Saltar al contenido

1

Siempre quiso ser portuense, pero le costaba mucho trabajo. Su acento parecía complicarle las cosas. Su residencia actual, en un país sin siesta, también. Y su pasaporte más todavía. Había nacido, por decir un sitio cualquiera, en el extranjero, y creció justo un poco más allá. Ni siquiera había pisado la ciudad donde muere el Guadalete. Sin embargo, era una persona obstinada. Se puso a calcular y calculó que alguien de su familia, hace varios cientos de años, debió haber nacido en El Puerto. Las probabilidades son altas, se dijo. Entre archivos, árboles genealógicos, onomásticas y legajos se puso a rebuscar un indicio de sangre portuense, hasta que dio con uno: El segundo apellido de una de sus tatarabuelas, que venía del otro lado del océano y cuyos orígenes se extendían entre dos o tres hemisferios, se correspondía con el mismo apellido que tuvo un arrumbador de los años 30, famoso por sus cantares, vecino de la calle Ganado, amigo de un banderillero que murió en la guerra.
...continúa leyendo "3.691. Alejandro Barragán. En el 10º aniversario de Gente del Puerto"

error: Alerta: Este contenido está protegido