1.139. YO, GAGO.

Naturalmente, el título de esta nótula remitirá al lector de forma inmediata a la famosa novela de Robert Graves, “Yo, Claudio”, popularizada por una de las mejores series de la historia de la televisión y ello, sin yo pretenderlo, puede llevar a conclusiones erróneas.

Recordarán que la novela nos contaba en primera persona, adoptando la forma de unas falsas memorias, la historia de Claudio, el emperador que sucedió a Calígula y que consiguió llegar al trono gracias a sus limitaciones, a ser medio idiota, tartamudear y no ser tomado en serio por nadie, lo cual le permitió sobrevivir a las conjuras y a las tramas oscuras que se llevaron a cabo en la Roma Imperial por parte de algunos descendientes de César para conseguir acceder al trono saltando por encima de aquellos a quienes naturalmente les correspondía.

No ocurre esto, evidentemente, con Fernando Gago, el que durante un breve periodo de tiempo fue Alcalde de El Puerto de Santa María, que si por algo se distingue es precisamente por su erudición, su facilidad de palabra, su elegancia y su ingenio, pero no se trata de hacer comparaciones ni yo las hago en este sentido, porque, puestos a comparar, tampoco El Puerto de Santa María es Roma, ni Independientes Portuenses fueron la familia Julia, ni Hernán Diaz Calígula, ni Silvia Gómez Mesalina, ni Juan Gómez Nerón.

Juan Gómez, Hernán Díaz, Silvia Gómez y Fernando Gago, en 2007.

No, no es eso.  Lo que me lleva a poner este título y hacer que el lector se remita a aquel Emperador, es la forma involuntaria e imprevista en que Fernando Gago llegó a ocupar el cargo de Alcalde de El Puerto de Santa María en aquel mandato que seguramente ustedes recordarán, como imprevisto e involuntario fue el nombramiento de Claudio como Emperador y en eso sí coinciden ambos.

Una pancarta en la Plaza de Toros, con la 'Peña Taurina' de Fernando Gago.

Concejal dedicado desde el acceso a la alcaldía de Hernán Díaz a labores no comprometidas, afables, a menesteres lúdicos, fiestas, corridas de toros, presentaciones, homenajes, visitas, recepciones, etc., primero desde su escaño socialista y después desde su pertenencia a Independientes Portuenses, Fernando Gago permaneció en su puesto, haciendo muy bien su trabajo, durante cuatro mandatos, en un cómodo y tranquilo cuarto ó quinto lugar, sin sobresaltos,  sin temores –ni esperanzas- a verse obligado en algún momento a sustituir ó suceder al cabeza de fila de su formación, pero una serie de avatares,  la inhabilitación de Hernán Díaz, el abandono de las filas de I.P. de Enrique Moresco y la retirada de la carrera por la sucesión de Juan Carlos Rodríguez, le puso de pronto, de forma totalmente inesperada en el puesto de sustituto del inhabilitado Hernán Díaz, como Alcalde,  hasta la terminación de aquel mandato.

Y a mí que me encantan las ucronías (como podrían haber sido las cosas si algunos hechos hubieran tenido un desenlace diferente al que tuvieron) y las historias alternas ó contrafactuales, aunque bien pensado, en este caso, se trataría mas bien de una historia futura (como podrían llegar a ser las cosas si antes tuvieran lugar algunos determinados aconteceres) se me ocurrió pensar lo que hubiera podido suceder en un inmediato futuro a aquel momento (lo cual evidentemente no sucedió), si terminado aquel breve periodo provisional, Fernando Gago hubiera ganado las elecciones a las que se presentó terminado aquel periodo, viendo a este hombre solucionar problemas que durante años habían estado enquistados sin buscarles solución, hablando con representantes de asociaciones de la Ciudad a los que se les había negado el diálogo durante años, abriendo las puertas de su despacho a tantos y tantos como intentaron acceder a la alcaldía sin conseguirlo anteriormente, resolviendo pequeños problemas, paralizados durante años por pura desidia cuando no por mantener de forma inflexible una postura equivocada y pensando además, todo hay que tenerlo en cuenta,  en las fotografías de familia que se ha visto obligado a protagonizar como Alcalde provisional inaugurando importantes obras puestas en marcha antes de su acceso a la alcaldía. /Caricatura de Idígoras y Pachi.

