514. DIONISIA PERLES. La matrona alicantina.

dionisiaperlesbenitez_puertosantamaria

Dionisia Perles Benítez conocida popularmente como “La alicantina”, aunque nacida en Málaga el 5 de junio de 1922 en el seno de una familia de pescadores, su amplia relación familiar con la hermanada Villa de Calpe hace que en nuestra ciudad se la conozca por ese apelativo cariñoso.

Su padre Francisco Perles Tur capitán de barco de gran altura, al quedar viudo de la modista malagueña Francisca Benítez Ramos cuando nuestra protagonista tenía seis años de edad, decide que Dionisia sea la única de sus cuatro hijas que emprenda estudios universitarios por así haberlo querido su fallecida esposa. No en balde la pequeña Dionisia ya sabía leer el periódico a muy temprana edad y esto llamó la atención de su progenitora auspiciando sus posteriores estudios.

Interrumpido el bachillerato por la guerra incivil española termina la carrera en 1945 incorporándose a su primer destino en el malagueño pueblo de Cártama. En este lugar encrucijada de caminos tuvo su bautizo como matrona rural que compaginó con el de maestra ocasional –era la única bachiller en el pueblo-  para cubrir la baja por enfermedad de la titular. Allí se fue la joven Dionisia acompañada de su abuela con la que compartió cama y habitación; la renta consistía en pagar a la casera una comida al día en la que el pan se sustituía por rábanos de huerta. Treinta y cuatro bancas y más de cien educandos ocuparon gran parte del tiempo de la matrona/maestra de Cártama en sus comienzos en la profesión. Cuando tenía que asistir un parto se suspendían las clases en aquella España de la posguerra. Eran otros tiempos.

dionisiaperles_diamadre1970_puertosantamaria

Con su hijo Paco, en una celebración del Día de la Madre, en 1970.

dionisiaperles_paco1979_puertosantamaria

En una comida con su hijo Paco, adolescente, en 1979.

La dureza de su quehacer profesional como matrona le llevaba a chozas de chamizo con público expectante en espera del alumbramiento anunciado; o a los bajos de los puentes en donde la comunidad errante gitana perpetuaba su casta a la luz de una lumbre de retamas  secas, para dar calor a los neonatos que lavaba con aguas del río Gudalhorce. En Cártama tiene hasta una calle con su nombre. Saben ser agradecidos.

En 1969 aparece por El Puerto siguiendo la estela de su familia de pescadores alicantinos. Doña Dionisia escribe una carta al Ministro de Gobernación solicitando la plaza que había quedado vacante en nuestra ciudad tras la muerte de la matrona de beneficencia Doña María Lucero, a la que sustituyó el 19 de septiembre de ese mismo año. Su primer domicilio lo tuvo en la calle Espíritu Santo, al lado mismo de la originaria Clínica del Dr. Frontela con el que colaboró en muchísimas ocasiones.

las_carrales_puertosantamaria

Una vista de 'Las Carrales', economía porteña de lenguaje de 'Los Socarrales', donde Dionisia atendía a las parturientas de la comunidad gitana que allí habitaban. Año 1970.

La comunidad gitana de “Las Carrales” puede dar fe de la humanidad con que la nueva matrona atendía a las parturientas. “La alicantina” revolucionó la asistencia en partos atendiendo a las futuras madres desde los primeros dolores en los partiditos de sala y alcoba con el agua y el jabón verde esperando, a los que acudía cuando la ocasión lo requería hasta el puerperio de las nuevas mamás. Su sueldo a veces consistía en un plato de berza con coles que compartía con la familia que recién se había agrandado. Devota de la Virgen Marinera, no perdía ocasión en la que le pedían consejo para ‘bautizar’ a las chiquillas con el nombre de Carmen.

dionisiaperles_familia_puertosantamaria

Dionisia Perles  su marido Antonio Crespo, con sus hijos Paco y Tere, nietos y demás familia, en 1989.

Los partos a domicilio se acabaron a finales de la década de los 70 del siglo pasado. Su trabajo se trasladó al Hospital San Juan de Dios en colaboración con el Dr. Viseras, la Clínica Frontela y la Residencia de la Seguridad Social de Jerez de la Frontera hasta que le llegó la hora de su jubilación en el año 1987.

Culta, dicharachera, humanista, matrona del pueblo y para el pueblo fue condecorada por el Excmo. Colegio de Enfermería de Cádiz como Colegiada de Honor en virtud de los méritos contraídos en el ejercicio de su profesión. Pero a ella lo que más le enorgullece es el reconocimiento que a sus ochenta y siete años recibe cada día de la gente sencilla de El Puerto.

dionisiaperles_antonio1986_puertosantamariaLAS MATRONAS.

La asistencia al parto por una comadrona se cuenta entre las más antiguas profesiones del mundo, pero ha sido también una de las que más cambios ha experimentado. El reconocimiento social y clínico de las comadronas griegas hacia el año 500 a. de J.C. era elevado, pero en la Europa occidental, en épocas premediavales, las comadronas ocupaban una posición humilde y a menudo no reconocida. Esta situación relegada podría atribuirse al bajo status de las mujeres en aquella época y a su exclusión de la educación.

Hacia el siglo XIV, los médicos graduados en universidades comenzaron sistemáticamente a socavar la fe en las “viejas matronas” y sus remedios asumiendo gradualmente autoridad y poder. (En la imagen de la izquierda, con su esposo, Antonio Crespo, delante de la Cartuja de Jerez).

A comienzos del siglo XIX la profesión médica, ya exclusivamente masculina, se hizo altamente organizada e intentó hacerse cargo de la asistencia al parto, haciendo que la comadrona tradicional pasara a un segundo plano. Algunas mujeres, conscientes de la muerte potencial de la comadrona, reconocieron su deber de organizarse política y profesionalmente y por encima de todo, la necesidad de educarse, sosteniendo durante muchos años una larga batalla para lograr este fin.

dionisiaperles_nieta_1989_puertosantamaria

En la imagen, Doña Dionisia atendiendo a su nieta, en presencia de su marido, en 1989. (Textos Manolo Morillo).

2 comentarios en “514. DIONISIA PERLES. La matrona alicantina.

  1. pepe vargas garcia

    Hola querida Dionisia espero te llege este mensaje desde el pueblo de CARTAMA donde todos los vecinos te queremos espero estes bien junto con toda tu familia un abrazo y un fuerte beso de todos los vecinos este que te escribe lo traistes al mundo tu gracias en nombre del pueblo de cartama

Deja un comentario