2.834. Cristóbal Muñoz Romero. Aquel extraño humanoide del chofer del presidente de la Diputación Provincial.

choferdiputacion_1_cadiz

Un clásico del que se denomina ‘avistamiento OVNI’ en España se produjo el 19 de marzo de 1974 en la carretera que va de El Puerto de Santa María a Sanlúcar de Barrameda, a la altura del cruce con la carretera que une Rota con Jerez de la Frontera, en el término municipal portuense. El protagonista, Cristóbal Muñoz Romero de 30 años, chofer del presidente de la Diputación de Cádiz, Antonio Barbadillo y García de Velasco, quien conduciendo el coche oficial regresaba sobre las tres y media de la mañana tras dejar al presidente del organismo provincial en su domicilio sanluqueño. Muñoz Romero, una persona seria y formal, poco ha querido hablar sobre el tema tras la publicación del suceso y posterior tergiversación del mismo. No le interesaba la notoriedad que había alcanzado, e incluso fue muy parco en palabras con el conocido escritor Juan José Benítez, en cuyo libro ‘100.000 km tras los OVNIS’, viene descrito el incidente accediendo a ofrecer su versión de los hechos por mediación del propio presidente Barbadillo. /Foto: J.J. Benítez.

choferdiputacion3_cadiz

Titulares en Diario de Cádiz.

Reproducimos una entrevista que, más de 30 años después del suceso, realizó José Antonio Caravaca, reportero e investigador especializado en el mundo de las paraciencias.

"Pregunta.- ¿Es cierto que vio algo fuera de lo normal en la madrugada del 19 de marzo de 1974?
Respuesta.- Si es cierto

P.- ¿Puedes describirnos todo tal y como ocurrió?
R.- Serían las 3:30 ó 4 de la madrugada, venia de dejar al presidente en su domicilio, cuando circulando por la carretera, me encontré con una niebla muy densa, tan espesa que apenas podía ver nada. Debido a ésta circunstancia circulaba muy despacio, iba por la carretera de Sanlúcar de Barrameda hacia El Puerto de Santa María. Cuando llegué al cruce que hay en la carretera de Rota hacia Jerez, resulta que a unos 20 o 30 metros sobre la parte derecha de la cuneta, apareció una figura como la de una persona, al lado de la carretera. En principio, a mi me pareció que era una persona normal, por que le había visto bien las piernas y vestía con pantalones, pensé incluso que podría haber habido un accidente y circule aún más despacio, por precaución. Pero tal y como me iba acercando al lugar, salió de esa figura un enorme resplandor de la cintura hacia arriba. Ese brillo apareció en unos segundos y justo cuando estuve muy cerca de la "persona". La "luz" era muy fuerte y lo iluminaba todo por completo, con gran claridad. Me llevé un susto tan grande que giré hacia la izquierda y claro, quise intentar correr más con el coche. Entonces sentí como el vehículo era "zarandeado" violentamente por "algo invisible" y todo esto pasó en cuestión de segundos. En esos momentos tuve la clara sensación de que esa "cosa" se había subido a mi coche por la puerta de atrás. A pesar de todo, yo seguí acelerando más sin detenerme, miré por el retrovisor y allí no había nadie. Aunque miré hacia atrás en dos o tres ocasiones, ya no vi nada, ya no vi esa extraña luz por ningún sitio, incluso me salí de la carretera al querer fijarme mejor.

P.- ¿Que piensas realmente que pasó?
R.- Pues no se, por muchas vueltas que le doy después de tantos años no llego a imaginarme lo que pudo ser, pero de lo que estoy seguro, es que algo raro fue. Como sabes, llevo muchos años en la carretera y he tenido mis anécdotas pero nunca me ha pasado nada tan raro como aquello.

choer dipuacion 5-cadiz

Juan José Benítez entrevistando al Cristóbal Muñoz en las puertas del Palacio Provincial de la Diputación. (Foto: J.J. Benítez)

P.- ¿Observaste algún objeto en el cielo o alguna otra anormalidad en ese lugar?
R.- No vi nada a parte de lo dicho. Se dijeron muchas mentiras tras publicarse el libro de J.J. Benítez, que por cierto, hasta la fecha, ha sido el único investigador con el que he hablado. Yo nunca he visto un OVNI como se ha llegado a decir...

P.- ¿Que condiciones climáticas imperaban esa noche?
R.- Como ya dije antes, era una noche de mucha niebla, no se veía nada a más de 20 o 30 metros, por eso fue la impresión tan grande que me llevé, por que lo vi de pronto. Estaba situado en una carretera que conozco muy bien y entonces, claro, allí no hay nada ni postes, ni señales de trafico, ni nada, por lo tanto no me esperaba encontrar "aquello" allí.

