877. MANUEL ORDÓÑEZ GARABITO. Emprendedor y humanista.

Han pasado dos meses desde que, en la nótula 807, dedicada a José Péculo Aparicio, anunciamos informar sobre este otro paisano, desaparecido de entre nosotros en 1963, que fuera durante muchas décadas director de la fábrica de gas y electricidad existente en la calle Larga, esquina con la plaza de Isaac Peral, residiendo junto con su esposa Dolores Moresco Moreno en el piso alto de este inmueble, el número 76 actual de dicha calle Larga, en el que se encuentran actualmente ubicadas las oficinas de Caja Ahorros Inmaculada.

No es solamente su faceta profesional de tantos años dirigiendo la “Electra Peral Portuense” el motivo de esta mención recordatoria. Queremos difundir y dar a conocer, igualmente, los valores humanos y artísticos de este culto y polifacético personaje, nacido en nuestra ciudad el 2 de enero de 1875, que tocó diversos “palos” de las Bellas Artes y participó activamente en la sociedad de su época.

Fueron sus padres, Ramón Ordóñez Portillo, nacido en Jerez , dependiente de comercio en esta ciudad y Milagros Garabito Muñoz, porteña de nacimiento y vecindad, hija también de portuenses: José Garabito Bernal, albañil de profesión, y Josefa Muñoz Moretti, su esposa. Los abuelos paternos de nuestro personaje, Manuel Ordóñez y María Mercedes Portillo, eran gaditanos.

El joven matrimonio Ordóñez Garabito –él tenía 27 años, y ella 28-, recién casados ocuparon un cuarto cedido por sus suegros en la vivienda que estos tenían en la casa número 27 de calle San Bartolomé. Allí nació Manuel, que fue bautizado con ese nombre, solemnemente, el día de Reyes en la iglesia Mayor posiblemente por haber venido al mundo a las dos de la mañana, en la madrugada del segundo día del año, tan cercano a la fiesta de la octava del nacimiento de Cristo, día en que los católicos de nombre Manuel celebran su onomástica. Fueron padrinos, los abuelos paternos.

Aparte estos datos, poco más hemos podido averiguar sobre su familia, pues a raíz de su nacimiento los  padres buscaron nuevo alojamiento, sin que haya podido localizarlos en los padrones municipales posteriores.  Es bastante probable que tuviese, al menos, dos hermanos varones y una hembra. En la Revista Portuense del 10 de septiembre de 1927 figura una nota informativa del sepelio de Milagros Ordóñez Garabito, viuda de Barba, que damos por supuesto fuese  hermana suya. Al mismo, asisten dos sobrinos: Ramón Ordoñez Foncaré, residente en San Fernando y Manuel Ordóñez Oña, residente en Chiclana, pudiendo deducirse fuesen hijos de otros tantos hermanos de Milagros y de Manuel establecidos en las localidades citadas.

Padrón de 1874 donde aparecen los padres de Manuel Ordóñez Garabito.

EL PUERTO EN BROMA.
Anteriormente hemos calificado de polifacético a nuestro personaje. No cabe otra definición mejor. En sus años juveniles editó uno de los sueltos al uso de la época, de periodicidad quincenal y contenido “literario, festivo, satírico e ilustrado” según lo define el profesor Ramos Santana, con el sugestivo nombre de: “El Puerto en broma”. Esa misma afición literaria la mantendrá toda  vida, produciendo ensayos, poemas y obritas teatrales, la gran mayoría inéditas y posiblemente desparecidas. Nosotros solo hemos tenido conocimiento de la autoría de una especie de diálogo escénico titulado “La contestación” que se estrenó en una de las veladas artísticas organizadas por la academia de Bellas Artes Santa Cecilia a principios del siglo pasado y de una obra teatral, una comedia en un acto y tres cuadros, estrenada en el Teatro Principal el 24 de abril de 1914, titulada “El viaje del amor”. (El libro que reproducimos de 'El Viaje del Amor', pertenece a la colección de LSA).

CRUZ ROJA.
En 1915 era el secretario de una incipiente asamblea local de la Cruz Roja, que en aquella fecha contaba tan solo con 115 socios, a pesar de lo cual realizaban una gran labor asistencial dentro de sus limitados recursos. En la memoria de ese año, que presentó a la Junta de Partido cita las curas efectuadas en el dispensario inaugurado el 15 de octubre, que superaron las 600, lo que significaba un promedio diario de 8 a 10 atenciones gratuitas a los portuenses que acudían con lesiones y heridas de carácter leve. Durante varias décadas se mantuvo vinculado a esta benemérita fundación, de la que podemos considerarlo uno de sus pioneros.

En la Academia de Bellas Artes, con Alfonso Sancho Mateos y Elías Ahuja.

ACADEMIA DE BELLAS ARTES.
En la academia de Bellas Artes Santa Cecilia ocupó, igualmente, el cargo de secretario y también la presidencia, además de ejercer como profesor de dibujo y pintura en determinados periodos, aficiones que, igualmente, cultivaba con soltura. Una buena muestra de ellas las posee la familia Moreno Zamorano, depositarios de su legado artístico. De esta época, data el homenaje que promovió la academia, bajo su presidencia, al pintor portuense Juan Manuel Sánchez (ver nótulas núms. 355 y 430) en el verano de 1926. El agasajo se celebró en el restaurant de la Playa de La Puntilla, al que asistieron numerosos artistas, amigos del homenajeado y el alcalde Alfonso Sancho.

HOMENAJE A RICARDO ALCÓN Y FEDERICO RUBIO.
Era muy dado a enaltecer a sus contemporáneos. Solicitó para el ilustre docente, maestro de varias generaciones de portuenses, Ricardo Alcón, la Medalla al Trabajo a S.M. el Rey en julio de 1927, en nombre de la academia como entidad cultural más representativa de la ciudad. Los antiguos alumnos de este enseñante, al cumplir en diciembre de ese año los 80 de edad, organizaron un fervoroso homenaje servido por la “Antigua de Cabo”, presidiendo él la mesa conjuntamente con el alcalde y el homenajeado. Igualmente, fue uno de los promotores del homenaje que ese mismo año se tributó a la memoria Federico Rubio (en la imagen superior izquierda), en el 25 aniversario de su fallecimiento, ocurrido el 31 de agosto de 1902, en  consideración unánime hacia su labor médica y asistencial respaldada por la ciudad que le vio nacer y el cuerpo médico colegiado provincial.

HOMENAJE A VALENTÍN GALARZA.
Participó también en la corporación municipal y, estando en ella, se ocupó de diseñar la placa que se le entregaría al militar portuense Valentín Galarza y Morante (ver nótula núm. 760 en GdP), --en la imagen de la izquierda-- que posteriormente sería ministro de la Gobernación, al ser nombrado Hijo Predilecto de la Ciudad en 1922, aparte sus méritos y virtudes profesionales por la gestiones que culminaron con el establecimiento de un cuartel en la plaza del Polvorista (actual teatro Muñoz Seca), aspiración largo tiempo pretendida por las autoridades locales que veían en ello una inyección para la empobrecida economía de la población. En dicha placa, figuraban en bajorrelieve los escudos de España, la ciudad y el del arma de Artillería, cuerpo al que pertenecía el homenajeado, labrados primorosamente por él mismo.

LA FOTOGRAFÍA.
Otra de las aficiones  que desarrolló en su madurez fue la de la fotografía. Pero no fotos corrientes. Panorámicas espectaculares, obtenidas con un sofisticado equipo y su notorio talento artístico. La colección, de la que insertamos una muestra, ha sido donada al Centro Municipal de Patrimonio Histórico que en el verano del pasado año 2009 organizó una exposición con el título: “Escenas portuenses de principios del siglo pasado.

Soldados ante el Cuartel de El Polvorista.

Fuente del Paseo de la Victoria.

Crucero de las calles Larga y Luna.

Antiguo Muelle Pesquero.

DEFENSA PASIVA ANTIAÉREA.
Durante la contienda civil del 36 fue nombrado presidente de la Comisión de Defensa Pasiva Antiaérea local (CDPA) instalando en la azotea de la torre de la casa de calle Luna, esquina con Nevería, una potente sirena de alarma, estableciendo en su azotea, una de las plataformas más elevadas de la ciudad en esa fecha, el centro de vigilancia permanente de los cielos circundantes.

FAMILIA MORENO ZAMORANO.
No tuvo descendencia en su matrimonio, apadrinando, en el más amplio sentido de la palabra a un niño, pariente remoto, al que bautizaron con su nombre, como era la costumbre. Manuel Moreno, que fuera director comercial y apoderado de la firma “Fernando A, de Terry, S.A.” lo trató como a un padre en su vejez, manteniendo ese vínculo filial hasta su muerte. Su esposa Ángeles Zamorano e hijos, la familia Moreno Zamorano, son los legatarios de las muestras artísticas que dejó a la posteridad este portuense, humanista  y polifacético. (Texto: Antonio Gutiérrez Ruiz. A.C. Puertoguía).

Las imágenes estereoscópicas así como las del protagonista de esta nótula han sido cedidas por Doña Ángeles Zamorano al Centro Municipal de Patrimonio Histórico quien ha autorizado, expresamente, su reproducción en Gente del Puerto. El resto de instantáneas pertenecen a Antonio Gutiérrez Ruiz.

4 comentarios en “877. MANUEL ORDÓÑEZ GARABITO. Emprendedor y humanista.

  1. María Jesús Vela Durán

    En esta nótula hay una foto del paseo de la victoria, me pregunto ¿ volvera algún día el paseo a recobrar su antiguo esplendor? ¿ tendremos que comformarnos los portuenses solo a ver su antigua belleza en fotos? ¿ porque tanta destruccion....? yo le pediria a los reyes magos que todos nuestros parques publicos recuperaran su antiguo encanto,y belleza, que volvieran a construir el cortijo, que buscaran otra ubicacion , para el instituto y asi el paseo de la victoria seria un lugar encantador ,ideal y único para pasear, y deleitarse de tanta belleza.claro que ¿ qué hacemos con los incivicos? a los , que ni tan siquiera podemos recriminar, sin que se acuerden de nuestros difuntos. antes cuando un adulto llamaba la atencion a algún niño o joven , este pedia perdon y se retiraba, ahora es imposible , encima te recriminan a ti por no dejarles destruir agusto,¡¡¡ ni que fura tuyo!!! y lo peor que si esto no cambia, vamos a estar a merced de algunos vandalos.antes la disciplina ferrea que ejercian nuestros padres , era algo escesiva, pero ahora el compadreo con los hijos no se yo si es tambien escesivo pero para mal.

  2. ana

    Antonio: como siempre tus informaciones interesantísimas. Ya sé que tu último libro "El palacio de los Oneto" está a la venta, espero que me guste tanto como los anteriores.
    Feliz año en esta época tan inquietante para tí y los que estamos alrededor de HABITANTES Y GENTES DEL PUERTO .

  3. AGR

    Tienes toda la razón, amigo Pepe Luis. La comida homenaje a tan estimado enseñante se celebró en los salones de la academia, sirviendo la comida, es decir el catering, la "Antigüa de Cabo". Agradezco tu comentario que me permite enmendar el involuntario error. Antonio

  4. josé Luis Lojo

    Amigo Antonio: Me ha gustado mucho está información tuya sobre este personaje, pero el homenaje a D. Ricardo Alcón, el almuerzo se celebró en el salón de actos de la Academia de Bellas Artes, según tengo entendido. Un abrazo

Deja un comentario