Y pensando, pensando he llegado a pensar que, como Claudio, este hombre para el que no estuvo nunca previsto acceder a ese puesto de privilegio, podría haberse convertido por capricho del destino en uno de los mas importantes  alcaldes de la ciudad y cerrado de forma brillante una carrera política marcada por su ‘talante’ conciliador, por su amabilidad, quitando por una vez la razón a quienes opinan que la ‘cosa pública’ requiere mano de hierro, gesto hosco y malas maneras, cosa que evidentemente, no llegó a ocurrir pues las urnas no le confirmaron como Alcalde.

Con posterioridad tampoco sintonizó bien con el nuevo equipo de gobierno de la ciudad y en el último mandato, se retiró voluntariamente gobierno de la Ciudad  que encabezaba Enrique Moresco y abandonó su cargo y la vida pública. Hubiera sido interesante ver lo que hubiera ocurrido si en aquella ocasión en que tuvo la oportunidad de ser Alcalde, las cosas hubieran ocurrido de otra manera… (Texto: Jesús Almendros Fernández).

Más información de Fernando Gago, en la nótula 974 de GdP.

13 comentarios en “1.139. YO, GAGO.

  1. Fernando Gago

    Amigo Teófilo, en ningún momento me he sentido ofendido; si mi primo dijo aquella frase, seguramente sin mala intención, no tenía ni idea sobre lo que comentaba. En El Puerto tengo muchos primos, ¿por qué no me dice su nombre? Hablaría con el para aclarar la situación e incluso para reirnos un poco y, obviamente, sin rencor. Voy a los toros desde 1947 hasta 2011. Por cierto, ¿quien es Evaristo?. Cordial saludo

  2. Teófilo

    Por favor, Fernando, no se me ofenda. No pongo en duda sus habilidades. Todo lo contrario. La cuestión es que a raiz de salir elegido presidente de la Plaza Real en una de sus actuaciones iniciales, un lunes de agosto, un primo tuyo que se encontraba en un bar al oir lo mal que te ponía la prensa y, lo peor, la boquita de los parroquianos, dijo que era normal lo que ocurría ya que nunca a su primo Fernando Gago le gustaron los toros y que cómo era posible que estuviera de presidente. De cualquier manera, en cuanto a lo que dice, a todos desde pequeño nos han llevado a los toros, más que nada por la novedad. Rancho aparte es la pasión y afición desde la mas tierna infancia. Dicho queda. ¡Ah! Si no que diga Evaristo si es o no es así...

  3. Redaccion

    Según nos informa el equipo medico habitual que atiende al Sr. Gago, éste fue dado de alta en el día de ayer del Hospital Santa Maria desocupando minutos después de las 15:00 horas la habitación 417, donde fue atendido y sanado, recuperandose ahora en su domicilio portuense. Larga vida al Magistrado (que la tendrá, dado los antecedentes longevos de sus ancestros). A ver si nos cuenta algo de sus compañeros de planta, los tripulantes del helicóptero siniestrado, con los que seguramente departiría en lengua de germanías.

  4. Fernando Gago

    Pues si el Sr. Agustín Hernández, dice sobre decisiones mias en mi cortito tiempo de Alcalde, se esta contradiciendo porque dice: ...ya que nunca tomó ninguna. Pues como dos negaciones afirman, está muy claro. De todas formas hay que seguir muy al dia la gestón diaria del Ayuntamiento para saber como se gestiona. Que no pasa nada por no saberlo y hacer comentarios que no se corresponden con la realidad. Un cordial saludo, Fernando Gago

  5. Fernando Gago

    Pues resulta, amigo Teófilo, que la información que ha recibido de un familiar muy allegado y oido....... no se ajusta en absoluto a la realidad. desde muy pequeñito me gustó ir a ver torear, fuí con mi padre muchas veces a los toros, he visto torear a Elías Vaca "Vaquita", a Paquito Paradela, la primera que mi padre me dejó ir a los toros, sin su compañía, fué para ver a Aparicio, Cardeño y Litri (mi padre me compró una entrada de segundo piso de sol y fuí, Tambien al año siguiente que se repitió el cartel con lleno absoluto. Recuerdo haber visto también a Miguel Mateo "Miguelín" que ponía banderillas; como se adornaba con unas vueltecitas para hacer llamar la atención del novillo y comenté que a mi me gustaba, un aficionadado portuense, bodeguero y con muy buena nariz me dijo que eso no era poner banderillas. El aficionado era Don José María Grant Perez que me explicó muchas cosas del arte de torear y que luego me sirvieron mucho. Alfinal de la década de los 60, recien casado y cortito de dinero pues también asistía a segundo piso de sol. De las crónicas del Sr. Ruiz Boffa solo diré que no me gustaban aunque tampoco me eran desfavorables. Yo presento a Franciaco Javier Organbídes como el crítico taurino que mejor ha escrito contra mí. No me gustaba lo que escribía, pero sí como lo escribía. Aún hoy somos amigos.

