2.555. Lourdes Montes. Los veraneos portuenses de la diseñadora y esposa del torero Francisco Rivera.

 

lourdesmontes__psm

La diseñadora sevillana Lourdes Montes ha estado descansado a principios de agosto en su refugio de la costa, antes de dar a luz a su primera hija. Siempre arropada por su familia, confiesa «estar encantada» de estar siempre rodeada de los suyos. La sencillez distingue a la esposa del torero Francisco Rivera, quien asegura sentirse «feliz» en las playas de Huelva y Cádiz y huye del bullicio de lugares frecuentado por celebrities «como Marbella o Ibiza» buscando «tranquilidad».

«Mis primeras vacaciones de verano las recuerdo con especial cariño en la casa de mi abuela en La Antilla (Huelva), situada a pie de playa, con mis padres y mis tíos. «He estado trabajando hasta hace muy poco, apurando al máximo mi embarazo. Mi hermana me cubrirá durante mi baja maternal, aunque en otoño ya voy a tener que volver al taller para preparar las nuevas colecciones», explica la exabogada.

lourdesmontes_playa_puertosantamaria

El Puerto de Santa María.
Con la adolescencia cambió las playas de Huelva por El Puerto de Santa María, en Cádiz. «Fue otra etapa distinta, quedaba ya con mi pandilla, paseaba en bicicleta, hacíamos barbacoas, donde los amigos nos reuníamos alrededor de una guitarra y cantes, sentados en la arena de la playa».
Lourdes afirma sentirse muy cómoda «con un pareo y un bikini». Ese es su básico de su armario en vacaciones. Y en cuanto a la gastronomía no lo duda: «No cambio el gazpacho por nada».

Además de las vacaciones en la costa andaluza, al final del verano todos los años Lourdes viajaba con sus padres y sus hermanos por distintas ciudades europeas. Pero tiene un especial recuerdo de su viaje a Canadá. «Preparar la maleta para coger un avión era toda una aventura».

lourdesmontes_rivera_puertosantamaria

«Cuando a conocí a Francisco estuve sin pisar la playa durante un tiempo porque le acompañaba a todas las corridas por muchas plazas de toros de España, hasta 60, nunca había estado tan poco bronceada, aunque aprendí mucho de aquella experiencia», se sincera. A pesar de que en algún momento pudo echar de menos la brisa marina, Lourdes ha tenido su mejor recompensa, ya que han sido padres de su primera hija, de nombre Carmen. /Texto: R. Montero.

Deja un comentario