1.165. D. MANUEL Y D. ENRIQUE. Recordar es vivir.

Cada cierto tiempo, como si lo aprendido de pequeño tuviese su espacio en la memoria más entrañable, suelo sacar esa caja de latón donde conservo las fotos antiguas de la familia. Y miren ustedes por donde me tropiezo con una instantánea de singulares características. Determinada calidad y entrañable composición. Es la imagen que tienen ustedes delante.

La playa de La Costilla en Rota sirve de soporte a dos parejas de recién casados. Corría el año 1.956 cuando los matrimonios conformados por los profesores del Instituto Laboral portuense, Enrique Bartolomé López-Somoza (con nótula 222 en GdP) y Elisa López Quevedo y Manuel Martínez Alfonso (con nótula 1.051 en GdP) y María de los Ángeles Pérez Sánchez viajaban a la localidad vecina y eran inmortalizados por un amigo común.

La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados, escribía el escritor alemán Jean Paul Friedrich Richter, mientras saboreo la fotografía que cuelga en el salón de mi casa familiar. Enrique y Manolo; Elisa y Mari eran algo más que compañeros. Amigas inseparables, ellas habían decidido vivir siempre cercanas y de esa primera casa compartida en el Egido de San Juan,  junto a la finca del Manco Guindate, en la casa conocida como de Santa Ana, propiedad de D. Manuel Rubín de Celis, pasaron a ocupar un par de chalecitos de los profesores del Instituto de la Rotonda de La Puntilla. Hasta que en la última década, a excepción de Elisa, nos dejaron para siempre.

Don Manuel y Don Enrique, desde esa barandilla algodonosa de las nubes, contemplan esa ciudad que les vio crecer como profesores. Ellos ya abandonaron este mundo. Se marcharon, como decían esas bellas estrofas de Antonio Machado:

Y cuando llegue el día del último viaje
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar
me encontraréis a bordo ligero de equipaje
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Para muchos, el año de la instantánea –que bien podría servir de cartel anunciador de alguna película de la época-, fue importante. España y Marruecos firman un acuerdo sobre transferencia del territorio marroquí que hasta entonces era Protectorado español; la actriz Grace Kelly contrae matrimonio con el príncipe Rainero III de Mónaco; Marilyn Monroe contrae matrimonio con el dramaturgo Arthur Miller; en la Capilla de la casa palacio de los Marqueses de Arco Hermoso (calle Durango) se celebraba en octubre la boda entre Lupe Romero Laffite, hija de los marqueses y el gaditano Antonio Grosso Burham, bendecida por el obispo de Córdoba, fray Albino Menéndez Reigada; se celebran Juegos Olímpicos en Australia, o Juan Ramón Jiménez obtiene el premio Nobel de literatura. Para los familiares y amigos nos resulta emocionante y placentero contemplar con detenimiento imágenes desgastadas con el tiempo, pero vivas.

Y en el recuerdo de esos dos entrañables profesores de muchas generaciones de portuenses, nos anudamos a esa otra frase del poeta latino Marco Valerio Marcial, cuando afirmaba que 'poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces'. (Texto: Enrique Bartolomé , Jr.)

3 comentarios en “1.165. D. MANUEL Y D. ENRIQUE. Recordar es vivir.

  1. MANUEL RUEDA AGUILOCHO

    En mis años de estudiante en Santo Domingo tuve la suerte de que estos dos GRANDES PROFESORES me dieran sus clases D. Enrique (geografia e Historia) y D. Manuel (Lengua y Literatura), ambos le tengo un gran respeto y cariño, no puedo olvidar los bisontes que se fumaba D. Enrique, le pegaba unas caldas y no veas el humo que soltaba, nosotros lo alumnos, deciamos que nos aficiabamos y él respondía que ese bozarrón callaos idiotas. Que Dios lo tenga a ambos un un lugar preferente. No los olvido

  2. Un Menesteo....

    Gracias a Enrique Bartolomé, hijo, por este recuerdo. Ambos fueron mis profesores, magistrales, cada uno en su estilo, para siempre en mi recuerdo.
    Y mi saludo a mi amigo y compañero de aquellos años J.L.Lojo. Un fuerte abrazo.
    F.Rascón

  3. José L. Lojo

    1956 año que comencé mi bachillerato en el Instituto, durante 5 años me impartieron sus enseñanzas, con su gran maestría y humanidad, después reconocimiento y amistad hasta que se fueron para siempre. Gracias D. Enrique y D. Manuel

Deja un comentario