2.739. Alfredo Felices Rodríguez-Parets. Un escultor portuense inédito.

alfredo-felices-rodriguez-escultura-puertosantamaria

Buscando información en las hemerotecas sobre un tema que nada tiene que ver con lo que voy a relatar, leí casualmente en el periódico ABC del 25 de marzo de 1988, en la sección de necrológicas, media docena de líneas informando del fallecimiento en la capital de España del escultor Alfredo Felices Rodríguez-Parets el día 11 de ese mismo mes, a la edad de 84 años, añadiendo que el entierro y funeral se había celebrado en el panteón familiar de Puente de San Miguel, en Santander.

El nombre y la población me “sonaban” pues no hacía mucho tiempo que había realizado un trabajo de investigación sobre uno de los propietarios en épocas pasadas de la popular tienda de vinos de calle Cielo denominada “La Burra”, Alfredo Felices Jareda, primer Vicepresidente de la Academia de Bellas Artes Santa Cecilia, concejal de fiestas en el primer lustro del siglo XX, hombre de confianza del alcalde Joaquín Ruiz López, al que sustituía en su ausencia y persona muy popular y conocida dedicada al comercio desde muy joven que “desapareció” en la primera década del siglo citado, todo parece apuntar que por enormes deudas acumuladas, imposibles de liquidar con su patrimonio, como consecuencia de su afición al juego.

laburra_fachada_puertosantamaria bb

Fachada de 'La Burra' en los inicios de la calle Cielo.

Este personaje, oriundo de Villapresente, estaba casado con la hija de un emigrante cántabro y una cubana, nacida en Cienfuegos llamada Guillermina Rodríguez Parets, por lo que la duda, dada la coincidencia de apellidos está resuelta. El anciano escultor fallecido, que convirtió los dos apellidos maternos en uno compuesto, al que generalmente citan o señalan como santanderino era, sin la menor duda, hijo de esta familia. Faltaba un dato importante para confirmarlo, y de paso, poder afirmar que El Puerto de Santa María fue su lugar de nacimiento: la partida de bautismo.

Según ese documento, que se conserva en el archivo de nuestra actual basílica, recibió el agua bautismal de manos del cura Regente de la misma, Don Ramón López Arenas el 11 de octubre de 1903, habiendo nacido tres días antes, a las once de la mañana en el domicilio familiar de calle Cielo 108. Se le impuso los nombres de Alfredo, José María, Pedro de la Santísima Trinidad y fueron sus padrinos su hermano Miguel que en esa fecha tenía 8 años y Laura Felices Gutiérrez, su tía, pues era una de las hijas del segundo matrimonio del padre de Alfredo Felices Jareda, Miguel Felices Camino y que, en esa fecha, superaba la treintena.

1revistaportuense_tit_puertosantamaria[ bb

Con los datos que recabé en su día llegué a la conclusión de que Alfredo Felices Jr. podía haber fallecido en edad párvula pues en una Revista Portuense de 1906 lo citan como “delicado de salud” y en los padrones de 1908 ya no aparece censado en el domicilio familiar, pues solo están con sus padres sus hermanos, los otros dos hijos del matrimonio Felices Rodríguez: Miguel y Rosa. Hoy podemos suponer que, posiblemente, lo que debió pasar es que, siguiendo consejos médicos de cambio de clima, debido su estado de salud, el niño, con apenas cuatro o cinco años fue llevado a la Montaña, a tierras cántabras, concretamente a Puente de San Miguel (Santander) donde vivían sus abuelos maternos, el indiano Genaro Rodríguez y su esposa cubana, Rosa Parets, padres de Guillermina, que lo criaron y educaron a partir de entonces pues, en 1908 debió destaparse con escándalo el tema mencionado de las deudas de juego y, aparte de ser desheredados todos ellos por la madrastra del padre del artista, la viuda de su abuelo paterno, que se llamaba Teresa Gutiérrez Hoyos, desapareció toda su familia, en el sentido literal de la palabra, suponiéndose que marcharan a Cuba “discretamente”, sin que posteriormente la propia familia montañesa tuviera noticias de su paradero. Y lo afirmo con esta rotundidad puesto que, dieciséis años después, debiendo entrar en quintas Alfredo Felices Jr., he localizado en el Boletín oficial de la provincia de Santander la inserción que reproduzco: “Incoado el expediente para acreditar la ausencia e ignorado paradero por más de diez años de Alfredo Felices Jareda, vecino que fue de esta ciudad… ruego y encargo a todas las autoridades y demás personas que de él pueden tener noticias se sirvan participar a esta Alcaldía cuanto les conste acerca de sus residencia, con el fin de que su hijo, Alfredo Felices Rodríguez, pueda probar la ausencia de aquel en el expediente de excepción del servicio en filas.”

Firmaba el alcalde de Santander, N. de Cospedal, con fecha 26 de abril de 1924 y a continuación indicaban algunas señas de él para su identificación: “edad 62 años, estatura alta, pelo rubio, ojos claros, nariz grande, con un pequeño bulto, y barba escasa.”

Realizada esta introducción necesaria para conocer la identidad del personaje, intentaré exponer resumidamente una semblanza artística de nuestro paisano con los datos que he podido recopilar que nos muestran a un joven caricaturista, un maduro imaginero y un consagrado escultor en su tercera edad.

manoloprieto_xx__puertosantamaria

Manolo Prieto

Traspasado el primer cuarto del pasado siglo XX, Alfredo Felices era ya un joven y conocido dibujante en Santander, autor de algunos carteles y de populares caricaturas (como ocurría casi en paralelo, al otro extremo de la península, aquí en El Puerto, con Manolo Prieto, nueve años más joven que él) una de las cuales, la de Gabriel Pombo, primer presidente del Ateneo santanderino, realizada en 1929, fue elegida como portada del catálogo de la exposición organizada por el Ateneo de Santander con motivo de la celebración de las bodas de diamante de su fundación. Un año antes, habiendo expuesto sus trabajos de caricaturas en las exposiciones que cada verano organizaba el Ateneo, junto con otros artistas locales: Bernar, Alvear y Cossío, fue felicitado personalmente por el rey Alfonso XIII que visitó la exposición.

alfredo-felices-triunfo-puertosantamaria

En 1948 realizó una escultura de pequeño tamaño, en metal, una ninfa alada que fue utilizada como premio o trofeo por la revista “Triunfo”

El paso de dibujante a escultor lo realiza en la década de los años treinta del siglo citado con varias obras menores, destacando un busto del padre del socialismo español, Pablo Iglesias, realizado en 1933, que se expuso al público en el Ateneo cántabro, recibiendo buena crítica en el Boletín de Arte de la prensa madrileña. Dedicado plenamente a esta especialidad artística, siguiendo los patrones clásicos, localizamos el comentario que mereció una obra suya presentada en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1941 en la sección o apartado de esculturas, titulada: “Juventud”, indicándose por la crítica que era la única obra de estatuaria clásica que se presentaba en esa edición. También es mencionado por la prensa en la edición de 1943. El periódico ABC en un artículo titulado “Escultores andaluces en la Exposición Nacional de Bellas Artes” se refieren a él, junto con Juan Luis Vassallo, como artistas gaditanos, indicándose concretamente sobre el trabajo presentado en esta ocasión a la exposición de más prestigio nacional, que se titulaba “Un remero” que era un completo estudio de una figura de mar, “en donde el concepto de los monumental aparece bellamente estilizado”.

Monumento-Adan-y-Eva--felices-puertosantamaria

Monumento Adan y Eva. En 2008 se inauguraba en Santander, en el Campus de la Universidad de Cantabria la Plaza de la Ciencia y la escultura en piedra caliza “Adán y Eva”, realizada en 1947 por el artista Alfredo Felices Rodríguez-Parets y donada a la Universidad de Cantabria por la familia Felices-Huarte. La obra ya formaba parte de la antigua plaza de Ciencias, donde se colocó hace veinte años.

