2.116. PREGÓN EN LA CASETA EL REVUELO.

pregon_revuelo2_puertosantamaria

José María Morillo, acompañado por Milagros y Verónica Gago y Francisco Andrés Gallardo ofrecieron el pregón de feria en la Caseta Revuelo tras la inauguración del alumbrado, en la noche de la Velada, preludio de la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino. /Fotos: Oleguer García.

JUZGADO DE LO FERIAL Nº 1 DE EL PUERTO DE SANTA MARÍA. SENTENCIA nº 21/2014.

En El Puerto de Santa María, Recinto Ferial de Las Banderas, calle de Madrid, Finca Revuelo, colindante con las casetas de La Cantarería y Los Trenti.
Vistos por este Tribunal del Juzgado de lo Ferial nº 1 de los de El Puerto de Santa María, los presentes autos de Juicio Oral seguidos ante este Juzgado, altercados de Orden Lúdico, siendo los acusados los socios de la denominada Caseta Revuelo, defendidos por los Letrados periodistas y tertulianas, Milagros y Verónica Gago, siendo parte acusadora el Ministerio Fiscal representado por el hombre de letras  Francisco Andrés Gallardo, crítico de TV del Grupo Joly. En defensa de la víctima: la acreditada cartera de legítima piel de Ubrique de los socios: los Hijos del Revuelo, con todos sus componentes: tarjeta de crédito sustentada en cuentas corrientes y billetes de 50 euros, a falta de una acusación particular, en nombre de S.M. el Rey, pronunciamos la presente sentencia, con base a los

ANTECEDENTES DE HECHO que pronto conocerán.

pregon_revuelo4_puertosantamaria

El pregonero, el juez López Marchena, el alcalde de la Ciudad Alfonso Candón y el presidente del Revuelo, Paco Soto.

… … … 

Pero antes, querido presidente de la Peña Revuelo, queridos socios, amigas y amigos, señoras y señores, permítanme una reflexión, que viene escrita en la Biblia: “Cuando el Señor llamó a Gabino, no dijo, Gabino ven, sino venga Vino”. Esta noche pretendemos, queridos Hijos del Revuelo, con esta sentencia, que durante la Feria, el vino venga a nosotros, así como la amistad, las buenas intenciones, pasarlo bien, … llevarnos bien… todo lo que tengamos que llevarnos, de la Feria, que no pueden ser sino cositas buenas. Y abrirles las puertas de esta caseta a los ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica, a los que homenajeamos en esta edición con nuestra primera fiesta local. En 1775, Tomas Jefferson, uno de los firmantes de la Declaración de Independencia norteamericana, hacía referencia a “que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, dentro de los cuales están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Que sabio Mr. Jeffersson, que ya imaginaba hace 239 años que, entre otras cosas, en la Feria, buscarían, buscaríamos, la felicidad. Good Bless América, o lo que es lo mismo Dios bendiga a América y en España, a la Caseta del Revuelo y a sus hijos, y a los hijos de sus hijos.

… … …

pregon_revuelo1_puertosantamaria

Con los colaboradores del Pregón, delante de la caseta El Revuelo.

Y seguimos con los antecedentes de hecho, en este juicio de los poetas, a la Feria.

PRIMERO.- Que el Ministerio Fiscal en sus conclusiones, califica los hechos procesales como constitutivos de un delito continuado de lesiones a la cartera y contra las cuentas corrientes de los reunidos en este recinto de albero, penado con el artículo 147 del Código Ferial, expone como agravantes los artículos 174.1 y 177 de éste Código, relativos al mes de Mayo y a  la celebración de la Fiesta del Vino Fino porteño, y  acusa como ferialmente responsables en concepto de autores a los Hijos del Revuelo. No solicita ninguna pena en particular.
SEGUNDO.- Que la defensa en sus informes finales, culpa a la víctima –la cartera de Ubrique-- de lo dispuesto en los artículos 556 y 57 del Código Ferial, sobre descubiertos bancarios, préstamos y sablazos a corto plazo, justifica la actuación de los acusados en base al artículo 20.7 del Código Ferial, pasarlo bien sin mirar a quien, de obligado cumplimiento en estos días de fiesta, y solicita la libre absolución de los mismos.

HECHOS PROBADOS

Sobre las 22:30 horas del día 21 de mayo de 2014, los acusados, mayores de edad y con antecedentes feriales en la Caseta El Jaleo y otras, de este Real de la Feria, habían sido vistos por el Recinto de Las Banderas, dirigiéndose a la Caseta del Revuelo, calle de Antonia ‘La Tuerta’, núm. 3, entre las casetas de la Peña Los Cachondos y Vivaporús.
Al considerar los agentes de mi autoridad que los dichos Hijos del Revuelo presentaban síntomas de haber ingerido abundantes bebidas propias de estas fechas, tales como Medias Botellas, Medias Limetas, Jarras de Rebujito, así como raciones varias de ‘cocretas’, pimientos fritos, raciones de chopitos como dice uno de Madrid y otros especímenes de procedencia marina y similar tenor, consta en el auto que los agentes de mi autoridad ofrecieron a los Hijos del Revuelo someterse a una prueba de alcoholemia, cuya práctica aceptaron y, en lugar de ofrecerles un etolómetro de precisión, les fue entregado por error una copa de Fino Quinta, que éstos, rápidamente, apuraron, pidiendo otra.

Además, hemos podido conocer que el Rebujito no es un invento de nueva creación, sino que ya en el siglo XIX, en EEUU, Nueva Inglaterra, desde donde saludan a los porteños en Feria, se consumían nuestros finos, combinados con limón, agua carbonatada, hielo picado y azúcar, en un  a modo de bebida refrescante, conocida como Sherry Cobblers.

pregon_revuelo3_puertosantamaria

Realizada esta primera prueba, cuando estaban a la espera de transcurrir el tiempo necesario para repetirla, los precitados Hijos del Revuelo, continuando en su actitud pitorreante, corregida y aumentada por la mayor ingesta etílica,  y alguna ración que otra de pijotas, frente a mis agentes, les dijeron que "ahora bronquita y multita, sois unos aguafiestas y unos palmeros con poca gracia y mucha guasa" y comenzaron a alejarse en dirección al tablao donde se marcaron unas sevillanas de Eva Santamaría, los del Río y el Coro Rociero de Ntra. Sra. de la Media Chica. Ante esa actitud, los agentes trataron de impedir que continuaran los ultrajes hacia las carteras de Ubrique –paisanas de mi buen amigo Modesto Barragán--, y los respectivos hígados y aparatos digestivos  de los aquí congregados, continuando con el jolgorio y la algarabía propios de estos días, con algún cantecito, dos tandas de sevillanas y un encargo para que los niños se fueran a montar en uno de los ponis sexuagenarios de la Feria.

A consecuencia de esa acción se produjeron las siguientes lesiones:

  • Sonrisas permanentes y reiteradas con ligero movimiento pendulante del cuerpo, vulgo camballá.
  • Risillas interminables, como con intención de cachondearse del personal.
  • Herida inciso-contusa en las tarjetas de crédito Visa y Master-Card, así como erosiones en todos los números del pin secreto de la misma.
  • Fractura en la legítima de Ubrique, que precisarán para su curación de medias chicas de Vino Fino, así como de la realización de curas, estando impedida para sus ocupaciones durante lo que resta de mayo y buena parte del mes de junio y lo que te rondaré, morena.

Los socios Paco Soto y Miguel Ángel Marchena sufrieron dolores musculares en la articulación del hombro izquierdo y columna dorsal, respectivamente, de tanto sacar la cartera cada vez que pagaban una conviá, cuyas lesiones requirieron para su curación solamente reposo, estando incapacitados para pagar, ni siquiera a escote, durante 40 días con sus noches, a lo que ellos se niegan con rotundidad.

Los socios Antonio García ‘el cosario’ y José Miguel Oviedo, resultaron con pequeñas heridas que precisaron de una cura local inicial y de las que curaron a los tres días, de tanto pagar con ticket de la caseta, así como cacharritos para los mas pequeños de familiares y conocidos –en concreto El Canguro, El Gusano Loco y la Tómbola El Ecijano (sin premio)--, sin estar incapacitados laboralmente, quedándole como secuelas una cicatriz de 3 cm. de diámetro en la mano pagadora, en forma de tatuaje de una moneda de dos euros.

Fue llamado como testigo  Mr. Fair, el embajador norteamericano en el país africano de Ghana, que se quedó con Ghana de venir a la Feria, pero que nos ayudó para interpretar algunas expresiones que se escucharán estos días, por ejemplo:

  • Un Clavazo es, en inglés de Wisconsin:  A Rip Off.  Por ejemplo: Don't go to that caseta, the prices are a total rip off (No vayas a esa caseta, los precios son de clavazo)
  • Un Colocón es, en inglés de Owatonna (Minesotta): To be out. Por ejemplo: I'm out of it (qué colocón llevo)
  • Pasarlo bomba, es en ingles de Iwoa: to have a ball. Por ejemplo: We have a ball in this caseta tonight. (Me lo he pasado bomba en esta caseta esta noche).
  • Se armó una bulla, es en inglés de Pensilvania. To be ding dong. Por ejemplo There was a big dig dong at El Puerto de Santa María tonight. (Se ha armado una bulla esta noche en El Puerto de Santa María).

Por último, el Jurado, primo de Rocío la de Chipiona, ratificó todos los hechos anteriores como probados, declarando que el uso intensivo de la Cartera de Ubrique no estaba justificado, que había que guardar para el veraneo, el abono de los toros y la zona naranja y que, por consiguiente, declaraba culpables a los acusados.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- El artículo 104 de la  Carta Puebla promulgada por Alfonso X El Sabio, que es la Constitución porteña, prevé en su segundo punto que “Una Ley Organoléptica determinará las funciones, principios básicos de actuación y estatutos del cachondeo y divertimento de los Hijos del Revuelo durante los días feriados».

SEGUNDO.- El tipo delictivo previsto en artículo 147 del Código Ferial, relativo a las lesiones antes descritas, afirma que dichas lesiones requieren “objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico, ejercicios espirituales con retiro y ahorro intensivo de la cartera. La fiscalía alegó…, bueno, mejor que suba el fiscal de la causa, Francisco Andrés Gallardo y diga lo que tenga que decir y si no que calle para siempre:

SUBE FRANCISCO ANDRÉS GALLARDO.

pregon_revuelo5_puertosantamaria

Con la venia, su Señoría. Cara, aquí mucha cara, señoría. Con perdón, pero alguien tenía que decirlo. Ya los antepasados de Abraham Lincoln, cuando llegaban a la caseta de la Spring Fair de Alabama de Abajo preguntaban al shérif del condado: “Is there anything to munch in this caseta, primo?" Ojo, con ese “to munch” que seguro que oiremos de voz de algún sobrino de Obama en cuanto nos pillen con la moral baja. Porque to munch significa, papear por la cara, trincar una convidá al vuelo.

Aprendamos la frase…
--"¿Hay algo pa papear de barde en esta caseta, primo?"
--“Is there anything to munch in this caseta, primo?”

Su señoría, aunque fuera de juicio, me gustaría expresar mi consejo, un consejo que nace de una viva preocupación, de que en estos días andemos precavidos más que nunca con el idioma de los hijos de Shakespeare y de los parientes de Walt Disney.
El  presidente Woodrow Wilson fue el que estableció en 1920 la enmienda XVIII de la Constitución norteamericana por la que se prohibía el consumo de vino fino de El Puerto y de cualquier otra bebida alcohólica en los Estados Unidos, una Ley Seca que sólo vino a arreglar los bolsillos de Al Capone y unos cuantos de sus amigos.
Wilson se pasó de precavido porque, ya lo dijo más de una vez, no quería que la gente no se alegrara demasiado en la Fair of the Horse de Nueva Orleans de Barrameda.
De aquellos tiempos de prohibición tienen los americanos la expresión de “un puntito” o más bien “un puntazo”:  que para ellos es “a right piss up”. Vamos a aprenderla, como lo haría ese hombre que  es el colmo del age como es el señor Vaughan. La frase sería “We have a right piss up tonight in the Revuelo”

Qué decir, su señoría, cuando con la risa ladeada tenemos un “right piss up”, jumera, tajaíta, trompa, colocón o coma etílico, tras haber depositado buena parte de nuestras recortadas nóminas mensuales en barras y cajas registradoras de cofradías, peñas culturales, asociaciones piadosas y colectivos de amigos.
Qué decir de esas manifestaciones de amistad de gente que conocemos apenas de vista, de familiares surgidos de la Patagonia, de cuñados que nunca tuvimos en Michigan, que en estos días se nos hacen inseparables y se aferran al espíritu de la convivencia, combebencia y convidá para pegarnos uno sablazos de tiques y dejarnos con la palabra en la boca en cuanto se han terminado la ración de langostinos y han dejado seca, como hacía el presidente Wilson, la media de Fino Quinta hasta que no queda ni gotita.
No es justo señoría. No es sano ese despendole en cuanto la gente otea Las Banderas. En cuanto el gorrilla te está señalando el hueco del descampao  hay  Hijos del Revuelo que están chupando las vinagreras amarillas de la Joy y ya están bailando sevillanas con el claxon del que va detrás.  Ser jartible no es bueno para la Salud, ya lo recomienda la OMS y la UMS. No es sano ni para el colesterol ni para la cartera de Ubrique.

Copas, No. Vasos fuera.

Señoría no al despilfarro en convidás, evítenos el gañote vil e impida este innecesario cachondeo de la  feria.
Acuérdense de esta frase cuando se harten de la condena de estos días.
--"Qué rollazo de Feria".
--"What a dead, dead boring Fair"

Creo que mis breves planteamientos son concluyentes, su señoría. Muchas gracias.

... ... ... ... 

Sr. Fiscal, estoy anonadado. Los delitos descritos no van a ser tenidos en cuenta por este Tribunal de la Feria dado que, como vulgarmente se diría “no vienen a cuento”. Y es que el artículo 174.1 pena a los malages y siesos que nos saludan a gritos en los días feriados, desdeñando las seculares tradiciones de beber, comer y bailar a aquellos que, abusando de su posesión someten a las carteras a torturas. Si bien los acusados hubieren abusado de la juerga en estos días está justificado como tortura a la cartera, dada su duración, naturaleza y circunstancias. Es más, ni siquiera ha contemplado esa posibilidad el Jurado, pariente de Rocío la de Chipiona, o este Tribunal. En cuanto al artículo 177 cabe dar un toque de atención a la Fiscalía para que lea más detenidamente el Código Ferial, pues en dicho artículo se presupone inicialmente que haya un atentado contra la integridad de los Hijos del Revuelo. Cosa no probada en ningún caso y tampoco alegada por la misma Fiscalía.

TERCERO.- Los delitos contemplados en los artículos 556 y 208 del Código Ferial refieren a la resistencia a la guasa primaveral e injurias contra los malages que no tienen ningún miramiento mientras la miran cara a cara siendo conscientes que es la primera de un montón de copas que están por venir.

Como causa de justificación, la defensa alega, bueno, mejor que aleguen ellas directamente, damos paso a mis ilustres colegas, las ebúrneas e implacables defensoras, Milagros y Verónica Gago.

pregon_revuelo6_puertosantamaria

SUBEN MILAGROS Y VERÓNICA GAGO.

Buenas noches a todos y todas y Good evening  a los hijos adoptivos de los Estados Unidos de América que se han atrevido a pisar el albero del recinto ferial de las banderas, donde  ahora mismo nos encontramos para gloria de los buenos feriantes herederos de la mítica Salchichas Uranga y de las hamburguesas de la Tere y su tartana que las hace como les da la gana.

Es una enorme satisfacción que nos llena de orgullo  que los socios del Revuelo  hayan elegido al bufete de abogados Gagos Forever Asociados y Demás Afectos familiares, a los que nozotras mismamente y dignamente representamos, en su lucha contra  las acusaciones  vertidas por un fiscal, conocido, a pesar suyo,  por sus pérdidas de  memoria cada vez que pisa el albero de un recinto ferial  y para más inri es socio de honor de la Ilustre Asociación de  Alcohólicos Unánimes e Identificados, presidente de honor de Hermandad del Gorroneo y del Mayor Dolor Carnavalesco y becario de la ONG Escaqueadores Sin Fronteras.
Un bufete este, por cierto, famoso por echar horas y horas para inflar sus minutas. Un bufete que colecciona éxitos... A saber; hemos defendido a la ciudad para evitar el cierre del Hotel Caballo Blanco, el Hotel Duques de Medinaceli, el Rempujo o el Cafetín, el regreso del Vapor y combatido el picudo rojo de las palmeras, la construcción de la estación de autobuses o la finalización del Pueblo Marinero de Puerto Sherry. Un éxito tras otro, ya se sabe.

Pero centremos la cuestión. Antes de perdernos por ese polvo de ese albero y perder también el norte en los Estados Unidos, queremos  y venimos a defender, como defensoras que semos,  a las carteras  de los revuelistas, que sí se caracterizan por algo es por  sentir con fuerza el sentimiento feriante. Un sentimiento que empezó en aquellas tardes en las que sus madres los sacaban  por los pelos de los coches choques de la calle el infierno... y sus parejas de las barras de las casetas ya de mayorcitos,  si es que alguna vez crecieron.
Queremos defender a capa y espada que una cartera legítima de Ubrique realizada en cueros  y de una calidad im-presionante  no puede nunca provocar que sus dueños cometan actos impuros. No vamos a aportar pruebas por una sencilla razón… no las tenemos ni análisis forenses porque no nos queremos equivocar ni vamos a imputar a nadie  porque ya están, esperamos, todos los que son, pero sí vamos a pregonar a las cuatro vientos  que quien esté libre de pecado que tire la primera media botella. ¿Como se va acusar a unos socios.  que son la envidia del lugar y defensores de lo indefensible, de malgastar  y saber divertirse en una feria?.

Señores si esto ocurre u ocurriera  tanto el programa Sálvame como la Pantoja los acusarían de  que aquí huele algo mal, y no son los caballos,  y por lo tanto llegaremos a pesar que lo que hay en marcha es una  confabulación judeo masónica sin precedentes en  Las Banderas y que  de no frenarse a tiempo puede llegar a  provocar un caos  que perjudicará enormemente a la venta de los ticket de medias botellas.  Y eso no lo podéis tolerar.

El Código Ferial, que debemos aclarar nunca hemos leído  ya que cuesta entenderlo más que un auto de sentencia, no hace referencia alguna a que sea de obligado cumplimento  aplicar castigo alguno  a aquellos socios que amparados por su responsabilidad hacia su persona y los demás deseen  invertir en bonos canjeables por medias botellas, ticket de cacharritos o compra de trajes de gitana. No se dejen engañar  por ex feriantes que son peores y más peligrosos que los ex fumadores.

Todos sabemos  que la justicia ni es ciega ni es tonta --aunque a veces uno sospeche lo contrario--, y por  ello, solicitamos de este alto tribunal que vean a nuestros representados tal como son, bueno, mejor que  no, que simplemente los vean: tampoco hay que pedir peras al olmo. Son como son: alegres, chistosos,  espléndidos, es decir, definitivamente feriantes.

Ninguno de ellos ha pasado de la línea que  está permitida por el Recinto Ferial  donde la alegría, los caldos y el dinero ajeno es lo que cuenta.

Señoras y señores, lo que hacen nuestros representados, los revuelistas, no es pecar, es llevar a lo más alto  una forma de ser  con mucho orgullo y sin perder los papeles, aunque muchos de ellos pierdan la cartera. Aquí no cuelan esos gorrones que ponen como excusa que no tienen un cajero automático a mano.

Permitirnos que solicitemos justicia para ellos y que su castigo no sea otro que nos tengan que convidar a todos los presentes a una fresca y revitalizante copa de vino de nuestra tierra. Portuenses, Americanos, aquí, como en Bienvenido Mister Marshall, os recibimos con alegría. Porque aquí y ahora divertirse es de ley. Y contra esto no cabe recurso alguno. Y si no es así nos acogemos a la Quinta Enmienda!!! Hemos dicho

... ... ... ... 

Muchas gracias queridas e ilustrísimas letradas.

CUARTO.- Tras esta exposición de argumentos, veredictos y demás, ya sólo resta concretar qué tipo y qué pena se aplicará a los acusados. Las lesiones sufridas por la víctima: la cartera de legítima piel de Ubrique de los Hijos del Revuelo y sus respectivas cuentas corrientes, tarjetas de crédito y vales canjeables. No se ha probado que sean constitutivas de delito, ergo (signifique lo que signifique ergo) este Tribunal considera que los acusados únicamente han cometido una falta por lesiones, tipificada por el artículo 617 del Código Ferial.

Es menester de este Tribunal dar un toque de atención a las partes --no a las pudendas--, sobre todo a la Defensa, para que en futuros juicios a la Feria fundamenten mejor sus alegatos y no utilicen el Código Ferial como si de una escopeta de feria se tratase, que contra más artículos le dispare al contrario más segura tendrá uno el premio, el inefable perrito piloto o la muñeca chochona, y con esto me refiero a utilizar legislación que no tiene la más mínima cabida en el caso.
Por tanto en virtud de lo decidido por el Jurado y por los ocupantes de esta tribuna de Feria.

FALLAMOS Y NO POR ELLO NOS EQUIVOCAMOS.
Que debemos condenar y condenamos, a todos y cada uno de los Hijos del Revuelo como autores ferialmente responsables de ser temerarios, faltones y malandrines con la de Ubrique, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad ferial,

Primero. A la pena de cinco días de reclusión mayor en el Recinto Ferial de Las Banderas, localizados permanentemente a no mas de 100 metros de la caseta Revuelo, calle Manga de Gabán, entre las casetas de El Flagelazo y El Pescuezo del Cantaor.

Segundo. A la pena de una dieta mediterránea donde el colesterol bueno estará presente mediante el consumo intensivo de buenos platos de jamón de cinco jotas, maridado para la ocasión con Vino Fino de El Puerto, tomado en catavino de cristal fino, a una temperatura muy fría de entre 5 y 7 grados, o lo que es lo mismo, meter la botella en una cubitera con hielo.

Tercero. A la pena conmutativa de la ingesta de cinco jarras de rebujito (en inglés Sherry Cobblers) por familia o reunión, mas otras tantas para convidar a quienes se acercaren a Revuelo, en la proporción de 1/3 de fino y 2/3 de refresco de lima con mucho hielo y una mata de hierbabuena. Todo ello sin despeinarse.

Cuarto. A la pena de salir a bailar cada vez que le sea indicado por su pareja de baile, en la modalidad de sevillanas, la variante de rumbas, bien con conocimientos o poniendo mucha voluntad, huyendo de los chin chin pum de orquestas que nada tiene que ver con esta fiesta, que la Feria está para vivirla, además de para beberla.

Quinto. A la pena de convidar a quien tenga a su lado, cada vez que el gobierno de Rajoy anuncie, a lo largo de esta feria con Elecciones Europeas, que la economía va mejor. Y a no escaquearse de pagar lo convidado.

Sexto. A la pena, penita, pena de llevar a los niños a los cacharritos al menos dos tardes alternas durante los próximos cinco días, y a ser generosos con cuñados y sobrinos que se hacen cargo de los niños en su nombre, en la calle del Infierno. Con esto ya se tiene el Cielo ganado, así como indulgencia plenaria.

Todo ello con imposición de la totalidad de las costas procesales causadas, que consistirán en una cena pagada por el casetero que pronto vamos a degustar.

... ... ... ... 

Y antes de terminar, permítanme jugar con unas chuflillas, adaptando a nuestro paisano Rafael Alberti

¡Qué Revuelo!

¡Aire, que es Feria chiquillo,
te pica el pájaro pillo
que no pone el pie en el suelo!

¡Qué Revuelo!

?Vengas o no en busca mía,
amigo, buena persona,
dos copas y una ración
tendrás en la gañanía.

¡Qué Revuelo!

Los socios con cascabeles
arman la marimorena,
plumas nevando en la arena
rubí de los redondeles.
Que caseta con caireles,
le tocan palmas el cielo.

¡Qué alegría!
¡Brinda conmigo, chicuelo !
¡Qué Revuelo!

... ... ... ...

Notifíquese la presente resolución al Ministerio Fiscal y demás partes personadas haciéndoles saber que la misma es firme y contra ella no cabe recurso de apelación. Así por esta nuestra sentencia que pronunciamos, mandamos y firmamos en la tribuna de la Caseta Revuelo del Recinto Ferial de las Banderas, a los 3 años de su fundación. He dicho.

Deja un comentario