1.476. COMO HA CAMBIADO EL PUERTO (VII).

Desde Cruces a Diego Niño, transcurre la antigua calle Lechería, nombrada por Anselmo Ruiz de Cortázar en 1726, hoy Cervantes.  El nombre oficial de Cervantes se lo dio el Instituo Colombino en 1929, pero también se llamó Dueñas de Archite al tramo que transcurre entre Diego Niño y Rosa; Cordonera o Cordonería en alusión a la industria de la jarcia, que tanta importancia tuvo en El Puerto en el siglo XVIII; y otra denominación fue Calle de los Gitanos, por estar aquí aposentados desde épocas pretéritas. El tramo de calle que contemplamos se encuentra cercano al crucero con la calle Zarza. /Foto: Vicente González Lechuga.

Un comentario en “1.476. COMO HA CAMBIADO EL PUERTO (VII).

  1. María Jesús

    Tengo entendido que en esa casa habia una Fragua propiedad "del Cohete".Según me cuentan, en ese solar hubo una chabola-desconozco si fue antes de la Fragua, hay una foto circulando, que bien podria ser la chabola a la que aludo-.En esa casa he vivido al menos 17 años, y aunque he vivido algún que otro momentos de"tensión" por peleas, y accidentes de trafico-en ese cruce de calles,Cervantes y Zarza- los últimos años,-no por las gentes del barrio, todos muy buenas personas, y sin ganas de meterse "en jaleos!, sino por los de fuera, que despues de "formarla" se iban tranquilamente a sus barrios y aqui no ha pasado nada.
    A los que nos gusta la Semana Santa, hemos disfrutado muchisimo con la contemplación de la procesión del Dolor y Sacrificio.En esos primeros años, he vivido la inauguración del azulejo conmemorativo y posterior decoración gracias a mi vecino Pedro Blanquet.
    Ese mismos año, esta hermadad, hizo el esfuerzo, de agachar las imagenes, como recuerdo a esa otra época en la que sin esperarlo, se dieron de"bruces" con esos palos que impedian el normal precesionar de esta hermandad, y que desde entonces, se convirtió en una tradición que acercaba a muchas personas a este barrio alto.Sinceramente era increible, verlo tan de cerca y oir, al tiempo el sonido de la trompeta y el desgarro de una voz entonando una Saeta.Pero como todo enla vida, "nuestro gozo,en un pozo" tal como vino se fué al cambiar de capataz. Desde aqui Gracias a:Diaz Sara, por esos momentos inolvidables.
    Saludos

Deja un comentario