Saltar al contenido

4.079. José Antonio Sánchez Sánchez-Romate. Religioso Salesiano

José Antonio Sánchez Sánchez-Romate era un coadjutor salesiano que nació en El Puerto de Santa María en 1939. Conocido como Romate muchas generaciones de alumnos recuerdan su paso por los colegios de Cádiz y Sevilla, donde dejó su impronta forjando honrados ciudadanos. Era hermano de la Soledad de El Puerto y formador de jóvenes cofrades. Fallecía en diciembre de 2015 en Sevilla, donde residía.
1939 
El año de su nacimiento, finalizaban la Guerra Civil y empezaba la Segunda Guerra Mundial. El letrista autor de “Soy minero”, “La bien pagá” o “La Falsa Monea” Ramón Perelló, hijo de minero y de convicciones anarquistas, fue detenido y condenado a muerte, aunque se conmutó su pena y pasó un largo periodo de prisión en la cárcel de El Puerto de Santa María. Fueron alcaldes de El Puerto de Santa María Antonio Rives Brest (ver notula núm. 1.257 en GdP) y Manuel Barba Ordóñez. Manolo Prieto, el autor del toro de Osborne, formará parte de la Delegación de Propaganda y Prensa del Ministerio de Turismo. El Asilo de Huérfanas acogerá ese año a 110 niñas. El Ayuntamiento promovía una Junta Benéfica Municipal, que evolucionaría hasta convertirse en Junta Local para la Protección de Niños Huérfanos.

1.257. ANTONIO RIVES BRET. El alcalde de la Plaza de Colón.

Se funda en el mes de julio de 1939 la Hermandad de la Flagelación, dando culto a un Cristo atado a una columna, que bien pudiera ser un San Sebastián. Procedía del desaparecido convento de los Descalzos, donde hoy se encuentra la Plaza de Peral. Se celebra una corrida de toros el 31 de julio, con Juan Belmonte a caballo, y los toreros Domingo Ortega, Pascual Márquez y Manolete. Emilio Pendás Trelles, poeta popular asturiano escribe ‘Cuentos populares recogidos en el penal del Puerto de Santa María (1939). Cancionero y obra poética. Fue editado en el año 2000.

| Colegio Mayor Universitario 'San Juan Bosco' de Sevilla.

José Antonio estuvo siempre muy vinculado a sus raíces --tenía un cuadro de la Virgen de los Milagros en su despacho sevillano-- y pertenecía a una antigua familia portuense con ramificaciones en Cádiz y Jerez de la Frontera. Su vocación le movió a ingresar en los salesianos donde realizó una importante labor con los jóvenes, tanto en la Universidad Laboral de Sevilla, como en las unidades de asistencia social salesiana, como formador de jóvenes cofrades, o el Colegio Mayor Universitario ‘San Juan Bosco’, del que fue su alma mater, desde que ingresó en su claustro en 1978. Fue su administrador y vice director del centro, dependiente de la Universidad de Sevilla, durante más de 25 años. Coadjutor durante 57, Romate residió sus últimos  años en la Casa Salesiana ‘Don Pedro Ricaldone’ de la Santísima Trinidad, en Sevilla, hasta su óbito en diciembre de 2015.

También dejó huella en Cádiz capital, en el colegio salesiano San Ignacio, en un permanente servicio a los alumnos, buscando soluciones para los jóvenes en los llamados sectores marginales.

| Antiguos alumnos del Colegio Mayor Salesiano de Sevilla. De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Rafa Ríos (Mairena), Manuel Díaz (Bollullos), Jesús Barroso (Peluca), Víctor Daniel Fernández (Dani La Tonta), Jesús Crespo (Dutti), Rvdo. P. Leonardo Sánchez (Director del Mayor), José Antonio Sánchez Sánchez-Romate (Romate), Francisco Venegas, Gregorio Martínez (Liborio), Enrique García Caraballo, Emilio Pachón y Adolfo Salvador (Fito), Francisco Orgambides (Curro), Lesmes Antonio García (Lesito) y Juan Manuel González (Teleñeco). | 20 de mayo de 2012.

Recuerda un ex alumno suyo, Curro Orgambides: “En un principio de curso, cuando llegaron veteranos y novatos al Colegio Mayor Universitario de Sevilla, los recibió con una cita demoledora, rotulada en la entrada: “La ética profesional no se improvisa, comienza hoy”.

En noviembre de 2008, más de 250 profesionales, ex-colegiales del Colegio Mayor Universitario San Juan Bosco de Sevilla, se reunieron en la capital Hispalense, para homenajear al salesiano Sánchez-Romate.

Así le recuerda otro ex alumno, Álvaro R. del Moral: “Es difícil definir a José Antonio Sánchez, a nuestro Romate. Pero nadie puede negar su indestructible –y original– vocación salesiana; la bondad de un corazón que no dejó de hacer el bien hasta que se paró. José Antonio era el motor de aquella casa de los muchos de la esquina de la calle Arroyo; el brazo ejecutor de ese senado de notables –un auténtico dream team de hijos de Don Bosco. Es imposible separar la acción, la figura y hasta las ensoñaciones de José Antonio Sánchez de aquel Colegio Mayor en el que encontró su sitio. Romate supo forjar buenos cristianos y honrados ciudadanos encendiendo el farol cuando el camino se nublaba. El recuerdo lo rescata, micrófono en mano, dando sus peculiares indicaciones en el comedor; arengando a los colegiales en las surrealistas asambleas generales; tintineando las llaves en las noches de los viernes a la vuelta de su cita en San Lorenzo...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido