675. MIGUEL MORALES AUGUSTO. Zapatero.

miguelmoralesaugusto_puertosantamaria

Miguel, en plena faena, cuando aún estaba activo en su accesoria de la calle Larga. (Foto: Colección Miguel Sánchez Lobato).

Miguel Morales Augusto, a sus 84 años --nació el 14 de febrero de 1926-- continúa impertérrito, siempre que puede, con su copita en el Bar La Perdiz. Ya felizmente jubilado --con los achaques y atenciones médicas que le han deparado su tabaquismo-- afortunadamente le podemos ver y disfrutar de su conversación en el célebre bar de Larga esquina con Ganado.

miguelyroque_puertosantamariaEl año de 1926, año de nacimiento de Miguel, Rafael Alberti publicaba su libro ‘La Amante’,  relato poético de un viaje en automóvil; Hipolito Sancho y Rafael Barris, publicaban su obra ‘El Puerto de Santa María en el Descubrimiento de América’; Pedro Muñoz Seca tiene un año muy prolífico, publica ‘Poca Cosa es un hombre’, ‘La Cabalgata de los Reyes’, ‘El espanto de Toledo’, La novela de Rosario’, María Fernández’, ‘El sonámbulo’, ‘Seguidilla Gitana’ y ‘La señorita Ángeles’. En 1926 existían en El Puerto, en los Jesuitas, las congregaciones religiosas de la Inmaculada, San Luis Gonzaga y San Estanislao de Kostka. (En la fotografía de Estudio, Miguel y José Roque Morales Augusto, en plena adolescencia).

Hijo de Roque Morales Ahumada y Luisa Augusto, segundo de tres hermanos: Luisa, nacida en 1924 y Roque, nacido en 1929. Miguel continuó el trabajo de su progenitor y desde los 8 años hasta su jubilación ejerció tan necesaria profesión, la de calzarnos y tener a punto los zapatos en la accesoria de la calle Larga, frente a la actual cafetería Roma, donde hoy se encuentra una tienda de ropa.

Miguel ha tenido siempre muy corto recorrido. Y nos explicamos. La tienda de reparación de calzado se encontraba en la calle Larga, como ya hemos dicho, frente a la cafetería Roma; la copa de relajación la tomaba en el bar La Perdiz, y su vivienda la tiene en la calle Ricardo Alcón, antes Muro, junto al pub Blanco & Negro, con lo cual el recorrido que realizaba a diario nuestro protagonista, como ven, era bastante reducido. Tanto más lo es hoy en día, cuando sus desplazamientos van entre La Perdiz y su casa, aunque algunas veces se acerca a visitar la droguería de su hermano Roque --con nótula 280 en Gente del Puerto--, un poco más arriba en la calle Ganado. También es un gran aficionado taurino.

Casado con Luisa Varoni, tiene cuatro hijos, Luchi, Leo, Roque y Paco, este último ejerce como cura en Jerez. Su sobrino Roque siempre nos recuerda que le enseñó la ‘fórmula magistral’ del Serote, una calibrada mezcla de cera virgen y colofonian (aquí le decimos perrubia a esa resina de pino), que en diferentes concentraciones se usa para los cabos de coser en zapatería, o para el carpintero que suple las imperfecciones de la madera.

casinoportuense_puertosantamaria

Calle Larga, engalanada para las fiestas a principios del siglo XX. A la derecha tienda de limpieza de  calzado, donde mas tarde se instalaría la zapatería de Roque y hoy hay una pequeña tienda de ropa;  en frente, donde hoy está el ‘Café di Roma’,  el Casino Portuense. (Foto Centro Municipal Patrimonio Histórico).

6 comentarios en “675. MIGUEL MORALES AUGUSTO. Zapatero.