  6. Teófilo

    Arte y duende para dar y regalar. Hasta el extremo de que sin saber absoluamente nada de toros, esto dicho por un familiar muy allegado y oído por varios testigos hace 16 años, se puso al día metiendose hasta el tuétano en todos los ambientes taurinos, no solo de la ciudad, sino de toda la provincia, preparandose y leyendo todo lo escrito hasta la fecha, entre lo que cabe destacar las crónicas de D. Rafael Ruiz Boffa. Gracias a todo ello se puso al frente de la Plaza Real con Independientes Portuenses y se granjeó muchas amistades con su buen hacer, hasta lograr una Peña con su nombre. Genio y Figura.

  7. ATS-DUE

    Para tranquilidad de los amigos, muchos, de Fernando, está en el hospital haciéndose unas pruebas en relación a un problema "propio de la edad" que tiene, pero que no aparenta. No reviste gravedad, ni ha tenido un infarto, ni le están haciendo una ecografía para ver si espera gemelos. Ánimo Fernando, que los de tu Peña Taurina te esperamos pronto en los mentideros. Que al final tus sucesores en las labores presidenciales del coso no te han hecho bueno, sino santo. San Gago (que no sanganga). Un abrazo, Fernandito!!

  8. Lector Empedernido

    El éxito de Fernando es que era tan sutil en las tareas de gobierno que no se hacía notar en sus decisiones, pero tomarlas, ya lo creo que las tomaba. A veces dejaba que las cosas tuvieran su devenir (y eso era una decisión) y en otras se mojó, y mucho, pero ya digo a la sombra. La de veces que salvó situaciones en beneficio de El Puerto gracias a sus contactos, arreglando meteduras de pata de su predecesor. Pero la historia, como todo, ha de ser vista en la distancia. Fernando repartía juego y esa fue su mejor decisión: acuerdos consensuados y nunca por el sistema del ordeno y mando, algo que ya practicaban los griegos en su incipiente democracia (los de antes, los de ahora, con pagar las facturas tienen bastante).

  9. Agustín Hernández

    Cuanto siento que Fernando esté enfermo, no lo sabía, le deseo lo mejor y cuanto antes. En cuanto a la ucronía mejor que quedara en eso; porque no hace falta gritar y ser un dictador, pero sí tener criterio y tomar decisiones. Algo de lo que nuestro querido amigo Fernando carece, ya que nunca tomó ninguna.

  10. Cumbreras

    Ahora que está Fernando Gago en el lecho del dolor, hacemos votos por su salud y rápido reestablecimiento.

  11. Poroli

    Ay de los que se alegran de lo que no llegó a ser, pobres de los que celebran una victoria anodina, porque ellos no vivirán en plenitud.
    FERNANDO GAGO GARCIA realizó una labor encomiable, pese a quien pdse, ya que trabajó simpre "por y para El Puerto" como él mismo suele decir.
    Afable, jocoso, sabiendo dar a cada uno la medicina que necesitaba, don de gentes, simpatia, profesionalidad,saber estar, diplomacia ( que tantas veces habria de utilizar como la única forma de conseguir su objetivo: convertir la ciudad de El Puerto de Santa Maria en una ciudad " ilustre"). Son algunos de los adjetivos que definen su personalidad. En sus esquemas no entraba aprovecharse de su posición, como quizá cualquiera hubiera hecho, puesto que nunca la utilizó ni siquiera para favorecer a sus hijos, aunque muchos opinen lo contrario. Ya lo dice el refrán: "En casa del herrero, cuchara de palo". Su único objetivo fue siempre dar a conocer al mundo la ciudad que lo vió nacer y por la que tanto sabia que podia hacer.
    Jamás habrá nadie con su calidad humana que gobierne nuestra ciudad como sólo él supo hacerlo, CON DIGNIDAD.
    TÚ VALES MUCHO, GAGO
    Un saludito

  12. Tu tocayo

    Estoy seguro que si hubiera sido elegido Alcalde en elecciones, por su experiencia, contactos en politica y demás, nos hubieramos llevado una sorpresa positiva.Una lastima.

Deja un comentario