Saltar al contenido

4.216. Antonio Sánchez Bello ‘Balcón’. En la Plaza Real, 50 años como Jefe de Personal

La pasada temporada, por primera vez en medio siglo, la plaza de toros de El Puerto de Santa María, abrió sus puertas sin Antonio Balcón como Jefe de Personal de puertas, acomodadores y servicios, salvo chiqueros. La Plaza Real, no dejaría de ser un viejo caserón si no fuera por que alberga un alma. Toros y toreros son su historia, argumentada por un empresario, venga de donde venga. Pero ese relato tiene un estilo portuense. 

Ese aire lo prestan personas como Antonio Sánchez Bello "Antonio Balcón", más de 50 años de servicio como jefe de Personal y que conoce como nadie ese sorprendente mecanismo de relojería que es la plaza de El Puerto un día de toros. Imposible escribir la historia de Balcón en una página de periódico, da pena dejar tanto en el tintero.

Desde los seis años asistía a la plaza con su padre, pero fue en 1964, con 18 años, cuando empezó a trabajar en los toros. Antonio, arrumbador en Pedro Domecq toda la vida, ha cerrado este año un capítulo de medio siglo al mando del personal del coso.

"Medio siglo sin faltar un día --cuenta-- toros, sorteos, reconocimientos, espectáculos musicales... desde cinco días antes para organizar el trabajo y alistar al personal". Antes era más difícil acomodar: "para un lleno necesitas como mínimo 93 hombres. Era más difícil porque los asientos eran más pequeños. Hoy hay casi 1.000 localidades menos".

Antonio, menos en los chiqueros, gobernaba en toda la plaza: entradas, acomodadores y servicios. Era el general ante el asedio de los colados. Y defiende a su personal de puertas: "han puesto porteros de fuera y eso, a la larga, le va a salir más caro a la empresa. Cuando llegas a un sitio tienes que tener confianza en el personal. La plaza tenía mala fama porque los alcaldes regalaban muchas entradas. Esto era una vendimia con las entradas del Ayuntamiento. No por los porteros, que no dejaban entrar a nadie sin entrada".

De hecho para colarse había que avivar el seso y Antonio nos enseña entradas falsas hechas con medios boletos rotos. También recuerda a los que se colaban escalando: "como El Pichiti o uno que trabajaba con Agustín el Vela. Subía y se iba. Era para dar por saco. Subir por la puerta 50 tiene guasa. Se solían subir por la corraleta, después tiraban cabos de barco, los amarraban a una columna y subían. Descalzos con los zapatos amarrados al cuello. Uno se cayó por las taquillas".

No olvida la personalidad de Barrilaro y muchas anécdotas, hasta con don Nicomedes, el más severo presidente de esta plaza: "Cumplía el reglamento al máximo. Marcábamos el ruedo con él a las 12 de la mañana, siete y nueve metros. El único que lo medía. Una vez quitó cinco burladeros del callejón porque no venía en el reglamento". Ejemplar.

Antonio, como su padre y su abuelo, es hombre formal, de principios, por derecho. Basta preguntar en El Puerto por Antonio Balcón: "la escuela de mi padre es ver, oír y callar. Amigos en la calle pero en el trabajo seriedad, respeto y formalidad".

Hasta una cornada se llevó Antonio en la Plaza: "con un toro devuelto. Estábamos cerrando la puerta pero vino resbalando, dio el topetazo y la abrió. Me tiró pegado a un burladero que hay allí, di la vuelta a la puerta y ahí me perdió". Una cornada de 33 puntos en el brazo derecho: "me veía el hueso y los tendones. El anestesista me puso la anestesia general número 13 de su registro". Pero a Antonio no le preocupaba la cornada: "Lo peor fue que un señor que tenía un problema en una barrera se quedó esperando porque le dije que ahora volvía y pasó lo del toro. El hombre no sabría nada y se quedaría quejoso".

Antonio ha trabajado en las plazas de Sanlúcar, Antequera, La Isla, Tarifa, la Sierra, Utrera... con la empresa Casado, Morales y Puerto Peralta, Barrilaro, Canorea, Simon Casas, Justo Ojeda, Serolo... Ni una pega con ninguno. La formalidad no falla.

¿Y ahora? "he ido a los toros un par de veces y no me hallo. Han sido muchos años de pie en el callejón." Cuentan con su experiencia para consulta: "Quedaron en llamarme y no me han llamado. Creo que esta empresa cree que no hemos salido de aquí, y aquí se ha experimentado todo".

Buen trabajo Balcón, se ha dejado el alma en la plaza. Ahora le toca a usted salir por la puerta grande. Enhorabuena. | Texto: F. Orgambides.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido