2.616. Hector Cardenas. ‘Monge’, su vino en rama.

hectorcardenas_monge_puertosantamaria

El empresario Hector Cárdenas, (ver nótula núm. 816 en GdP) presentó en sociedad durante el pasado fin de semana en el Bodegón ‘El Puerto’ un vino en rama de nombre ‘Monge’ --como su abuelo-- criado bajo velo de flor, con el método tradicional de criaderas y soleras, en las bodegas ‘R.F. Cárdenas’ --como sus hijos Reyes y Fernando-- bajo el influjo del microclima de la desembocadura del Guadalete. Un vino biológico que trae sabores del pasado en un pasmado siglo XXI.

El acto contó con una nutrida asistencia que abarrotó el Bodegón y sus accesos por la calle Pagador, entre los que se encontraba el alcalde de la Ciudad, David de la Encina, quien acompañó a Héctor Cárdenas, al enólogo que habló de las virtudes del nuevo vino, al comercial de la bodega, Juan Domínguez y  todos bajo la batuta del maestro de ceremonias, Pedro Payán.

vinomonge_2_puertosantamaria

Quiso el alcalde referirse a Héctor como al padre de la criatura que presentaba en aquel acto, la botella de vino a la que acunaba como a un recién nacido, con el cuidado y el mimo que se les presta a los seres recién llegados a este mundo.

El vino en rama 'Monge' es un vino fino organolépticamente hablando --sin que se le pueda denominar oficialmente Fino al no contar con el amparo del Consejo Regulador del Sherry-- que está sin estabilizar, clarificar, ni filtrar, --acaso un mínimo filtrado como mandan los cánones sanitarios-- obtenido de la bota y elaborado en cantidades muy limitadas.

'En Rama' es la jerga local usada por los trabajadores de bodegas para referirse al vino en su estado más delicado, antes de estabilización, clarificación y filtrado a los que se someten los vinos de la zona, previo al embotellado.

vino_monge_puertosantamaria

La etiqueta del vino 'Monge' se basa en un original diseño que reproduce un grabado de la Plaza de Toros, en una botella de corte antiguo, lacrada en su tapón y con la bandera de Andalucía.

El método de elaboración recuerda a los días en que el vino se consumía directamente de la bota. En Rama expresa el carácter único de la zona, los aromas penetrantes de las bodegas y la intensidad del velo vino de la levadura, la 'flor', que cubre el vino y es la esencia de este delicado caldo.

Previamente a su consumo, ‘Monge’ debe ser mantenido a temperatura estable (entre 10-12º). El vino, casi con toda seguridad, depositará un sedimento, producido por las partículas de levadura en suspensión, lo que no nos debe preocupar ni impedir su disfrute. Es recomendable que el vino sea consumido dentro de los tres meses siguientes a su fechas de embotellado y, una vez abierto, consumir en dos o tres días.

Deja un comentario