2.867. Castillos en la arena. Y en el aire.

castillosarena1978_puertosantamaria

Hoy traigo los recuerdos de un programa completo de actividades tan pintoresco como variado que llevábamos a cabo los niños de mi edad, allá por los años sesenta del siglo pasado, en la playa de la Puntilla. Me estoy refiriendo al concurso de castillos y figuras de arena, un evento de notable éxito de participantes donde nunca fallábamos la pandilla de la calle Palacios, en pareja o formando pequeños grupos de trabajo. /En la imagen, castillo de arena en La Puntilla. 17 de agosto de 1978. Archivo Municipal. Foto Rafa.


Y recuerdo que los concursos se celebraban por la tarde, con la bajamar en todo su esplendor y cada grupo íbamos cogiendo una parcela en función de lo que fuéramos a hacer. Confieso que no era muy entendido en levantar castillos y figuras pero siempre me tocaba llevar adelante la tarea con compañeros con dotes artísticas, haciendo que mi participación brillara también. No sé cómo era tan poco experto ya que a mediados de los años cincuenta, con mi hermano Pepelu y mi primo Noni, me pasaba horas y horas viendo a uno de los hermanos Macario, de los del cine, levantando espectaculares figuras de arena. Lo que estaba claro ya por aquel entonces es que los dibujos y los trabajos manuales no iban a ser mi fuerte.

En estos días se van a cumplir 51 años de mi última participación en un concurso de figuras de arena, aún no había cumplido los 14 años y me encontraba optimista horas antes debido a que había una gran animación porque se celebraba en la playa de la Puntilla la fase local del concurso internacional de Castillos en la Arena organizado en España por la Revista Blanco y Negro. Al conocer que otorgaban tres premios pero individuales pensamos, que por muy mal que fueran las cosas, uno de los premios lo conseguía un componte de la pandilla de la calle Palacios.

Eso es lo que muchos llegamos a creer, pero no fue así. Nuestro gozo en un pozo ya que no logramos ningún premio. La verdad es que siempre nos quedó la duda del tercer premio ya que sabíamos de antemano que dos de los trabajos presentados lograrían el primero y segundo premio, como así ocurrió porque fueron dignos de tal reconocimiento, cosa que no pensamos, ni por asomo, del trabajo del concursante que obtuvo el tercer premio. De cualquier manera, fue la última vez que participamos en un concurso de castillos y figuras de arena.

A destacar, y esto es lo más importante sobre aquellos concursos, los míos, los de antaño, tengo que decir que merecen la pena volver a recuperarlos porque el impacto tan agradable que causaba a los niños y mayores ver a la comitiva municipal desfilando ante los trabajos de castillos y figuras de arena, nos permitían conocer de cerca a nuestro alcalde y concejales, situación que hoy desgraciadamente no se dan en eventos y tampoco en las fiestas locales, salvo en algunas procesiones y, lo peor, a regañadientes, desaprovechándose una ocasión por parte de los servidores públicos para que sean conocidos por sus ciudadanos. /Texto: Antonio Carbonell.

Deja un comentario