  1. Francisco Bollullo Estepa

    A PROPOSITO DE MIGUEL MORALES AUGUSTO

    Los recuerdos que me vienen a la memoria de la Zapatería de Roque, son de cincuenta y cinco años atrás, parezcan muchos años, en la escala del tiempo esto es un parpadeo. Quien no recuerda este taller de fabricación reparación y conservación del calzado, de Roque en todo su apogeo, como en aquel pequeño espacio trabajaban tres personas y con todos los avíos propios de un taller de estas características. tres personas trabajando casi a destajo alrededor de un montón de zapatos, al retortero, pero si a Miguel le preguntaban por un determinado par, escudriñaba y rapidamente contestaba: "Aquí están, ven mañana a recogerlos".

    De vez en cuando, iba limpiarme los zapatos, siempre con la idea fija, de echar el cigarro con él, se me apetecía , me sigue gustando hacer este tipo de cosas, es para mí una necesidad, es como el que tiene sed y tiene que beber un vaso de agua. Me gustaba hablar de cosas con personas que ven la vida más fácil de lo que la ves tú, Roque y después Miguel eran de esa forma de ser, según mi opinión, felices, prácticos, buenas personas, honrados, aficionados a los toros, de aquí en una palabra. Ellos dirían: "Hoy es el primer día del resto de mi vida y tengo que vivirlo lo mejor posible" y empezabas a hablar mientras te dejaba los zapatos relucientes y le preguntabas, por ejemplo: " ¿ Roque/Miguel, vas a ir a ver la alternativa de Galloso ?", contestación: "No espera, me voy a quedar aquí, ¿ para cuando lo voy a dejar ?", como didicendo: "Si me quedan dos afeitaos".

    Algunas veces llegaba una marchanta con una par de zapatos, "mira Roque le echa media zuela y tapa, ¿ cuando vengo ?", Miguel: "mañana", la clienta: " ¡ Mañana ! , ¿no me estarás engañando ?, Miguel con cara de circunstancia contestaba : " Bueno ven cuando tú quieras". Otra clienta llegaba, "Roque que le puedes hacer a estas botas de mi niña que ha ido al Rocio, mira como están", Miguel de una rápida mirada, le decía: "Tïralas a la basura"; la clienta contestaba: "Pero Roque mira si le puedes hacer algún arreglito...anda hombre, no seas malo", Miguel contestaba no muy convencido: "Bueno déjalas aquí a ver que podemos hacer".

    Ocurre casi siempre, nos damos cuenta del valor de las personas cuando ya no están; porque en estas circunstancias la calle Larga en el tramo de Plaza de Peral a Luna, se ha quedado falta de la presencia de un hombre bueno y Miguel lo era, ¿ no creen Vdes. que es así?.

    Mi sentido pésame a su familia.

    El Puerto a 20 de Agosto de 2.010.

  2. Maria M. Fernandez-Vega

    No sabeis lo mucho que siento la perdiada de Miguel. Para mi era familia y nunca le olvidare a el y los buenos momentos que pase en su zapateria de la calle larga cuando iba a visitarle y charlabamos por horas mientras mis padres trabajaban en el bar (Bar Vega).

  3. Violeta Jaén Ameneiro

    Pues sí, hermana, lo has descrito tal como lo recuerdo. Es más... al pasar por esa calle nunca dejaba de echar un ojo dentro de esa habitación, como tú bien dices, para nosotras... magica.

  4. Carolina Jaén Ameneiro

    El awelo Roque de 2 estupendos amigos... la casa de mis amigos estaba pegada a su zapatería, y en frente su casa. Recuerdo ese hombre echando más horas que un reloj en su montaña mágica de zapatos, cientos y miles de zapatos amontonados.... y Roque allí bajo una lucecita, poniendo puntillas, pegando, cosiendo, y entre clavo y clavo aprovechaba para soltar un chascarrillo o gastarnos alguna broma. Me encantaba esa casa, esa gente y ese olor a betún.

  5. CFGS

    Mi mas sentido pesame a la familia de Miguel, en el Cielo estaria su gran amigo D. José Luis Orbea, con los brazos abierto esperandolo

  6. Cigarrón

    Que lástima tener que ver, apenas dos meses después de publicada esta nótula, tu esquela en Diario de Cádiz.
    Nos dejó el bueno de Miguel --Roque-- el pasado jueves día 12 de agosto. Descanse en paz.

Deja un comentario