228. LOS BAÑEROS DE LAS PLAYAS.

jesusmariaserrano_padre_puertosantamariaMi padre, Pedro Serrano Tey, aprendiz de sastre, llegó incluso a cortar chaquetas muy bien, tonelero, reconocido y respetado encargado de arrumbadores de las Bodegas de José de la Cuesta, me enseñó algo muy importante, mientras desde su altura, mi padre medía exactamente igual que yo 182cm, un gigante para los malos tiempos que le tocó vivir con su padre en el Penal por republicano y una gran familia, siempre sonreía y siempre trabajaba y me decía, cogidito de mi manita. Era el más pequeño, si bien 10 años después nacería mi hermana Begoña. --»Jesusmari hijo, siempre estás enfermo, eres débil: estudia.» (En la fotografía, Pedro Serrano Tey).

My father, Pedro Serrano Tey, a tailor’s apprentice, who even learnt to cut jackets very well; a cooper; and the well-known and respected foreman at the José de la Cuesta bodega, taught me something very important from his great height. My father was the exact same height as me, 182cm, a giant for the bad times he had to live in with his father in prison for being a Republican and part of a large family. He was always smiling and working and used to say to me, my hand in his, I was the youngest, even if 10 years later my sister Begoña was born: “Jesusmari, son, you’re always ill, you’re weak: study hard.” (In the photograph, Pedro Serrano Tey).

Perteneciente a una familia de bañeros los Tey y los Neto, tenían la exclusiva de explotar las playas de Rota, El Puerto de Santa María y Cádiz y la posibilidad de alquilar sus casetas y cubrir, como bañeros, la seguridad de los usuarios. Existen múltiples fotografías de estos hechos de Quico y Castroverde. Mi padre, que tenía los ojos verdes y la mirada clara siempre me decía: --»!Apenca hijo, apenca que no hay otra cosa!».  Mi padre era analfabeto, yo tuve la suerte de enseñarlo a leer y a escribir, años más tarde.

playapuntilla_1900_puertosantamaria

Cuando se publica la carta del Profesor Bartolomé López-Somoza en el Cruzados, reproducida por Gente del Puerto en la nótula  '40 Aniversario del Cierre de la Revista Cruzados', él los denomina barqueros y, creo que es de justicia que se les denomine, como en realidad era su oficio: el de “bañeros”.

Bañero, marinero experimentado, conocedor de la costa, encargado de la seguridad de todos los bañistas, fuertes, capaces de bogar durante horas sin descanso, --por entonces los paterones no conocían los fuerabordas-- y los botes, no podían arrimarse a las playas ya que al no ser planos, al volcarse con las mareas quedaban inundados, aunque navegan mucho mejor y se les puede aplicar un tintero y una vela latina (al burro del la proa), para que descansen los remeros.

playapuntilla_barqueros1_puertosantamaria

Las pateras, son lanchas planas, bajas de borda, con dos o tres bancos de boga y sin timón, para facilitar acceder a la playa con facilidad y volver a la mar, colocando tres troncos, dos bajo la mínima quilla de menos 7 cms. y aquel que queda atrás pasarlo a proa. Don Enrique tenía razón en su artículo, esos hombres, y mi padre fue uno de ellos, de los muchos de su familia que se dedicó también a eso, salvaron muchas vidas.

playapuntilla_barqueros2_puertosantamaria

Recuerdo que en una noche de luna de 1962, sobre las 10 de la noche, --contaba yo nueve años-- a mis tíos José Luis, mi padre, Ramón y Manuel, el más pequeño de los cuatro hermanos varones. El hambre y la miseria mataron a dos de mis tías y dejaron a otras dos Lola y María del Carmen. Entre bromas, se adoraban, siempre estaban juntos, entre risas se impusieron una apuesta imposible con viento racheado de Poniente, navegar desde nuestro humilde kiosko de “Los Mellizos”, el paterón, por supuesto sobre la arena seca, al Faro de Las Puercas y volver en menos de hora y media. Una hora y cuarto después, reían y disfrutaban de un tinto con gaseosa de los Espumosos Valdelagrana fabricados por los Hermanos González que yo les serví muy orgulloso.

caseta_serrano_playa2_puertosantamariaAsí eran los bañeros y así eran los Tey, que aparte de ello tenían sus profesiones: José Luis y Manuel finísimos ebanistas, Ramón arrumbador de Bodegas José del Cuvillo y, mi padre de José de la Cuesta, hoy Grupo Caballero. Mi abuelo Ramón, capataz de la Bodega del Gavilán. Así se se escribe la historia de las personas sencillas que pasan por el mundo dejando una sombra fresca, esa brisa que tanto gusta en El Puerto, ese frescor que aquí llamamos “viento foreño”, la producen mujeres y hombres honrados y cabales que lo han dado todo sin exigir nunca nada." Jesús María Serrano. (En la fotografía, propiedad del autor, aparece éste con su hermana Begoña y su madre).

4 comentarios en “228. LOS BAÑEROS DE LAS PLAYAS.

  1. Puertomenesteo

    Amigo Carmelo, ¡ que casualidad ! también he estado hablando yo esta mañana con Jose Manuel Sánchez La O, lo que no sabía yo era que le llaman "Mesti". Cuando su padre cruzaba el canal eran en los años 40/50 del siglo pasado y estas fotos de esta nótula, aunque en esa fecha aún había algunas en La Puntilla son de los años 30 del mismo siglo.