P.- ¿Le ocurrió algo al coche oficial?
R.- Que yo sepa, a la mañana siguiente, en el Parque Móvil de la Diputación, que es donde yo dejo el coche, el mecánico me tuvo que arreglar la puesta en marcha del vehículo, pero pienso que pudo ser por pura casualidad.

P.- ¿Sentiste algún tipo de molestia corporal en los día posteriores?
R.- No, solo me llevé unos pocos días muy nervioso, nada más.

Choferdiputacion2_cadiz

La noticia en Diario de Cádiz.

P.- ¿Contaste a alguien lo ocurrido aquella madrugada?
R.- Esa misma noche desperté a mi mujer Carmen y le comenté el gran susto que me había llevado (Su esposa confirmó éste extremo asegurándome que: "en todos los años que lo conozco, jamás, jamás, -enfatizó- lo había visto tan asustado como aquella madrugada que me despertó bruscamente, con la cara pálida, para decirme lo que le había pasado"). Después, a los tres días, cuando fui a recoger a mi jefe, le conté lo que me había sucedido y más tarde en una reunión que hubo en la Diputación, lo contó en el pleno del ayuntamiento a todos los presentes. En dicha reunión se encontraba un periodista de Diario de Cádiz y fue él quien se encargó, en contra de mi voluntad puesto que nunca quise hacerla pública, de expandir la noticia.

P.- En lo días siguientes al suceso, ¿volviste a pasar de nuevo por aquel lugar?
R.- Al principio no, quise evitarlo a toda costa. Siempre daba un rodeo por Jerez. Me causaba un poco de inquietud la zona. Pero por fin, un día, me decidí a circular de nuevo por allí, sin saber el susto que me esperaba. Era de día y me lleve otro sobresalto, porque justo cuando estaba a la altura de donde me ocurrió el hecho, y mira que circulé mas despacio para observar mejor el lugar, el capó del coche se me levantó de pronto y tuve que pegar un frenazo en seco (El capó del 1500 se abre hacia adelante del vehículo, lo que dificulta su abertura en movimiento). El coche que venía tras del mío estuvo a punto de chocar conmigo.

P.- Antes de lo ocurrido ¿te habías interesado alguna vez por el tema de los OVNIs?
R.- No nunca me han interesado estas cosas.

P.- ¿Crees que existen después de lo que te ha pasado?
R.- Tengo mis dudas. No estoy muy de acuerdo en que existan, pero ni lo afirmo ni lo niego. Solo se que aquello fue muy raro.

choferdiputacion7-cadiz

El autor de la entrevista, en el lugar del suceso, en la carretera de Sanlúcar de Barrameda, a su paso por El Puerto de Santa María. /Foto  José Antonio Caravaca

Para concluir esta investigación, acompañados por el propio testigo nos trasladamos, por primera vez después de mucho tiempo, al lugar del "tropiezo" con la luminosa entidad. Caminando por la zona comprobamos un dato que puede ser interesante al menos lo suficiente, como para tenerlo en cuenta. Una de las mayores interrogantes sobre este suceso, fue saber la "procedencia" o "naturaleza" del solitario humanoide. Si pudo o no estar relacionado con los OVNIs. Pues bien, situados en el mismo lugar de la entidad, observando detenidamente el paraje de los alrededores, comprobamos que al margen de la carretera, junto a la situación del ser aquella madrugada, existe una pequeña vaguada de unos 3 metros de desnivel, en referencia con el piso de la carretera, lo que impediría hipotéticamente (si así fuera el caso), que un "objeto" pudiera ser visto con facilidad si éste se encontrara próximo a la carretera. Debido a dos factores principalmente, a la niebla, cuando el testigo se aproxima al punto del encuentro desde lejos, y la propia elevación del terreno cuando el Sr. Muñoz se halla junto al humanoide, no pudiendo observar el área que encuentra muy por debajo de su punto de visión".

Un comentario en “2.834. Cristóbal Muñoz Romero. Aquel extraño humanoide del chofer del presidente de la Diputación Provincial.

  1. Enrique Pérez Fernández

    En el lugar donde se dice que apareció "una figura como la de una persona", la madrugada del 2 de abril de 1883 cuatro individuos asesinaron (para llevarse un "botín" de 3 barriles de vino y 23 monedas de cobre) a Antonio Vázquez Pérez, alias Pantomina, que junto al cruce tenía un humilde ventorrillo, donde vivía, el Ventorrillo del Empalme. Yo lo digo..., porque los espíritus de personas desencarnadas han existido desde que el mundo es mundo. Que no digo que sea el caso. Ni lo contrario.

Deja un comentario