2.682. Diego Valle Serrano. Rector y párroco de la Basílica Menor.

 diegovalleserrano_puertosantamaria

Diego Valle Serrano nació el 5 de enero de 1962, en Arcos de la Frontera. Hijo de José María y María Josefa, es el séptimo de once hermanos, desde muy pequeño vivió su fe religiosa en la parroquia arcense de San Francisco, formando parte de la hermandad de Penitencia de las Tres Caídas de la que en tiempo presente sigue siendo hermano. Con 16 años, en diciembre se han cumplido 38 años, entró a formar parte de la comunidad Neocatecumenal de la parroquia.

Al año siguiente, en septiembre de 1979, ingresó en el seminario de la Archidiócesis de Sevilla, a la que entonces pertenecía la actual diócesis de Asidonia-Jerez. En el Centro de Estudios Teológicos de la capital hispalense cursó su formación de estudios eclesiásticos. El 19 de marzo de 1982, fue ordenado Diácono; el 12 de Julio de 1986, fue ordenado Presbítero, por el Obispo de Asidonia-Jerez, en su parroquia San Francisco de Arcos de la Frontera.

El 1 de Agosto de 1986 fue nombrado Párroco de Ntra. Sra. de la Encarnación de las poblaciones serranas de Setenil de las Bodegas y de Ntra. Sra. de la Antigua de Torre Alháquime. En septiembre de 1989 fue enviado como misionero itinerante a Nicaragua en Centro América, con responsabilidad en 6 Diócesis del país latinoamericano, donde permanció hasta agosto de 1991.

diegovalle4_puertosantamaria

En un acto de la hermandad de los Afligidos.

Al mes siguiente, el 11 de Septiembre de 1991 fue nombrado Párroco de San Enrique y Santa Teresa de Guadalcacín, pedanía perteneciente a Jerez de la Frontera. Simultaneó este nombramiento con el de párroco de Madre de la Iglesia en Jerez, desde el 30 de octubre de 1992, por un periodo de 10 meses, hasta el nombramiento del nuevo titular de la parroquia jerezana.

El 1 de Julio de 1999 llega a El Puerto de Santa María al hacerse cargo como párroco de la Iglesia Mayor Prioral, donde continúa en la actualidad, tras recibir este templo el 25 de enero de 2015 el título de Basílica Menor y Diego Valle nombrado Rector del mismo. Es director espiritual de ocho de las nueve hermandades existentes en la Prioral. Simultaneó esta responsabilidad cuando el 18 de Diciembre de 2001 fue nombrado Administrador Parroquial de la de Ntra. Sra. del Carmen y San Marcos durante seis meses hasta el nombramiento del nuevo párroco. A sus 49 años, el 9 de julio de 2008, concelebraba con sus compañeros presbíteros sus Bodas de Plata Sacerdotales.

dievalleserrano_curia_puertosntamaria

Miembro de la curia diocesana, junto al Obispo Mazuelos.

El reverendo Diego Valle presta otros servicios en la Diócesis de Jerez-Asidonia. El 1 de Junio de 1995, fue nombrado miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis. El 2 de Diciembre de 2002 fue nombrado miembro del Consejo Presbiteral Diocesano. El 15 de Septiembre de 2006, fue nombrado Delegado Diocesano del Clero, servicio que sigue prestando en la actualidad. El 30 de Noviembre de 2009, fue nombrado miembro del Consejo Presbiteral Diocesano, para la Zona Pastoral del Litoral.

El actual obispo, José Mazuelos Pérez, le ha dado nuevas responsabilidades dentro de la organización eclesial para la Diócesis. El 15 de Junio de 2010, fue nombrado Vicario de Pastoral de la Diócesis, por un periodo de 5 años. El 8 de Septiembre de 2013, Rector del Santuario Diocesano Ntra. Sra. de los Milagros. El 28 de Octubre de 2013, fue nombrado Delegado Diocesano para la Vida Consagrada. El 20 de Octubre fue nombrado Vicario Episcopal para las zonas pastorales de Jerez y el litoral y provicario de la Curia, por un periodo de 5 años. LA tarea de Diego Valle Serrano tiene que ver demasiado con lo terrenal (temporal) para poder dedicarse a lo espiritual. El cura de la Prioral, sobre 10 años en El Puerto, es además, Vicario de Pastoral de la Diócesis de Jerez-Asidonia. Y tiene, además, a su cargo directo a un familiar muy cercano con diversa impedimenta.

diegovalle_3_papa_puertosantamaria

Con el papa Francisco, en la visita 'ad limina', junto al Obispo Mazuelos.

Tiene este cura fama de ser un buen predicador, de conocer bien los ritos, de ejercer como un correcto anfitrión desde el primer templo local. Es un cura moderno que no abandona los signos externos --el cleriman-- y que se pone por delante de las tradiciones aunque no siempre, menos mal, a gusto de todos. Pero a pesar de eso, es un cura desconocido del gran público --¿de la feligresía global de El Puerto?-- ya que no se prodiga en actos sociales ni saraos, dadas sus múltiples obligaciones.

diegovalle2_puertosantamaria

Durante la recepción de la iluminación extraordinaria del primer templo local, sufragada por Endesa

Los que le conocen de cerca saben que la imagen real, su verdadera personalidad arrolladora no ha saltado aún con toda su fuerza, bien a predicar su Evangelio a los creyentes e impíos por el lado del espíritu o a recuperar físicamente el espacio que pertenece a la memoria visual de todos los portuenses --creyentes o no-- como es la Iglesia Mayor Prioral y sus dependencias anejas, que se está desmoronando. Y es que los que lo conocen saben que a este Cura le pasa como a Jack, el de la colonia: que en las distancias cortas se la juega. Anda Diego en un dilema: arreglar y adecuar nuevas dependencias en el templo mas antiguo de El Puerto para poder ejercer su ministerio también con las TIC's y, por otro lado, salvar en la medida de sus posibilidades el deterioro del histórico edificio. Y así anda, entrampándose hasta las cejas arqueñas este servidor de la iglesia y de El Puerto. Se echa en falta mayor implicación de sus feligreses, de la ciudadanía en general y de los poderes públicos en particular desde todas las instancias para sacar adelante el proyecto.

No dejemos al Cura solo, porque no quiere ir solo, sino de la mano de todos los porteños, creyentes o no, porque la Prioral es de todos. /Texto: José María Morillo.

Deja un comentario