Entre sus obras conservadas, de las que he podido tener conocimiento, está una escultura en piedra titulada “Morita”, datada en 1946, que se encuentra en el campus de la Universidad de Cantabria, en Santander capital. En 1947 realizó su obra más conocida: “Adán y Eva”, tallada en piedra caliza, que puede admirarse en la Plaza de la Ciencia, en la Avenida de los Castros de Santander. En 1948 realizó una escultura de pequeño tamaño, en metal, una ninfa alada que fue utilizada como premio o trofeo por “Triunfo” y en mitad de siglo realiza un nuevo giro en su estilo y se convierte en imaginero, tallando la Virgen de las Angustias que se convierte en Titular de una hermandad santanderina con esa advocación. En Santander, emulando las tradiciones del Sur, se desarrolla en ese periodo un gran interés por los desfiles penitenciales, llegando a sumar una docena de cofradías en la fecha en que se realizó esa talla indicada, entre 1951 y 1952, contribuyendo Alfredo Felices con este y otros trabajos menores a potenciar el esplendor de la Semana Santa en aquella capital. Se especializó a partir de estas fechas en la creación de obras del denominado “Arte religioso”, siendo invitado en 1956 por el Circulo de Bellas Artes madrileño, ciudad a la que ya se había trasladado y abierto estudio en ella, para realizar una exposición magna de estos trabajos, tallas y relieves de temas religiosos, destacando entre los expuestos el monumental mausoleo encargado por la familia Godin.

mural-felices-madrid-puertosantamaria

Mural de piedra situado en edificio de la calle Menéndez y Pelayo, cerca de la confluencia con la calle Ibiza (Madrid).

Otros de sus círculos de trabajo e influencias, de los que recibía numerosos encargos, fueron el mundo de la política, la prensa y el teatro. Para no alargar más de lo que ya lo he hecho esta semblanza, a modo de ejemplo indicaré dos de estos trabajos: la lápida encargada por la Asociación de la Prensa de Madrid, en recuerdo y homenaje del artista Fernando Fresno, padre de la actriz Maruchi Fresno, que se colocó en su domicilio, calle de Santa Isabel número 28, siendo también el autor del busto de Ricardo Calvo que fue instalado en 1962 en el vestíbulo del Teatro Español, de Madrid, en el transcurso de un emotivo homenaje en vida del popular actor, acto que inauguró el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne. Ese mismo año, 1962, el ministro de la Gobernación, Camilo Alonso Vega inauguró una exposición permanente de sus obras en su  propio estudio, instalado en el bajo del número 101 de la calle Doctor Ezquerdo de Madrid.

angustias-felices-santander-puertosantamaria

Virgen de las Angustias, 1951-1952, Cofradía de las Angustias, Santander

Estuvo casado con Isabel Huarte Baztan, que le sobrevivió dos años, pues falleció en 1990. El matrimonio tuvo tres hijos: Alfredo, Juan Antonio y Rafael Felices Huarte. /Texto: Antonio Gutiérrez Ruiz. A. C. PUERTOGUÍA

Un comentario en “2.739. Alfredo Felices Rodríguez-Parets. Un escultor portuense inédito.

  1. Francisco M. Arniz Sanz

    Si quieren ampliar información sobre este escultor portuense, pueden consultar el Diccionario Biográfico Español, Volumen XVIII, páginas 450-451, editado por la Real Academia de la Historia, para el que tuve el honor de hacer su biografía, hace unos años.
    Como dato anecdótico vivía en la calle Ibiza, de Madrid, donde también reside otro escultor portuense: Fernando Jesús.
    Cuando le traté, hace muchos años, me dijo que se consideraba más santanderino que portuense...
    Fue un gran caricaturista, pero no firmaba con su nombre, sino con el seudónimo de "Savoi".

Deja un comentario