    En cuanto al comentario de LSA eso solía suceder, sobre todo, el 18 de Julio que nos visitaban gran cantidad de ciudadanos nuestra vecina Ciudad de Jerez, y se ponían hasta el borde de comida y vino, y como decían nuestros padres "no guardaban la digestión", y otros que no tenía ni ideas de las mareas se bañaban en el canal con marea vaciante y cuando se daban cuanta estaban fuera de las escolleras, que por aquellas fechas habían en La Puntilla.

    Había por aquellas fechas gran afición a cruzar a nado el canal, tales como los Benjumeda, Casado, Govantes etc etc, y a veces casi coincidían con el Vapor Adriano y Pepe les decía de todo.

  2. Carmelo

    He leído 'A los barqueros' de don Enrique, en la nótula de los 40 años de la desaparecida revista Cruzados, y en su relato se refiere al canal. Don Enrique estaba junto al canal. No en la playa. Y en el canal es donde se colocaban las barcas y también en la zona junto al castillito, custodiando a 'los flechas' que venían por aquellos años al campamento frente a un Alto en el Camino. Estos eran marineros, pescadores, curtidos por el sol y en invierno trabajando en la mar.

    De aquellos barqueros y al que se refiere don Enrique, curiosidades de la vida, ha sido su hermano quién me lo confirmado esta mañana. Se trataba de Jose Manuel Sánchez Lao, 'Mesti' uno de los marineros mas completo que ha dado El Puerto. Vivió y creció en la Plaza del Polvorista, familia de los 'Manducos' y los últimos años de su vida profesional fue el marinero experto junto al 'Kuki' en el Club Náutico. Todo un personaje, genio y figura, que nos dejó hace algunos años...

  3. ACL

    Antes de construirse los espigones de Poniente y Levante en la desembocadura del Guadalete, gracias al muy particular y controvertido, pero eficaz y trabajador don José Antonio Español Caparrós, Ingeniero Director de la Junta de Obras de Puerto, la entrada de arenas que arrastraban las corrientes litorales y formaban la barra en la boca del río, impedían, al existir peligro de accidente, que los barcos pudieran pasar por el Guadalete a media marea o bajamar escorada, navegando hasta la altura de la antigua pescadería, margen derecha del río. Por eso hubo un tiempo que los lancheros suministraban de agua a las embarcaciones que transportaban utilizando barriles en sus lanchas de remos desde la plaza de las Galeras Reales hasta la antigua pescadería. Cabe recordar a los lancheros: Vicente Ortega Reinado, ‘Cuchichi’; ‘Lucema’, Albaiceta y ‘Paiño’ Estas lanchas tenían 7 metros de eslora y muy poco calado y podían trasportar más de 100 barriles de agua.

    Por aquel entonces además, durante el verano, en el canal justo en la desembocadura del río Guadalete unas barcas de 5 metros y de poco calado y unos hombres de curtida piel, que no eran otros que los barqueros, desde primeras hora de la mañana navegaban con veraneantes desde esta banda, donde actualmente se encuentra el final del Paseo de José Luis Tejada, margen derecha, a la otra banda, margen izquierda, a la altura donde se encontraba el monumento a la Virgen del Carmen, próxima a la playa de Valdelagrana, partiendo y regresando constantemente. Francisco Patino Pérez, José Manuel Sánchez Lao, ‘Mesti’; Julio Sánchez Lao, ‘Arropia’ y Luis ‘El mono’ fueron pescadores que aprovechando la estación estival desembarcaban y como barqueros ganaban unas pesetas que la mar no les proporcionaba.

    Los hijos de Francisco Patino Pérez, Luis y José Vicente Patino Ortega, rederos de mar, recuerdan como su padre a finales de los años 50, salvó de perecer ahogados a 16 personas al volcar un bote, así como que durante años parte de aquellos supervivientes sevillanos mantuvieron una estrecha amistad con su padre. Comentan también que la presencia de los barqueros hacia estar seguros a la chavalería en los baños que se daban en el canal, debido a que los barqueros siempre estaban alerta ante cualquier adversidad.

    Una vez construido los espigones, don José Antonio Español Caparrós, el Ingeniero mantenía el calado del rió al contar con un tren de dragado continuado donde la inolvidable draga de cangilones, la ‘Cinta’ velaba por la seguridad de los trabajadores del mar porque sin ningún peligro los barcos pesqueros y mercantes navegaban por el río. De la misma manera, a partir de finales de los años sesenta no hubo que lamentar ningún naufragio y tampoco ahogados en la desembocadura del río.

    Digo todo esto porque es posible, amigo Jesús María, que una de las intervenciones de los barqueros, fuera presenciada y posteriormente plasmada brillantemente el 30 de Julio de 1.965 por el recordado profesor don Enrique Bartolomé, en las páginas de Cruzados. Sin obviar por ello, la magnifica labor de los bañeros de las playas.

  4. LSA

    Siempre, todos los veranos, se ahogaba en la playa uno o dos que, indefectiblemente, eran de Jerez. Es lógico, porque la gente de la sierra, no saben desenvolverse en un medio que no le es propio. En la "Revista Portuense" o en "Cruzados" puede comprobarse la realidad de lo que digo.

Deja un comentario