cristina Partearroyo, del Museo del Instituto de Valencia de Don Juan, de Madrid e Ismael Fernández de la Cuesta, del Conservatorio Superior de Música de Madrid. Ha sido todo un éxito científico, con infinidad de alumnos inscritos. Lo único que ha empañado estas jornadas ha sido la ausencia de Manuel González Jiménez, Catedrático de Historia Medieval de Sevilla, y Director de la Cátedra Alfonso X, temporalmente enfermo, pero que ha estado telefónicamente, al tanto, todos los días y varias veces al día, del desarrollo de las jornadas. Todo el mundo, al enterarse, hizo votos a “Santa María del Puerto, por otro nombre Nuestra Señora de los Milagros” por el rápido restablecimiento de Manolo. La novedad de esta edición ha estado, además, en el otorgamiento de un premio, convocado por la Cátedra y sufragado por el Grupo Luis Caballero, a trabajos sobre Alfonso X y su época. Se presentaron diez excelentes estudios. Tan excelentes, que al jurado le costó mucho trabajo decantarse sobre a cuál daría el premio. Finalmente, tras deliberaciones larguísimas, se acabó por acordar otorgar el premio “ex aequo” a dos de los trabajos presentados: el doña Laura Fernández titulado “El Ms. 8322 del Bibliothèque de L’Arsenal y su relación con las Tablas Alfonsíes. Hipótesis de trabajo” y el de doña Marina Kleine, “Sancho Pérez y la Cámara del Rey en el reinado de Alfonso X”. Dio la casualidad de que Doña Marina, brasileña, estaba presente, como alumna, en las jornadas. Al ser leída el acta, todos los asistentes, al verla y reconocerla, rompieron en un caluroso aplauso. Todo terminó, como se debe: con una buena colección de aperitivos, canapés, fiambres y unas copas en la Bodega del Castillo ofrecidas por Luis Caballero, indiscutible mecenas de la cultura portuense.

  5. Menestea

    Pues ya ves, Begoña, este señor, aunque sea de campo está demostrando que aunque no posea estudios reglados, la memoria no tiene porque estar reñida con la cultura.
    Y personalmente, hoy por hoy, puedo dar fé de que la mayoria de los Guindates que he conocido y conozco, pueden presumir de longevidad y sobre todo, lo más importante, de tener una memoria prodigiosa.
    Me alegro de que esto sirva para que investiguen y podamos salir de dudas.

  6. Begoña

    Fíjate, Morillo, que venga ahora un hombre de campo y reinvente la historia. Aunque habrá que esperar a ver si aparecen los papeles que den fe y lo certifiquen.

Deja un comentario